Segregación por sexos en la piscina

La Fundación Santiago Apóstol divide a los bañistas en tres piletas diferenciadas: mujeres solas, mujeres con niños y hombres

Pueden comer juntos en la cafetería o jugar al tenis en pareja, pero los socios de las instalaciones deportivas de la Fundación Santiago Apóstol, en Madrid, deben bañarse en piscinas diferenciadas por sexos, algo "arcaico" y "anacrónico" para algunos usuarios, que aun así reconocen ciertas ventajas.

"Me parece arcaico, pero te acostumbras y al final te da igual", dice una bañista de 60 años que lleva décadas como socia de la fundación, donde empezó a ir tras aceptar la invitación de su marido.

Aun así, encuentra bastantes puntos positivos en esta separación por sexos, que divide a los bañistas en tres piscinas diferenciadas: una solo para mujeres, otra para mujeres con niños de hasta 14 años de edad, y una tercera para hombres, que también pueden acudir acompañados por menores.

Características

Los orígenes de estas instalaciones se remontan a la vieja Escuela de Deportes Apóstol Santiago, fundada en 1943 por el exjugador del Real Madrid Jaime Lazcano, ya fallecido, y su hermano Jose Luis, sacerdote de profesión.

Las piscinas de estas instalaciones deportivas son probablemente las únicas de Madrid que separan a los bañistas por sexos, un hecho poco "común" que no ven con buenos ojos todos los usuarios.

En la actualidad, además de las piscinas al aire libre, las instalaciones deportivas de Apóstol Santiago cuentan con una cubierta en la que hombres y mujeres se alternan para poder bañarse los días pares e impares.

Criterios

El acceso al recinto está restringido a los socios, que deben pagar una cuota anual que oscila entre los 275 euros del bono individual y los 115 euros de los miembros de familias numerosas, aunque las cantidades pueden ser inferiores en función de la antigüedad.

El responsable de la Fundación consultado afirma desconocer los criterios de ingreso de nuevos socios, que algunos usuarios califican de "estrictos" y "muy elitistas", aunque, según señala, hay "bastantes" divorciados, además de padres y madres solteras.

Con mayores o menores reticencias, en general los bañistas que acuden a las instalaciones de Santiago Apóstol acaban acostumbrándose a la separación por sexos en las piscinas, algo que no ocurre con las personas ajenas al recinto.

piscina segrega Madrid

Varios socios entran en la Fundación Santiago Apóstol.

Archivos de imagen relacionados

  • piscina segrega Madrid
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...