Savater en México: «La religión es como el alcohol». «Las religiones definen pecados, no delitos»

El libro no intenta convencer sobre la existencia de Dios, el autor lo escribió para reflexionar sobre la cuestión, no para ofrecer dogmas o soluciones. "Con esta lectura se pueden obtener conclusiones" dijo Savater, si tenemos en cuenta que en países como España o México la religión está presente y juega un papel importante en la vida pública.

 

"En La vida eterna trato de explicar el porqué de las creencias religiosas en la actualidad, al igual que los paradigmas que a veces intervienen para bien y otras para mal. La incursión de la religión en la vida pública como factor político, en materia de educación, legislación o que inclusive a veces ha justificado actos terroristas, es lo que trata.

"¿Por qué creemos?, si se supone que somos una sociedad escéptica, cínica, donde todo lo que creemos debe estar demostrado. Llama la atención cómo las creencias menos comprobables, en el sentido literal, siguen moviendo a la gente hasta el punto de llegar a inmolarse o sacrificar a otros. ¿Por qué creemos en cosas en las cuales no hay pruebas definitivas?", se cuestionó ayer el catedrático de la Universidad Complutense de Madrid.

A pesar de esto, la religión sigue siendo un factor de conflicto social. Se ha demostrado que varias religiones pueden convivir en paz, lo cual se puede ver en la existencia de países laicos donde hay más de una. No se trata de una necesidad, sino de que las personas creyentes forman parte de la sociedad, y son ellas quienes quieren verla como una necesidad social, a partir de cuestiones particulares.

"La religión es como el alcohol, hay a quienes les sienta bien y a quienes no. Existen casos de personas que hacen cosas admirables por la religión, muchas en nombre de la religión, han cumplido una función social importante; también existen los casos contrarios. Actualmente la moral nos permite distinguir y valorar la religión, cuál es buena o mala".

Savater explicó que en la actualidad la religión no cumple una función social, de integración como lo hacía en el pasado: "La sociedad hoy ya no necesita la religión como la pudo necesitar una tribu para alienar a las personas como medio de integración o elemento vertebral. Para eso tenemos hoy en día la constitución, pues las personas están regidas por leyes y costumbres".

El problema no es la fe, sino la credulidad. "Sabemos tan poco de las consecuencias de nuestros actos, que para actuar debemos tener algo de fe; actuamos yendo un poco más allá de lo que sabemos; si sólo actuáramos conforme a lo que sabemos no nos moveríamos nunca". La credulidad es aceptar todo sin reflexionar sobre ello, como en el mundo de la edad media, explicó.

"La fuente de conflictos no es entre religiones, sino entre quienes quieren una democracia laica y quienes quieren una teocracia inspirada en la fe de uno u otro Dios. Esto se debe a la existencia de grupos que se oponen a un estado laico, que quieren imponer una religión a todo el mundo; no lo conciben como un derecho de cada cual". Savater agregó que todas las religiones pueden hacerse compatibles bajo un estado laico, "si se les obliga a ello".

Pero si la iglesia es fuerte y tiene un poder político, social y educativo, la sociedad no tendrá la democracia de un estado laico. "Hay que debilitar el poder de la iglesia…, la jerarquía religiosa tiene derecho a establecer pecados, pero no los que son delitos. Los delitos tienen que establecerlos los legisladores".

Esta fue su opinión al ser cuestionado sobre la despenalización del aborto en México y la oposición por parte de la religión católica. "Las religiones siempre han apoyado elementos que van contra la modernidad. Para que haya cambios deben existir evoluciones históricas, fomentar instituciones laicas, el pensamiento crítico".

El día de hoy Savater recibe el doctorado Honoris Causa otorgado por la Universidad Nacional Autónoma de México. "Para mí es muy significativo, puesto que México es el primer país de América que pisé, el primer sitio fuera de mi país donde he dado clases. Por lo tanto un reconocimiento de la UNAM no es una cosa protocolaria como otras, porque México significa mucho y la UNAM también", comentó con emoción el escritor.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...