Sentencias con repique

Todo fundamentalismo religioso se caracteriza por acomodarse al tiempo pasado. Su objetivo es convertir la tradición en norma incuestionable de conducta, con el fin de imponer sus valores dogmáticos a toda la comunidad. Esta tendencia se agudiza cuando la sociedad intenta desligarse de viejos atavismos o alcanzar niveles superiores de racionalización y modernismo.
España, a lo largo de su historia, ha sido pródiga en tales prácticas. Siempre que pretendió llevar a cabo alguna reforma cultural, social o política, la carcunda eclesial ha salido al paso con una contrarreforma apoyada en algún brazo armado, como el de la Inquisición o el Ejército.
A consecuencia de un recurso promovido por una madre italiana, el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos declaró recientemente como «una violación de los derechos de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones» y a «la libertad de religión de los alumnos» la presencia del crucifijo en las aulas. La decisión del Tribunal de Estrasburgo ha vuelto a revolver las aguas de la llamada 'guerra de los crucifijos' que tuvo lugar en el colegio público Macías Picabea, de Valladolid, y que el padre del alumno, amparado por la Asociación Escuela Laica, ganó en el Juzgado Contencioso Administrativo, obligando a retirar este símbolo religioso.
Tanto el Consejo Escolar como la Junta de Castilla y León, tras prolongadas dudas, acataron la decisión, no sin antes recurrir esta última la sentencia. De igual forma, el Gobierno de Berlusconi ha anunciado también que recurrirá.
A nadie puede sorprender la coincidencia de ambas posturas. Para algunos, la Unión está para financiar obras y actividades con las que poder colgarse medallas y salir en la foto, que es lo que saben hacer por estos pagos de maravilla, ignorando que la Carta de los Derechos Humanos es una de las claves sobre las que se construye Europa. En cuanto al venazo religioso de Il Cavaliere, es difícil asociarlo a su incansable actividad con las 'velinas' verbeneras en su paradisíaca isla de las delicias. ¡Debilidades humanas!, que justificaría algún clérigo benevolente.
La noticia de la decisión de la Corte Europea ha coincidido con la celebración del III Congreso Regional de Castilla y León sobre 'La enseñanza de la Religión en la escuela', desde donde el viceconsejero de Educación Escolar, Sánchez Pascuala, se reafirmó en la decisión del Gobierno regional de mantener el recurso contra el fallo del Juzgado Contencioso Administrativo, parapetándose tras los consejos escolares, por entender que no hay que vulnerar la libertad y la autonomía de los mismos.
Dado que entramos en matera constitucional, al garantizar nuestra Carta Magna la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos, esperemos que alguno de estos consejos escolares no declare por ahí alguna república independiente.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...