Saludo de la Federation Nationale de la Libre Pensée de Francia

Ponencia presentada en el IV Encuentro por la Laicidad. Madrid 2004

Intervención de Joachim SALAMERO, Presidente de la Federation Nationale de la Libre Pensée de Francia.
 

 En primer lugar, a todas y a todos, un saludo fraternal de la Federacion Nacional del Libre-Pensamiento de Francia, asociación que se organiza a partir de la mitad del siglo XIX, agrupando ciudadanos de diferentes orígenes políticos, filosóficos, progresistas, militantes del movimiento obrero naciente y racionalistas continuadores de los filósofos de la Luces, miembros de logias masónicas, todos decididos  a obrar en común, con el fin de lograr la laicización de la sociedad, para que cada individuo pueda ejercer, no solamente teóricamente, sino prácticamente su plena y total libertad de conciencia.

 
 Esa perspectiva se tradujo, y se traduce, naturalmente en confrontaciones y enfrentamientos con todas las religiones y sus iglesias, particularmente, la católica. La reivindicación laica conseguirá en los años 1880-1901, varias victorias legislativas significativas, sobre todo en el sector escolar, en la instrucción publica, pero también en otros sectores, como el derecho sindical, la libertad de asociación, la libertad de la prensa, conquistas democráticas, republicanas, hasta llegar a ese cambio jurídico fundamental, verdaderamente revolucionario, a esa transformación radical de la legislación, el voto por el parlamento  (341 diputados a favor, 233 en contra, 181 senadores a favor, 102 en contra) el 9 de diciembre de 1905, de la ley de « separación de las iglesias y del Estado » – 44 artículos, de los cuales 42 son destinados a organizar los dos primeros, ley que consideramos como aquella, que al comienzo del siglo XX, consolida, refuerza, asienta definitivamente la República, como forma de organización social que se fundamenta a partir del individuo-ciudadano, en oposición a las sociedades fundadas a partir de comunitarismos.

 Los dos primeros artículos concentran toda la significación política de la ley.
 
 Art 1 : «La República asegura la libertad de conciencia, garantiza el libre ejercicio de los cultos, con las solas restricciones mencionadas a continuación, en el interés publico »
 
 Art 2 : «La República no reconoce, no asalaria, no subvenciona ningún culto. En consecuencia, a partir del 1 de enero siguiendo la promulgación de esta ley, quedan suprimidos de los presupuestos del Estado, de los departamentos (provincias), de las comunas, todos gastos relativos al ejercicio de los cultos. No obstante podrán estar afectados a esos presupuestos los gastos relativos a asegurar el libre ejercicio de los cultos en los establecimientos públicos, como colegios, hospitales, asilos y cárceles».

 
 Esa ultima disposición demuestra el carácter liberal de la ley: permitir la practica religiosa, si lo desean, a esos que están privados de libertad.

 
 Pues hoy es esa concepción republicana del individuo-ciudadano, y por consiguiente, la laicidad institucional, que esta atacada, por una ofensiva de gran tamaño.

 
 No es la primera vez: desde 1905 la ley a conocido varias tentativas de transformación, de modificación o de abrogaciones de artículos. Como por ejemplo en el periodo del 1940-1944, con el régimen de Petain, cuando la ocupación militar nacional-socialista, o también cuando en 1959 una ley permite la financiación publica de las escuelas privadas, mayoritariamente religiosas, que firman convenio con el estado.

 
 Otra característica importante : la ley no se aplica en todo el territorio de la República. En 1905, los departamentos de Alsace-Moselle forman parte del territorio aleman. Cuando después de la guerra del 1914-1918 volvieron a ser francés, ningún gobierno de derecha, del centro o de izquierda, ni siquiera el frente popular de 1936, se atrevió a cambiar las cosas. Hoy la situación perdura : en esa región los cursos de religión están incluidos en los programas, y los curas católicos, los pastores protestantes, los rabinos, están pagados por el Estado, como funcionarios. Y hoy en día, los islamistas están negociando con los gobiernos, el precedente y el actual, para conseguir las mismas ventajes, apoyados, como no, en esa negociación, por todas las otras confesiones que encuentran ahí la oportunidad de promover el comunitarismo, y proponer ese sistema a todo el territorio de la Republica.

 
 Aun mas, estamos enfrentados a un proyecto de gran amplitud, tendiente a introducir en las escuelas publicas, cursos de religión, que no tienen nada que ver con la adquisición de conocimientos históricos de los hechos religiosos, (lo que ya existe en los programas) sino que seria destinado a transmitir a los alumnos, la «significación espiritual » del « hecho religioso » en si, para ayudarles, dicen, a afrontar la vida, mas preparados, dejando asi entender que no se puede vivir sin religión.

 
 Lo que se traduce también por una reivindicación muy política, formulada cada vez con mas intensidad por los obispos : el reconocimiento institucional de la Iglesias como comunidades constitutivas de la Republica! 

 
 Esa situación confirma lo que por nuestra parte no hemos cesado de repetir, es decir que la iglesias, y en primera línea la católica, en realidad, no han aceptado la separación, no han cesado de combatir, con mas o menos intensidad según los periodos, de frente cuando han podido o procurando contornearla.


 No olvidemos nunca que el 1892, el Papa, en dos encíclicas, ordena a la Iglesia de Francia, una nueva táctica, diciendo: «La República ha ganado definitivamente: no habrá restauración monárquica, ni constitucional, ni de derecho divino. Vuestra actuación consiste ahora en conquistar la Republica del Interior!»


 Hace mas de cien años, y es cierto que han trabajado !

