¿Santo o invasor asesino? Crece descontento sobre canonización de Junípero Serra

Para unos fue un ángel que iluminó a la comunidad indígena, pero para otros el misionero Junípero Serra fue un demonio que contribuyó a la colonización, esclavitud y muerte de este sector en California. No obstante, con el anuncio del Papa Francis sobre la canonización del misionero durante su próxima visita el 23 de septiembre a Washington, D.C., estas opiniones se hacen públicas y Serra pasa a ser el tema de debate para muchos.

Uno de los grupos en contra de su canonización es el Movimiento Mexica (MM), una organización a favor de la educación y los derechos indígenas en Los Ángeles, que desde hace siete protestas desde el inicio de año, le pide a la comunidad que se eduque sobre el personaje del Siglo XVIII.

“Junípero no fue más que un conquistador, invasor y criminal que ahora el papa quiere canonizar. Hacer a esta persona un santo es glorificar el genocidio, la esclavitud, los ataques sexuales contra las mujeres indígenas y las enfermedades que la conquista nos trajo”, dice Nelyollotl Toltecatl, co-presidente de MM.

“Para nosotros la canonización es un insulto y una falta de respeto a todos aquellos que fueron forzados a la religión y que murieron por no obedecer a los conquistadores”, alega Toltecatl.

El grupo enfatiza que la historia de genocidio en California no está escrita tan ampliamente en los libros, y se le “cubre con un dedo” con la enseñanza de la arquitectura de las misiones en cuarto grado escolar: “Sin embargo, hacer replicas de estas misiones es como replicar los campos de concentración que hicieron los nazis contra los judíos y otras minorías en Alemania”, agrega Olin Tezcatlipoca, presidente de MM.

“Aquí nuestro mensaje es que la gente se eduque y salga a protestar. Son aún los europeos en estos tiempos los que nos vienen a poner órdenes y a poner santos blancos y criollos mientras la comunidad se enajena en el futbol, las telenovelas, el pandillerismo y los carteles”, agrega Tezcatlipoca.

¿Quién es Junipero Serra?

Hijo de padres granjeros, Serra fue un padre franciscano que fundó la Misión de San Diego a su llegada de España en 1769 y con el tiempo llegó a crear otras ocho misiones que se expanden hasta la bahía de San Francisco, señala el experto en Biografías Gregory Orfalea.

Cuando Serra llegó a la alta California se vivía la conquista y las enfermedades que habían terminado con una gran mayoría de la población. No obstante. “Al ver estas atrocidades, especialmente las violaciones contra las mujeres, Junipero rechazó estos actos, denunció los hechos criminales que los conquistadores llevaban a cabo, les enseño a los indígenas a cosechar y continuó su misión de convertirlos”, señala Orfalea, autor del libro Journey to the Sun: Junipero Serra’s Dream and the Founding of California.

En otras palabras, Para Orfalea, Junipero fue un explorador, misionario y legislador que falleció a la edad de 70 en 1784.

El experto sostiene que nadie argumenta las muertes y masacre en el Continente Americano. Sin embargo, “no se puede pasar desapercibidas las contribuciones de aquellos que sacaron la cruz en lugar de la espada”, agrega Orfalea.

Para el arqueólogo Rubén Mendoza, las protestas contra Serra son resultado de la mala información sobre la historia.

Mendoza, quien es de herencia Yaqui e indígena mexicana, señala que en su adolescencia él mismo llegó a creer que Junípero era un teólogo que impuso la esclavitud y destruyó a los indios.

“Yo también me bauticé con el nombre de Tezcatlipoca, pero no fue hasta que empecé a indagar del tema”, agrega Mendoza.

“Tenemos razón de protestar sobre el racismo y la discriminación, pero no podemos protestar por nuestros mismos antepasados que decidieron formar una cultura muy rica y diversa que ahora compone California”, señala Mendoza.

En luz de la protesta y otros grupos en contra la canonización, la Arquidiócesis de Los Ángeles comentó a través de un comunicado.

“Bendito Junípero Serra, quien era un hombre santo que trajo la buena noticia del amor de Dios y la misericordia a las Américas. También fue un fuerte protector de los pueblos nativos, asegurando una carta de derechos para defenderlos contra la explotación colonial y la violencia”, dice el comunicado.

Además, agrega la carta: “Para algunos, el anuncio de la canonización revivió amargos recuerdos y sentimientos sobre el trato de los nativos americanos durante el período colonial en Estados Unidos. Esperamos que la canonización nos brinde la oportunidad de promover el diálogo respetuoso y el compromiso de la Iglesia con los descendientes de los indios, cuyo trabajo ayudó a construir las misiones y cuyos antepasados vivieron allí, recibieron los sacramentos allí y están enterrados allí”.

Por su parte, el Movimiento Mexica asegura que continuará sus protestas afuera de la Arquidiócesis de L.A.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...