Se instala en Francia el debate para prohibir el burka

Francia comenzó hoy a debatir la necesidad de prohibir la burka, ya que algunos sectores consideran que excede lo religioso para convertirse en símbolo de sumisión, a cinco años de que fuera sancionada una ley que impide usar el velo islámico en los lugares públicos.
La secretaria de Estado de la ciudad, Fadela Amara, se manifestó "favorable" a la "prohibición total de la burka en Francia" y solicito hoy que el debate actual "desemboque en una ley", en una entrevista con el diario Le Parisien.
El término burka se referiere a una ropa tradicional que incluye un velo que se ata a la cabeza, sobre un cobertor de cabeza y que cubre la cara a excepción de una raja en los ojos para que la mujer pueda ver a través de ella.
Cincuenta y ocho diputados de diferentes tendencias, tras una iniciativa del comunista André Gerin, presentaron el 8 de junio una propuesta de resolución para la creación de una comisión de investigación parlamentaria sobre la portación de la burka o nigab para centenas de mujeres musulmanas.
Tan solo la acción de los diputados bastó para que los medios instalaran el debate en una sociedad siempre ávida cuando se trata de debatir sobre laicismo.
La secretaria Amara, ex militante feminista, sostiene que la "creciente visibilidad" de las burkas en las ciudades francesas es "una presencia concreta de fundamentalistas en nuestro territorio".
En la misma línea se manifestó el portavoz del gobierno, Luc Chantel, quien no excluyó la posibilidad de buscar que una ley sea sancionada por el Parlamento para contrarrestar "la amplitud de este fenómeno".
En cambio, el Ministro de Inmigración Eric Besson, estimó hoy que una ley para prohibir la burka seria "ineficaz y creara tensiones que no existen en estos momentos" y que se debe "luchar contra la propagación de la burka con la educación, la pedagogía y el dialogo".
Por su parte, el sociólogo y profesor de laicismo en la Escuela Practica de Altos Estudios (EPHE), afirmo en Liberation que "hay que terminar con esa idea que el Estado puede emancipar a los individuos aunque no quieran. Una idea jacobina según la cual el Estado sabe lo que es bueno para los ciudadanos".
Hasta el momento el presidente Nicolas Sarkozy no intervino en el debate, según ciertos analistas por seguir el llamado de su homólogo estadounidense, Barack Obama, quien invito a los países occidentales a no irritar a los musulmanes por sus practicas religiosas.
Pese a que no existen cifras oficiales -en Francia está prohibido censar a la población por cuestiones étnicas o religiosas- se estima que entre 4 y 6 millones de musulmanes viven dentro de las hexagonales fronteras francesas.
En marzo del 2004 el parlamento francés sancionó la ley de laicidad, mas conocida como la "ley del velo islámico", que prohíbe la portación de todo signo religioso "ostensible" en los lugares públicos, ya sea el velo, pero también la kipa judía o los grandes rosarios y cruces católicas.
La burka es utilizada por algunas mujeres musulmanas como una interpretación del código de vestido del hiyab y es usada en Medio Oriente y en menor medida en Asia del sur y µfrica del norte.
En Afganistán fue impuesta por los talibanes como vestimenta obligatoria a todas las mujeres. La portación de velo en las escuelas y la administración publica está prohibida incluso en países de mayoría musulmana como Indonesia, Turquía y Túnez. (Télam).-

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...