 
 Uno de nuestro trabajo militante consiste, entre muchas otras tareas, a desmitificar, a explicar como han penetrado, invertido, muchos partidos, sindicatos, asociaciones : es así que uno de nuestros temas actuales de actuación publica se intitula «De la doctrina social de la Iglesia católica, a la constitución europea».


 Pero a pesar de todo, de las modificaciones de esa ofensiva clerical permanente, de otras leyes que la contradice y gracias a la resistencia de los laicos, la ley de separación del 1905, existe, no esta abrogada, y es para nosotros el modelo fundamental, que no solamente tenemos que defender, pero que tenemos que promover en su plenitud, en su totalidad.

 
 En ese sentido, nuestro congreso nacional del mes de julio pasado se ha declarado en situación de movilización general, proclamando el año 2005, « año de la reconquista de la laicidad en la Republica »

 
 De ahí nuestra proposición de llamamiento, a todos los laicos, y la redacción del manifiesto para la defensa y la promoción de la ley de 1905, que precisa :

 
 – Por la restauración de la ley de 1905 !

– Por la abrogación del Estatuto clerical de Alsace-Moselle !

– Por el respecto del principio :  Presupuestos públicos a la sola escuela publica »
 – Por la abrogación de todas las leyes antilaicas

 – Por una laicidad sin fronteras.

 
 Con nuestros amigos del «Comité Laicidad-Republica», del «movimiento Europa-Laicidad», de muchos otros responsables políticos, sindicalistas, de asociaciones racionalistas, filosóficas, humanistas, a titulo personal o en representación de sus asociaciones, estamos popularizando ese manifiesto.

 
 Hoy se puede asegurar que esa iniciativa conoce un éxito incontestable.

 
 Centenas de adhesiones han ya llegado, y en unas semanas miles y miles, es cierto, de adhesiones llegaran, demostrando claramente la profunda adhesión a la laicidad.

 
 Quiero agradecer las adhesiones llegadas de España, de «Europa Laica», de «Ateus de Catalunya», y muchos librepensadores y de muchos otros, algunos, seguramente, están aquí esta tarde. Llegan también adhesiones de movimientos y personalidades de otros países, lo que demuestra que la laicidad es un principio universal, y que la ley de separación del 1905 es un modelo, nos parece, no solamente para los franceses. Decimos que si esa ley es buena para Francia, puede ser buena para otros, por ejemplo en los países de la Unión Europea . La laicidad institucional, es decir la separación jurídica de las iglesias del estado, es un objetivo para los laicos de Europa, esa Europa que, como lo sabemos todos, se esta dotando de una constitución.
 
 A ese propósito podéis notar que nuestro «llamamiento de apoyo a la ley de 1905» no hace referencia a la constitución europea. No es un olvido. Es un acuerdo muy conciente entre los iniciadores, lo que quiere decir que si el objetivo común es, para todos, la separación, podemos tener varios matices, o tácticas diferentes para lograrla. 


 Es así que para nosotros, la LP de Francia, consideramos que esa constitución es, en su conjunto de inspiración clerical, vaticana, y que en particular su articulo 52 es la condenación a muerte de nuestra ley republicana del 1905.

 
 Lo que podemos constatar es que nuestros esfuerzos comunes, nuestras intervenciones, no han logrado la abrogación de ese articulo, ni su modificación. Así pues considerando la importancia de esa ley de 1905, para la Republica y la democracia, porque no hay democracia sin laicidad, ni laicidad sin democracia, nos hemos pronunciado contra esa constitución y hacemos campaña por un NO laico.


 A ese propósito, informo que el día 3 de abril 2005, la «Federación Francesa del Libre Pensamiento», y la «National Secular Society » (librepensamiento inglès), organizamos en Bruselas, una manifestación pública «contra la constitución europea del 18 de junio 2004, y particularmente su articulo 52, contra una Europa clerical y religiosa, por la separación de las religiones y de los Estados".


 Pero esa posición claramente expresada para un NO a la constitución europea, que todos los laicos pueden no compartir totalmente, no impide, ni impedirá que en Francia, nuestros comités locales, departamentales, y el comité nacional para la promoción de nuestra ley de 1905, a partir de nuestro manifiesto común, desarrollen una movilización ciudadana, popular, de gran amplitud.


 En enero, reunión nacional de los iniciadores y rueda de prensa, de febrero a marzo, abril, mayo : reuniones publicas, mítines. Abril gran coloquio universitario y asociativo en Paris. Septiembre, gran meeting en Paris, Octubre y noviembre : multiplicación de reuniones publicas para preparar la manifestación nacional multitudinaria en París, el 10 de diciembre 2005, para depositar las peticiones y nuestras demandas a la cámara de diputados, porque es ahí que se votan las leyes.


 Si añado que un congreso mundial de librepensadores tendrá lugar en Paris en julio de 2005, que somos organizado el mismo mes del congreso mundial de la IHEU, en Paris, con el tema central de la separación de las Iglesias y de los Estados en todo el mundo, se puede concluir, y así lo hago, que en 2005, estamos mas que movilizados, no simplemente para conmemorar, sino para celebrar, que no es la misma cosa, la laicidad en Francia y en el mundo. Nos van a ver y oír.


 Y que sea claro en fin que la manifestación del 10/12/2005, no será el fin de la movilización. Ella continuara, con nuestras asociaciones respectivas, con los comités constituidos en 2005, hasta que la actuación popular logre la restauración y el respecto de la ley de 1905, y que nuestros esfuerzos comunes permitan institucionalizar en España, en todos los países de Europa y del mundo, la separación laica de las Iglesias y de los Estados.


 Gracias por su atención.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...