¿Se puede hablar del Milagroso Altar Blasfemo sin insultarse, odiarse o sentirse ofendido?

Por disposición municipal, el mural ya no puede ser visto por la gente que visita la muestra ‘La intimidad es política’, que estará abierta hasta octubre en el Centro Cultural Metropolitano. Foto: Pavel Calahorrano


Obispos de Ecuador expresan malestar por muestra ‘La intimidad es política’

El debate alrededor del ‘Milagroso Altar Blasfemo’, del colectivo boliviano Mujeres Creando, tiene varios filones: ¿es arte o no? (pero para responder esta pregunta habría que ponerse a discutir por enésima vez quién decide eso); o ¿tenemos derecho a ofender las creencias de los otros -aunque sean mayoría- y a reclamar cuando nos sentimos ofendidos?; además, hay uno muy importante: ¿es legal en un Estado laico ejercer censura sobre contenidos considerados ofensivos para una de las tantas religiones que conviven en él?

Por disposición municipal, el mural ya no puede ser visto por la gente que visita la muestra ‘La intimidad es política’, que estará abierta hasta octubre en el Centro Cultural Metropolitano. Y la solución de reubicarlo, convertido en una fotografía, en otro punto del mismo recinto aún no ha sido aceptada por Mujeres Creando. Es decir, la muestra ha sido desmembrada, para alegría de algunos y pesar de otros.


Obispos de Ecuador expresan malestar por muestra ‘La intimidad es política’

La Conferencia Episcopal de Ecuador expresó su malestar por una exposición artística en Quito en la creencia que, «en nombre de la libertad de expresión», atenta «contra los derechos fundamentales de otras personas» que disienten «de sus posiciones ideológicas». «Con mucha preocupación y malestar, hemos seguido de cerca, a través de las redes sociales, la denominada exposición La intimidad es política», dicen los obispos ecuatorianos en un comunicado difundido hoy.

En él que expresan su «preocupación» porque cuenta con el auspicio de instituciones como Municipalidad de Quito, «llamadas a respetar los derechos de todos los ciudadanos, sean o no creyentes», así como contra su temática y reflexiones. «Los grupos organizadores de tal muestra pictórica, en nombre de la libertad de expresión, atentan contra los derechos fundamentales de otras personas que disentimos de sus posiciones ideológicas; pues supuestamente, luchan contra la homofobia, pero no dudan en promover la burla y la fobia contra los creyentes, particularmente contra los cristianos católicos», agrega el comunicado.

La muestra, inaugurada el pasado sábado en el Centro Cultural Metropolitano bajo la dirección de la curadora española Rosa Martínez, explora las formas en que se construyen las subjetividades contemporáneas y analiza cómo se estructuran las políticas de dominación en torno al sexo, el género, la clase social o la etnicidad a través de las obras, a veces provocativas, de artistas de una docena de países.

Abierta hasta el 29 de octubre, cuenta con el apoyo de varias instituciones públicas y privadas, entre ellas ONU Mujeres Ecuador, y se inscribe dentro de las actuaciones estratégicas para el fomento de la igualdad y para el acercamiento del arte contemporáneo a los diversos públicos de Ecuador. La Conferencia cree que sin embargo que sus reflexiones tocan la fibra sensible de la sociedad ecuatoriana y hacen una «grotesca burla a los símbolos religiosos». En ese sentido, «en nombre de muchos cristianos» la Conferencia manifiesta la gratitud «a todas las personas que, independiente de su posición social, política y religiosa, han levantado su voz con firmeza y claridad para expresar su inconformidad por tan grotesca burla a los símbolos religiosos».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...