¿Sectas «religiosas»? Su situación en España

Todavía puede verse en algunos lugares el uso de la expresión sectas religiosas para referirse al fenómeno sectario; aunque cada vez menos, porque el mundo de las sectas y de la manipulación de las conciencias ha desbordado hace mucho tiempo el campo de lo estrictamente religioso para moverse entre distintos ámbitos de la realidad social y cultural: desde el ocultismo y el satanismo hasta las pseudoterapias, pasando por entornos empresariales, políticos y educativos. El resto de artículos de este número da una idea de la complejidad de este fenómeno.

Sin embargo, hay varias categorías de sectas que podemos englobar bajo el paraguas de lo religioso. De hecho, algunas de las clasificaciones de sectas más extendidas y clásicas parten del contenido doctrinal. Dejando a un lado la discutida cuestión de la definición de secta, y situándonos en la bibliografía principal sobre estos temas, comencemos por algunas consideraciones necesarias en torno al panorama legal.

Libertad religiosa y grupos sectarios

Cuando hablamos de sectas, nos colocamos en un lugar muy delicado por el conflicto de derechos y libertades que puede darse. Por un lado, hay que defender la integridad, la dignidad y la libertad de toda persona frente a la manipulación psicológica o cualquier tipo de influencia ilegítima o abuso de la conciencia. Aquí cabrían todos los esfuerzos por luchar contra el proselitismo y el adoctrinamiento sectario. Por otro lado, sin embargo, está la libertad de culto y de conciencia, fundamentales en un Estado de derecho, y piedra de toque del respeto a la libre determinación del individuo.

….   …..

Leer el artículo completo en PDF

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...