Se retirarán los símbolos religiosos de todos los espacios de titularidad pública que dependan del Ayuntamiento

El Pleno del Ayuntamiento de Burgos, gracias a los apoyos de Imagina Burgos y PSOE, ha aprobado la proposición por la que se procederá a retirar toda la simbología religiosa en los espacios de titularidad pública  que dependan del Ayuntamiento.

La proposición de Imagina Burgos tiene como objetivo garantizar la no confesionalidad del Estado dentro del contexto municipal según exige la Constitución Española. La concejala de la formación multicolor, Eva de Ara, explica que uno de los puntos que recoge la proposición para garantizar esa no confesionalidad es que las manifestaciones religiosas «deben hacerse bajo titularidad propia y nunca en el ejercicio de su cargo». Además, para fomentar la neutralidad religiosa en el Ayuntamiento, debería retirarse cualquier símbolo religioso en los espacios públicos que dependan del Ayuntamiento.

Los grupos municipales han mostrado su sorpresa y rechazo, en ocasiones parcial, ante esta proposición, por ser demasiado generalista y por entender que se está confundiendo el culto con la tradición.  Así lo ha recogido José Antonio Antón, Concejal del Equipo de Gobierno, quién considera que mantener las tradiciones no es atentar contra la libertad religiosa de nadie.

Otro de los puntos en los que han coincidido el resto de formaciones políticas ha sido en acudir a las manifestaciones religiosas bajo titularidad propia. David Jurado, concejal del PSOE, ha manifestado la incoherencia que supone ese punto puesto que, señala, la condición de concejal es «inherente» a la persona.

Esta proposición, a pesar de las críticas que ha recibido, se ha aprobado con sustanciosas modificaciones. De los 5 puntos que recogía, solo se ha aprobado el punto 2 con los apoyos de Imagina Burgos y PSOE, la abstención de C’s, y la negativa del Partido Popular y Fernando Gómez y Silvia Álvarez de Eulate, ambos concejales no adscritos.


Otros temas sobre laicidad municipal no se han aprobado

Este es el único punto que ha salido adelante, pero la proposición de Imagina Burgos era más amplia y ambiciosa:

La proposición, cuyo contenido completo puede encontrarse en este enlace, alude además a un documento del Concilio Vaticano II, donde la propia Iglesia urge a diferenciar espacios civiles y religiosos. Se hace también referencia a la Declaración de los Derechos Humanos, asumida por España en 1978.

Por tanto, tenemos que ser coherentes con la democracia institucional y esto exige un compromiso firme con la secularización del Estado.

Para Imagina, las convicciones religiosas y de conciencia son un asunto privado y forman parte del ámbito de la libertad individual y grupal. Por tanto, desde el respeto a todas ellas en el marco de la Ley, debemos garantizar que no exista ninguna confusión entre los fines civiles y públicos, comunes a toda la ciudadanía y los  religiosos o ideológicos de carácter privado.

La finalidad no es otra que garantizar el principio de no confesionalidad del Estado en su contexto municipal, asegurando -así- la neutralidad ideológica de las administraciones públicas y aplicar asépticamente el artículo 16 de la Constitución Española.

Los acuerdos que proponemos son:

  • Los reglamentos municipales de honores y protocolos, de sus entes públicos se adecuarán a la “no confesionalidad del Estado”, principio que ampara el artículo 16.3 de la actual Constitución.
  • En los espacios de titularidad pública que dependan de este Ayuntamiento no existirá simbología religiosa, salvo en espacios destinados al culto.
  • No se promoverán, por parte de este ayuntamiento, manifestaciones ni celebraciones religiosas de ningún tipo, siendo todos los actos organizados por el Ayuntamiento exclusivamente de carácter civil.
  • Los miembros de la corporación local, en el ejercicio de sus cargos institucionales, no mostrarán pleitesía a imágenes o representantes religiosos de ninguna confesionalidad a salvaguarda de sus creencias personales.
  • Incorporar, en la medida de lo posible y escalonadamente, referencias, actos y conmemoraciones de carácter civil al calendario oficial del municipio y a determinadas festividades locales; el ámbito natural para su aplicación será el entorno destinado a la negociación colectiva.

Respeto a la cultura y tradiciones

Queremos destacar que la proposición en todo momento respeta los eventos tradicionales como puede ser la Cabalgata de Reyes, que hoy en día es un acto teatral, festivo y cultural, aceptado por toda la ciudadanía, que no aporta ningún matiz religioso de forma consustancial como elemento de culto.

En ningún caso se está hablando de eliminar ninguna celebración religiosa, sino que éstas no deben ser promovidas por el Ayuntamiento ni deben formar parte de los actos protocolarios de la corporación;  en caso de acudir algún miembro de la misma, deberá hacerlo siempre a título individual y no como representante de la ciudadanía.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...