«Secularidad y pluralismo van unidos»

Y de independencia iba la tertulia posterior. Independencia entre la Iglesia y el Estado. Independencia entre Iglesia y sistema educativo. "Ninguna Iglesia puede dictar valores morales para la generalidad de la población. Secularidad y pluralismo van unidas", decía Surroca. Y especificaba que la Real Academia no distingue entre laicidad y laicismo. "El Estado debe ser lego en materia religiosa. Cada uno es libre de hacer lo que quiera", añadía el autor.
Pero esto es la teoría. De la práctica hablaban los invitados a la tertulia. Antonio Duato, impulsor de la web www.atrio.org, aclaraba que "la única posibilidad de ser espiritual y cumplir con la plenitud humana es la solidaridad con el otro". Su propuesta es repensar el cristianismo para superar sus dogmas desde dentro y desde la secularidad, "como decía el fundador Jesús de Nazaret". Cristianos que defienden el Estado laico. Duato también pedía el fin de esa ecuación que adjudica al ser cristiano "ser ultramontano o enemigo de las libertades. El cristiano de base es justamente todo lo contrario". Si bien, reclamaba "que se acaben los acuerdos entre Iglesia y Estado. Ni siquiera el PSOE de González se atrevió", decía. Mientras Maribel Romero, de la Plataforma Jo no t´espere y Por una sociedad laica señalaba que Zapatero se queda corto.
Ni Tarancón en la Transición.
Pedro Liébana, patrón de la Fundación Cives y delegado de la Liga por la Cultura y la Educación Popular en la CV, usaba palabras contundentes. No en vano, estuvo en la elaboración de propuestas de la asignatura Educación para la Ciudadanía. "No imaginábamos que al PP le iba a costar tanto asumir los valores civiles que están en la Constitución". Liébana reseñaba que "la virulencia vivida en este país, y que ni siquiera protagonizó Tarancón en la Transición, sólo es comparable con las de Irlanda, Polonia y Portugal". A su vez, recordaba el mandato de la UE de 1997 de difundir valores de la ciudadanía europea "para profundizar en lo que nos une independentemente de los credos". En su opinión, "todo estriba en que la secularización imparable genera pérdidas de influencia económica, social y representativa de la jerarquía española".
Quizá por eso, como indicaba Sergio Campillo, de www.apostasia.org, "el Supremo ha dado un paso atrás al no reconocer el libro de bautismo como fichero de datos". Según sus palabras, "este Estado todavía tiene un confesionalismo encubierto y los gobiernos tienen miedo a legislar. La pregunta es quién controla mi vida, la Iglesia o yo como ciudadano". Según Maribel Romero, la visita del Papa a Valencia acabó con 1.500 solicitudes de apostasía. Todas denegadas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...