Según el antropólogo Elios Masferrer la Iglesia católica pierde los ‘tratos especiales’ en México

Una investigación del antropólogo Elio Masferrer demuestra regalos del Gobierno mexicano a la jerarquía eclesiástica, como coches, resorts o billetes en business

Hay que reivindicar el laicismo cuando son los evangélicos y cuando son los católicos, ‘no me di cuenta’. Yo creo que no son serios. Si es católico, le dejan todo; sí es evangélico, le aplican la ley. Hay un dicho popular que dice: “en los ricos es alegría, en los pobres borrachera”.

Desde la perspectiva del antropólogo Elio Masferrer, la única diferencia de la relación del presidente Andrés Manuel López Obrador con la Iglesia católica es que la pone en negro sobre blanco.

“¿Qué pasaba anteriormente?”, se pregunta. “El gobierno mexicano ‘chayoteaba’ a la jerarquía católica. Les daba coches del año, pasajes en business class, hoteles resorts, tenía un funcionario con rango de subsecretario en la Oficina de la Presidencia –el último fue Francisco Herrera–, con derecho de picaporte al despacho de Enrique Peña Nieto. Era el encargado de los mandados de la élite clerical. Además, el director general de Asuntos religiosos en la Secretaría de Gobernación (Ministerio del Interior), un funcionario de tercer rango, era un cuadro de la Iglesia católica que atendía a los evangélicos y veía cómo fregárselos. Los obispos estaban acostumbrados a que los trataran “con mucho cariño”.

«Ahora viene Andrés Manuel y ese subsecretario de la Oficina de la Presidencia ya no existe, por la austeridad republicana. Los cochupos y chayotes que recibía la Iglesia católica, desaparecieron. Y el director general de Asuntos religiosos de la Secretaría de Gobernación debe atender a católicos, evangélicos, budistas, musulmanes, lo que sea. Pero ese señor tiene una peculiaridad: fue sacerdote, misionero del Espíritu Santo, colgó los hábitos y se casó. O sea, para la jerarquía de la Iglesia católica es un desertor. Se trata de Héctor Humberto Miranda Anzá”.

“Y el director adjunto, el segundo de abordo, es un abogado, Jorge Lee Galindo, un especialista en Derecho eclesiástico, públicamente todo el mundo sabe que es de la Iglesia bautista”, sigue relatando el antropólogo.

«La gran novedad es que ya la Iglesia católica no tiene tratos especiales y debe lidiar con un funcionario que no necesariamente la va a considerar de manera preferente. “Por eso la Iglesia católica no se reúne con Andrés Manuel. Y boicotea todo lo que dice el presidente. Qué dice el arzobispo primado Carlos Aguiar Retes: “¡La inseguridad está terrible en la Ciudad de México!” Pero, quién es Aguiar: El que casó a (Enrique) Peña Nieto con Angélica Rivera, “La Gaviota”; el que casó, con once obispos, en un restaurante, a Eruviel Ávila, exgobernador del estado de México”.

“Y como Andrés Manuel dice: ‘Yo no te voy a tapar nada. Si hay delitos, que se investiguen’. De repente, el presidente de la Conferencia del Episcopado se da cuenta que tienen 157 pederastas. Y lo reconoce públicamente. ¿Por qué? Porque les recomendó Andrés Manuel: ‘Mejor blanquea la cloaca. Yo no te voy a proteger como hacía el otro’, explica el autor de la investigación.

“¡Curioso que de pronto aparezcan tantos pederastas en la Iglesia católica cuando con Peña no había uno solo! ¿Quién arreglaba las averiguaciones previas? Cuando había algún pederasta se pedía equivocarse en algo para que la carpeta pudiera quedar mal integrada”.

Masferrer continúa con su relato: “¿Por qué ahora tuvieron que entregar al párroco Francisco Javier Bautista acusado de asesinar al chaval seminarista, Hugo Leonardo Avendaño? Lo tenían guardado. Ofició la misa de cuerpo presente de la víctima y lo esconden. Ya cuando ven que no pueden aguantar la cosa, lo entregan. Mejor que se entregue y no lo capturen. Que no se complique más el asunto. La Procuraduría no dice en qué contexto se le detuvo. Y el presunto autor del crimen no acepta al abogado que le ofrece el arzobispo. Elige a su propio defensor de confianza”.

