Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Santiago, víctima de abusos en La Salle San Fernando: “Hace 40 años el hermano Juan Antonio acabó con mi vida”

Santiago Codesido, un gaditano de 52 años, relata sus vivencias después de que La Salle haya denunciado ante la Fiscalía el caso.

Tiene 52 años y la sensación de que lleva muerto desde los 12. Así se siente Santiago Codesido, un vecino de la localidad gaditana de San Fernando que sufrió los abusos de Juan Antonio, un hermano de La Salle que le ha destrozado la vida. Después de pasar por ese infierno y de estar al borde de la muerte por varias enfermedades ha decidido contar su experiencia con la esperanza de que pueda servir para que ningún menor vuelva a pasar por algo así.

Santiago puso su caso en manos del Proyecto Repara, un estamento creado en su momento por el Arzobispado de Madrid y que se encarga de atender a las víctimas de abusos. De ahí pasó a las altas esferas de La Salle y se ha iniciado un proceso que no repara los daños sufridos pero que, al menos, dice, sirve para dar visibilidad a casos como el suyo.

¿Tiene una sensación de liberación después de contar que sufrió abusos en su niñez?

Para mí no hay sensación de liberación. Hace 40 años un hermano de La Salle acabó con mi vida. No tengo ninguna relación social, he perdido a mis dos hijas, no me gusta que me toquen y todo por un religioso que abusó de mí cuando tenía 12 años. Detrás de una cruz y de un alzacuello han abusado de miles de niños. No lo digo yo, lo dice la iglesia católica americana, la irlandesa, la italiana… menos la española. El Episcopado español sigue enfrentándose a la curia romana porque no acepta la autoridad del Papa.

¿No sirve de nada que el Papa Francisco haya manifestado la vergüenza que siente por los abusos?

El Papa es un producto de marketing. Ha hecho lo que ha podido y lo que está intentando está muy bien, pero ni podrá con la curia romana ni podrá con la Conferencia Episcopal de España. Yo ya no quiero ser feliz, solo quiero dejar de sufrir o sufrir lo mínimo. Socialmente y laboralmente estoy muerto, en todos los sentidos. He vuelto a San Fernando, que es mi tierra, pero nunca volveré a ser la misma persona que fui antes de los 12 años.

¿Qué le pasó exactamente?

Los abusos empezaron en sexto de EGB y terminan en 1º de BUP. Yo estaba en el movimiento de scouts católicos de La Salle San Cristóbal y todo pasó allí. Juan Antonio era el encargado de los scouts pioneros, que en teoría eran los mayores. Todos los meses había una acampada e íbamos a Alcalá de los Gazules. Las casetas eran de tres personas y él estaba siempre en el centro. Tenía a la derecha a una persona y a mí en la izquierda. La primera vez que mis amigos de La Salle y yo bebimos alcohol fue a los 12 años porque él nos daba una bebida a la que llamaba leche de pantera. Tengo informes psiquiátricos en los que me dicen que no sé cómo sobreviví a lo que hacía este hombre.

Santiago Codesido durante la entrevista con elDiario.es Andalucía Cristo Garcia

¿Cómo recuerda esos momentos tan duros?

Cada 15 días era un calvario. Cada vez que íbamos bebíamos más para olvidarnos de lo que iba a pasar esa noche. La primera vez hubo tocamientos debajo de mi pantalón. Y 12 años de ahora no son los 12 años de hace 40. Para mí la sexualidad entonces era darle un beso a una chica, no había más. Él tenía una persona a su derecha, que era su guardia pretoriana, y que sabía lo que pasaba. Yo no entendía lo que pasaba y le pregunté si cuando se hablaba en la catequesis de que Jesús hablaba con Juan el amado se estaban refiriendo a esto. Y él me dijo que no metiera a Dios en esto. A partir de ahí, yo ya sabía lo que iba a pasar cada 15 días en esa caseta.

¿No se lo comentó a sus padres?

Estamos hablando de que entonces no se podía hablar mal de la Iglesia, pero llegó un momento en el que yo ya no podía más. En 1º de BUP le comenté a mi madre lo que me estaba pasando y también se le dije a otra persona que sabía que le estaba pasando lo mismo. Le dije que la única solución es que nuestras madres hablaran con la dirección de La Salle. A partir de ese momento yo solo sé que a mi agresor se le desplazó a otro centro.

¿Sabe algo de su existencia desde entonces?

Sé que está vivo y que tiene 63 años. Cuando sucedieron los hechos tendría unos 22 años. En España se hablan de muchas cosas como la prisión permanente revisable pero no se habla de que estos abusos se hicieron, se hacen y se harán.

Sí ha servido el Proyecto Repara, que ha sido el primer paso para que el agresor acabe denunciado por los propios hermanos de La Salle ante la Fiscalía.

Fue La Salle la que lo denunció después de que yo hablara con Repara. Estoy muy agradecido a la persona de Repara que me ha ayudado en estos años como víctima de abusos. A raíz de ahí, José Ramón Pérez, la persona que está al frente de La Salle en España y Portugal, se ha puesto en contacto con mi hermano, me ha pedido perdón y ha confirmado el nombre de la persona que abusó de mí. Pero yo no soy un héroe, solo quiero que esta persona no vuelva a estar en contacto con menores. Ha hecho lo que ha querido durante muchos años.

Santiago Codesido Cristo Garcia

Lo peor es que, según cuenta, su agresor contaba con unos colaboradores que lo encubrían, ¿no?

Juan Antonio es un depredador sexual. Pero hubo un grupo de personas que lo permitió, que fueron cómplices. Yo no estoy contra La Salle, ni contra la Iglesia ni contra los jesuitas. De hecho, llevo incluso una cruz. Estoy en contra de lo que me pasó.

Dice Isabel Díaz Ayuso sobre los abusos cometidos desde la Iglesia que son errores como los de cualquier institución…

A Ayuso ni la conozco ni tengo ningún interés en conocerla. Si tienen hijos, le preguntaría a ella o a Pablo Casado que si pasaran por esto les gustaría. Estoy cansado de decirlo: he perdido toda mi vida. Le diría a esta gente que ellos mismos se pregunten si esto es normal. Hace 40 años, en el tardofranquismo, a la Iglesia no se le podía hacer nada, pero ahora todo sigue igual con la democracia. Yo espero y confío en que Pedro Sánchez haga algo, que sea valiente. A mí ya me da igual porque ya tengo más pasado que futuro. Después de pasar por muchas enfermedades y después de haberlo perdido todo ya me dije que ya estaba bien de hacer trampas al solitario y que debía contar la verdad. La verdad es ésta y reto a cualquiera que me diga que no es así.

Total
14
Shares
Artículos relacionados
Total
14
Share