Savater considera que la religión no tiene sitio en la escuela pública

El filósofo donostiarra clausuró ayer la X Semana Cultural de la Facultad de Medicina de la Universidad de Cantabria

Fernando Savater considera que la enseñanza religiosa no tiene cabida en la escuela pública española y que quien quiera educarse dentro de esos principios «tendría que acudir a su parroquia o donde corresponda».

El filósofo donostiarra hizo esa reflexión durante la conferencia «Democracia y laicidad, hoy», que pronunció durante la clausura de la X Semana Cultural de la Facultad de Medicina de la Universidad de Cantabria.

Según cree Savater, en la escuela pública lo único que puede financiarse «con dinero de todos» son las enseñanzas científicas y los principios constitucionales que fundamentan el estado democrático. «La ciencia y la Constitución, el resto no puede estar financiado con dinero público o con un concordato con un estado teocrático», resumió.

Antes, el filósofo explicó que cuando se habla de integrismo se tiende a pensar en países lejanos, aunque en Europa, dijo, hay un estado que no respeta la libertad de conciencia y por tanto los derechos humanos, que es el Vaticano. A su juicio, la idea de que España tiene «especiales concordatos y compromisos con un estado teocrático» es algo «que debería hacernos pensar».

Savater señaló que la religión ha vertebrado la sociedad y ha sido «el esqueleto que la he dado forma» hasta la Revolución Francesa, cuando empezó a ser desplazada por las instituciones laicas y entonces se convirtió en una opción personal.

Una sociedad laica, aclaró, no es una sociedad antirreligiosa, sino aquella en que las ideas religiosas no son un deber para nadie sino un derecho y en la que existe una neutralidad respecto a la libertad de conciencia de los ciudadanos.

Una educación laica

El filósofo abogó por una educación no sólo laica sino que explique los principios que motivan que la sociedad tiene que ser laica, algo a lo que se tenderá en una sociedad cada vez más plural, apuntó. También se refirió a la polémica suscitada por la publicación de las viñetas de Mahoma para ilustrar que a veces cuando se habla de respeto en realidad se está hablando de miedo a aquellos que se dedican a poner bombas para defender ideas que no pueden contrastarse objetivamente con la realidad.

En su defensa del laicismo, Savater destacó que los países en que habido una buena enseñanza pública como Francia son «los que más se han librado de los separatismos», mientras que otros, donde la educación ha estado «en manos de los clérigos», como es el caso de España, «tenemos cincuenta nacionalismos».

A juicio del filósofo donostiarra, sería «ridículo» que una vez superadas las diferencias por razones de sexo o de raza, lo que contara ahora es «si uno ha nacido en Murcia o en Córdoba».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...