El antropólogo Elio Masferrer, durante la entrevista, también expuso su reflexión sobre el Estado laico en México: “El texto constitucional señala que las iglesias no pueden tener medios de comunicación; pero resulta que la Iglesia católica tiene medios como María Visión, transmite programas de claro proselitismo religioso como “La rosa de Guadalupe”, “A cada quien su santo” y (Roberto) O’Farril con “El pulso del Papa”. Eso parece natural. Nadie dice nada”.

Ahora bien, Masferrer revela lo siguiente: “La periodista Carmen Aristegui ahora descubre en Yucatán a unos tipos que deben ser evangélicos porque se llaman ‘La voz de Dios’, les dieron una concesión, están violando la Constitución disfrazándose de asociación civil y viene el fin del mundo. Seamos críticos: cuando Aristegui se mete al tema religioso actúa como católica. Piensa como católica”. “Pero resulta que viene (Roberto) Blancarte y (Bernardo) Barranco y dicen: ‘¡qué barbaridad!’ Y por qué no dijeron ¡qué barbaridad! cuando salían todos los otros. Por ello, he titulado un artículo como: “Laicismo a la carta”.

Hay que reivindicar el laicismo cuando son los evangélicos y cuando son los católicos, ‘no me di cuenta’. Yo creo que no son serios. Si es católico, le dejan todo; sí es evangélico, le aplican la ley. Hay un dicho popular que dice: “en los ricos es alegría, en los pobres borrachera”.

“El PRI, PAN y PRD violaron el Estado laico; pero había un consenso: nadie lo mencionaba. Ahora aparecen una serie de portavoces exclamando, ‘¡qué barbaridad! Acabo de descubrir que se está violando el Estado laico’. Antes te hacías tonto y participabas de la fiesta. Eras funcionario. Como (Roberto) Blancarte. Él fue coordinador de asesores del Subsecretario de Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación durante el periodo de (Ernesto) Zedillo. ¿Qué asesoraba? Y fue encargado de negocios en la Embajada de México en el Vaticano. El número dos de la embajada. ¿Entonces qué hacía el camarada? Ahora quiere volver a aquella situación. Descubre cosas que son menos peores que las que él hacía. Eso es un manejo sesgado de la información”.

“Barranco y Blancarte son socios. De alguna manera siempre han trabajado en equipo”, explica el investigador, “¿por qué Barranco consiguió el programa de televisión (en Canal Once)? No es por casualidad. En 1995, si no estaba aprobado por (la Secretaría de) Gobernación, nadie podía tener un programa en materia religiosa”.

“Barranco siempre ha dicho que es católico. No lo oculta. Era líder de la Acción Católica (órgano laical de la Iglesia católica). Entonces, él va a ver las cosas desde un punto de vista católico”, describe el antropólogo, antes de apuntar que “Blancarte, Barranco y todo ese grupo, asesoró a (José) Córdoba Montoya cuando la reforma Constitucional del 92 (en materia religiosa). Ellos armaron el esquema”.

Sobre la nominación del periodista Alberto Barranco Chavarría para ocupar la representación de México ante el Vaticano, Masferrer considera que le parece “muy buena” postulación porque se trata de “un experto en cuestiones de la Iglesia. Aparte es un conocedor en materia de finanzas. Tiene una página muy interesante. Yo la leo. Sigue una línea muy crítica hacia los monopolios. Trabajó toda una transa de Cementos Mexicanos (Cemex) que impidió la entrada de un cargamento de cemento ruso al mercado mexicano. Es una columna bastante analítica, crítica, muy cuidadosa. Y, sobre todo, entiendo que conoce muy bien a la Iglesia católica”, concluye Elio Masferrer.

Elio Roberto Masferrer Kan

Elio Roberto Masferrer Kan (Rosario, Argentina, 1946) es licenciado en Historia por la Universidad Nacional de Rosario, maestro en Antropología Social por la Universidad Iberoamericana y doctor en Antropología por la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH). Se ha especializado en el estudio de los sistemas religiosos contemporáneos. Ha escrito “Sectas o iglesias. Viejos o nuevos movimientos religiosos”; “Pluralidad religiosa en México. Cifras y proyecciones”; así como “Religión, política y metodologías. Aportes al estudio de los sistemas religiosos”. Actualmente promueve su libro “Lo religioso dentro de lo político. Las elecciones de México 2018” (Libros de la Araucaria), con prólogo de Rodolfo Soriano-Núñez, donde analiza, con fundamento en encuestas y estadísticas, cómo votaron los diferentes grupos religiosos en los comicios del año pasado, en los que López Obrador alcanzó una mayoría histórica del 53.1 por ciento de la votación.

Porta del libro de Elio Masferrer.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...