Separación de Estado e Iglesia

Seguramente se argumentará que el Ayuntamiento de Alzira (Valencia) recibe unas invitaciones oficiales de las organizaciones responsables de los actos religiosos para presidir, como autoridades, dichos actos.

No me puedo resistir a comentar un hecho, varias veces fotografiado por realizado y publicado como propaganda. Me refiero a la presencia de algunos ediles  progresistas del equipo de gobierno presidiendo, como representación oficial, actos religiosos con ocasión de las fiestas populares o patronales. Antes de entrar en otros razonamientos, quiero constatar que en la legislatura anterior otro partido gobernante se exhibió con abundancia en estos actos y por poco pierde hasta el «oremus» en las elecciones municipales. Seguramente fue porque no procesionaron con verdadera fe o más bien debió  ser porque como la gente, asidua a estas celebraciones como organizadores o como espectadores no los había visto nunca, consideró su presencia intranscendente o postiza y sin ningún valor añadido, a tener en cuenta, a la hora de juzgar su gestión municipal. ¿Para cuándo una ordenanza que regule esta presencia política oficial en los actos religiosos? No se trata de ir contra nadie sino de evidenciar la constitucional aconfesionalidad del Estado (el Ayuntamiento es Estado), de respetar el pluralismo confesional de la ciudadanía  y de no instrumentalizar un acto religioso como pasarela de políticos que, si desean participar como creyentes practicantes, que se pongan en la fila con el pueblo. El Estado es aconfesional y las autoridades representan al Estado.

Seguramente se argumentará que el Ayuntamiento recibe unas invitaciones oficiales de las organizaciones responsables de los actos religiosos para presidir, como autoridades, dichos actos. Estoy convencido que se hace porque siempre se ha hecho así y como agradecimiento a las subvenciones públicas a las fiestas, razones que son fáciles, hablando y dialogando, de cambiar ya que nunca se quedarán, como asociaciones, sin ayudas, la Constitución obliga y las personas tienen su libertad religiosa a respetar.

En esta línea, quisiera comentar otra iniciativa: «Que lesfestes dedicades a la Mare de Déu del Lluch, Patrona d’Alzira, i concretament la processó siga declarada Bé d’Interés Cultural». Espero que esta petición haya sido hecha y respaldada por la Real Cofradía y por las parroquias o comunidades cristianas por tratarse de una manifestación esencialmente religiosa confesional y, con la muestra de bailes y danzas, también trasmisora de nuestra cultura. Que no parezca una instrumentalización de lo religioso. Por cierto, ¿Cuándo dejará de sonar el Himno Nacional de España tanto a la salida como a la entrada del anda?( Real Decreto 1560/1997, de 10 de octubre, por el que se regula el Himno Nacional.) Con un diálogo institucional entre Ayuntamiento y Sociedad Musical, se podría sustituir por una partitura-arreglo de algunos compases de los himnos patronales que son preciosos.

Xavier Cantera

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...