Semana santa católica y cumplimiento constitucional

La asociación aragonesa Movimiento hacia un Estado Laico ( MHUEL ) quiere dejar patente que estas fiestas que ahora se celebran, tienen su origen en la primera luna llena que marca el principio de la primavera; posteriormente estos hechos de  origen pagano, fueron adaptados a la celebración de la Pascua Judía que con el tiempo derivaron en la Semana Santa Católica.

En otros países  a este periodo vacacional se le denomina como fiestas de primavera independientemente de las creencias que profesen sus ciudadanos. En España sin embargo el calendario se adapta para que coincidan siempre con los ritos del catolicismo en flagrante incumplimiento del principio de aconfesionalidad del Estado recogido en el artículo 16.3 de la vigente Carta Magna.

Dicho esto y siguiendo en la labor de denuncia de esta asociación por incumplimientos del citado principio de aconfesionalidad; volveremos a asistir atónitos ante la utilización de símbolos que pertenecen a todos como la bandera y el himno nacional acompañando y sonando a pasos y cofradías. También veremos a miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y del ejército constitucional vestidos de gala en solemne acompañamiento de nazarenos y vírgenes.

Vírgenes y Cristos revestidos de fajines militares, medallas y títulos honoríficos de Capitán General o similares que  flaco favor hacen a los propios creyentes al entrar en profunda contradicción las convicciones religiosas  con los símbolos y estamentos propios del Estado que deberían permanecer neutrales al pertenecer por igual a la población que profesa otras creencias o que no están adscritos a ninguna.

En referencia a la ciudad de Zaragoza, MHUEL considera un avance muy importante que el equipo de Gobierno municipal con su Alcalde a la cabeza y los grupos de Zaragoza en Común, Chunta Aragonesista, Partido Socialista y Ciudadanos; no asistan en calidad de cargos públicos este año a la procesión del Santo Entierro que se celebrará el próximo Viernes Santo.

MHUEL nada objeta en cuanto a la participación de concejales en este tipo de actos de manera individual y privada en su ejercicio de la libertad de conciencia, creencias y culto; pero se opone frontalmente cuando esa participación va acompañada de bastón, banda e insignia de edil municipal; símbolos sin duda de representación de la totalidad y pluralidad de todos los zaragozanos.

Capítulo aparte está la obtusa posición del grupo municipal del Partido Popular que sí saldrá en la citada procesión acaparando protagonismo y visualizando nítidamente su confesionalismo particular como el único y verdadero. Postura más propia del nacionalcatolicismo que parecen añorar e impostura gravísima ante la aconfesionalidad del Estado y de sus Instituciones.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...