Satán se ‘cuela’ en la campaña republicana a la Casa Blanca

Santorum azuza el debate de la separación entre Iglesia y Estado. El diablo va a por EEUU porque es el único país ‘bueno e influyente’ Insiste en su idea de que Obama lucha contra la religión en EEUU

El nuevo favorito en la carrera republicana a la Casa Blanca, el católico Rick Santorum, cree que el diablo está persiguiendo y pervirtiendo a Estados Unidos. Sus declaraciones sobre el maligno en 2008 azuzan el debate sobre la separación entre Iglesia y Estado en esta campaña.

La prensa y los blogs demócratas han cargado contra él, pero también algunos de los suyos, que cuestionan la popularidad de los mensajes del actual favorito frente al electorado general. Aunque entre los republicanos, según la última encuesta nacional de Gallup, Santorum va diez puntos por delante de Mitt Romney en intención de voto.

En un discurso en la Universidad Ave María de Florida, en agosto de 2008, cuando no era candidato, Santorum se explayó en su descripción de la "guerra espiritual" que, según él, vivía el país. "Satán tiene en su punto de mira a Estados Unidos", dijo entonces el ex senador de Pensilvania, que atacaba a Barack Obama por defender el derecho al aborto o la libertad sexual. Santorum aseguraba que no existen "guerras culturales" entre republicanos y demócratas, sino algo mucho más profundo y peligroso.

Según el político de origen italiano, el diablo va a por Estados Unidos porque es el único país "bueno, decente, poderoso e influyente" que queda en el planeta.

"Si tu fueras Satán, ¿a quién atacarías aquí y ahora? No hay nadie más a quien perseguir que Estados Unidos y ha sido así los últimos 200 años", explicaba Santorum. "No tuvo mucho éxito en los primeros tiempos. Nuestras bases eran muy fuertes. Pero poco a poco el ácido y poderoso paso del tiempo corrompe hasta las bases más sólidas. Y Satán lo ha hecho atacando a las grandes instituciones de América, utilizando los vicios del orgullo, la vanidad y la sensualidad como manera de ir a por nuestras raíces", dijo. Según él, "la corrupción de la cultura, de las maneras y la decencia está ahora por todos los lados… sea en la NBA, en un concierto de rock o en una película".

Santorum no ha hablado con tantos detalles en esta campaña sobre la influencia demoníaca, pero sí insiste en su mensaje religioso, que está cautivando a una parte de la base republicana. A menudo repite que Obama lucha contra la religión en Estados Unidos.

Santorum defiende los comentarios que hizo en 2008. "Soy una persona de fe. Creo en el Bien y el Mal. Si estás descalificado para ser presidente por eso, vamos a tener un número muy pequeño de candidatos a presidente", dijo el martes en un mitin en Arizona, el próximo Estado que celebra primarias, el día 28. Aun así, no quiso insistir en las palabras de lo que llamó "un discurso viejo ante un grupo religioso" que no es "relevante" para la campaña actual. "Voy a hablar de lo que quieren hablar los americanos, que es crear empleo, dar seguridad a nuestro país y, sí, luchar contra las fuerzas alrededor del mundo que quieren dañar a América", afirmó.

Varios comentaristas republicanos, como Sarah Palin, han salido en defensa de Santorum. Y, en cualquier caso, la mención de Satán no es tan sorprendente para la mayoría en Estados Unidos. El 81% de los ciudadanos cree en el Cielo, el 75% en los ángeles y el 70% en el demonio, según la última encuesta de Gallup sobre religión. Sólo un 6% dice que no cree en la existencia de Dios.

Pero algunos republicanos temen que el partido se centre sólo en dilemas sociales en un año donde la economía -se supone- va a dirigir el voto en noviembre. Chris Christie, el popular gobernador de Nueva Jersey, se queja de que la cuestión no es ahora relevante. "¿Son las cosas de las que creo que deberíamos hablar ahora como partido? No", dijo este miércoles. Christie apoya a Mitt Romney, el favorito la mayor parte del año pasado y caído en desgracia en las últimas semanas. Romney, mormón y misionero, prefiere hablar menos de religión.

Pero este miércoles (de ceniza), la religión y sus consecuencias será uno de los temas del debate entre Romney, Santorum, el también católico Newt Gingrich y el libertario Ron Paul. La cita, la última televisada prevista en este ciclo de primarias, empieza a las ocho de la noche, hora de la Costa Este (dos de la mañana, hora peninsular) en la CNN.

El candidato Rick Santorum, durante un mitin en Phoenix. | Reuters

Archivos de imagen relacionados

  • Santorum republicano USA 2012
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...