Ser laicos garantiza la libertad religiosa

La di­ri­gen­cia na­cio­nal del PRD re­pro­bó los se­ña­la­mien­tos de la je­rar­quía ca­tó­li­ca y afir­mó que "es un error" de la Ar­qui­dió­ce­sis de Mé­xi­co em­pren­der una nue­va cru­za­da con el go­bier­no del Dis­tri­to Fe­de­ral y los di­pu­ta­dos lo­ca­les de ese par­ti­do, al ca­li­fi­car­los de "ta­li­ba­nes lai­cis­tas" por ha­ber apro­ba­do le­yes que con­si­de­ra in­mo­ra­les e in­jus­tas que aten­tan con­tra la vi­da y la fa­mi­lia, cuan­do, en ese ca­so, no se pue­de ne­gar la in­fluen­cia que tu­vo en nues­tro con­ti­nen­te la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa y lue­go la apli­ca­ción de la San­ta In­qui­si­ción que de­jó mi­les de muer­tos.

En un co­mu­ni­ca­do, la se­cre­ta­ria ge­ne­ral de ese par­ti­do, Hor­ten­sia Ara­gón Cas­ti­llo, sos­tu­vo que el sol az­te­ca rei­te­ra su con­vic­ción de de­fen­der el Es­ta­do lai­co co­mo la for­ma de con­vi­ven­cia en­tre los me­xi­ca­nos, por el cual se ga­ran­ti­zan to­das las li­ber­ta­des ex­pre­sa­das en nues­tra Cons­ti­tu­ción po­lí­ti­ca, in­clui­da la re­li­gio­sa, lo que per­mi­te que cre­yen­tes y no cre­yen­tes con­vi­van en con­di­cio­nes de igual­dad y ar­mo­nía, am­pa­ra­dos to­dos por un go­bier­no que de­be man­te­ner­se ale­ja­do de cual­quier in­je­ren­cia re­li­gio­sa pa­ra po­der fun­cio­nar co­mo tal.

Ex­pli­có que la li­ber­tad re­li­gio­sa que el Es­ta­do me­xi­ca­no am­pa­ra su­po­ne la po­si­bi­li­dad de que to­dos los ha­bi­tan­tes que con­for­man la na­ción pue­dan ad­he­rir­se a al­gún cre­do o Igle­sia y pro­fe­sar sus pre­cep­tos; in­clu­so per­mi­te que las y los me­xi­ca­nos no si­gan nin­gu­na de es­tas creen­cias y se ma­ni­fies­ten abier­ta­men­te ateos.

"Coin­ci­di­mos con la Igle­sia Ca­tó­li­ca que por con­duc­to del Pa­pa Be­ne­dic­to XVI se­ña­ló re­cien­te­men­te que la 'li­ber­tad re­li­gio­sa' es el 'ca­mi­no pa­ra la paz', que com­pro­me­te a cre­yen­tes y no cre­yen­tes a un 'res­pe­to mu­tuo' so­bre las dis­tin­tas con­vic­cio­nes y a va­lo­rar los di­fe­ren­tes pun­tos de vis­ta, sin lo cual no es po­si­ble una au­tén­ti­ca de­mo­cra­cia, res­pe­tuo­sa del plu­ra­lis­mo", ex­pu­so.

Sin em­bar­go, di­ce Ara­gón Cas­ti­llo, el tér­mi­no li­ber­tad re­li­gio­sa pier­de su sen­ti­do ori­gi­nal cuan­do la Igle­sia Ca­tó­li­ca me­xi­ca­na pre­ten­de que los po­lí­ti­cos ha­gan a un la­do el se­cu­la­ris­mo (dí­ce­se de lo que no tie­ne ór­de­nes cle­ri­ca­les y es aje­no a prác­ti­cas y usos re­li­gio­sos) que tam­bién am­pa­ra el Es­ta­do lai­co y só­lo se con­duz­can ba­jo la "li­ber­tad" que el ca­to­li­cis­mo co­no­ce y que se ha ma­ni­fes­ta­do en di­fe­ren­tes épo­cas en una apli­ca­ción de su dog­ma de ma­ne­ra irres­tric­ta.

En el año que ape­nas co­mien­za, ma­ni­fes­tó, la Igle­sia Ca­tó­li­ca me­xi­ca­na ha arre­me­ti­do nue­va­men­te con­tra el go­bier­no del Dis­tri­to Fe­de­ral y con­tra miem­bros del PRD en la ALDF, a quie­nes ha ca­li­fi­ca­do co­mo "ta­li­ba­nes lai­cis­tas", a quie­nes acu­sa, se­gún su vi­sión, de ha­ber apro­ba­do "le­yes in­mo­ra­les e in­jus­tas que aten­tan con­tra la vi­da y la fa­mi­lia", y que, di­ce, for­man par­te de una "mo­da eu­ro­pea con­tra los sig­nos re­li­gio­sos".

Al res­pec­to el se­cre­ta­rio de la Co­mi­sión de Pun­tos Cons­ti­tu­cio­na­les de la Cá­ma­ra de Di­pu­ta­dos, el pe­rre­dis­ta Na­za­rio Nor­ber­to Sán­chez, pug­nó por que el go­bier­no de­je de la­do cual­quier pri­vi­le­gio que se le con­ce­de a la Igle­sia Ca­tó­li­ca.

Ello, en re­fe­ren­cia a las des­ca­li­fi­ca­cio­nes y ad­je­ti­vos in­sul­tan­tes que so­bre el je­fe de go­bier­no del Dis­tri­to Fe­de­ral, Mar­ce­lo Ebrard, e in­te­gran­tes del Par­ti­do Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca (PRD) hi­zo la je­rar­quía ca­tó­li­ca.

Declaró que "comparar con talibanes laicistas cerrados al diálogo a las autoridades de la ciudad y a los legisladores locales, es un claro intento por evitar que sus fieles voten por el PRD y lo hagan por otros partidos que son más afines a la grey católica".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...