Salt suspenderá la construcción de centros de culto durante un año

Dos entidades magrebís habían comprado terrenos para edificar una mezquita en Torremirona

El Ayuntamiento de Salt (Gironès) vetará la construcción de nuevos centros de culto en el polígono de Torremirona, donde dos entidades magrebís habían comprado unos terrenos para edificar una mezquita. El alcalde de la localidad, Jaume Torramadé (CiU), presentará la propuesta este miércoles en un pleno extraordinario. La suspensión será temporal y durará un año.

Torramadé volverá expresamente de sus vacaciones para participar en el pleno, que integran nueve concejales de CiU –gobierna en minoría–, seis del PSC, tres de PxC –dos de ellos pasarán próximamente al Grupo Mixto–, dos de IPS y uno del PP.

El pasado mes de marzo, las asociaciones Al Hilal y Magrebís por la Paz compraron los terrenos para construir una mezquita en el polígono y tienen plazo hasta septiembre para presentar el proyecto. La comunidad evangélica Holy Ghost Fellowship International también ha solicitado emplazar un templo en Torremirona.

Reproches

Durante la celebración del primer pleno ordinario de la legislatura, Torramadé reprochó a la ex alcaldesa Iolanda Pineda (PSC) que no informara en su momento sobre la compra de los terrenos para la mezquita, ni sobre el otorgamiento del certificado de compatibilidad urbanística para usos religiosos.
El pleno municipal aprobó en mayo de 2010 y con el apoyo de la coalición de gobierno de PSC y ERC una normativa para limitar la apertura de nuevos centros de culto al polígono industrial, modificando la calificación del suelo industrial para permitir los usos religiosos.

La formación xenófoba Plataforma por Catalunya (PxC) ha convocado para el próximo sábado ante la sede de la policía local una concentración contra la mezquita.

Composición del pleno

El pleno del ayuntamiento de Salt está formado por los 9 concejales de CiU, 6 del PSC, 2 de IPS (Independents per Salt), 1 del PP, 1 de PxC y los 2 exediles de este partido que en los próximos días pasarán al Grupo Mixto. El grupo de gobierno se encuentra en minoría, por lo que CiU necesita dos votos para poder aprobar su iniciativa. En el caso de que el pleno aprobara esta moratoria, la medida afectaría de forma distinta a las dos comunidades religiosas que han adquirido terrenos en este polígono para emplazar sus centros de culto.

La comunidad evangélica Holy Ghost Fellowship Internacional, establecida en Girona, quedaría prácticamente sin posibilidades de construir su templo, ya que su proyecto es bastante reciente y todavía no disponen de la necesaria licencia municipal. Por su parte, los plazos para construir la mezquita solicitada por dos entidades magrebíes, Al Hilal y Magribins per la Pau, quedarían muy ajustados. Estas dos entidades musulmanas obtuvieron el mes de marzo pasado un certificado de compatibilidad urbanística con una vigencia de seis meses, por lo que tienen hasta finales del mes de setiembre para presentar su proyecto.

Razón de la moratoria

El alcalde de Salt, Jaume Torramadé, ha indicado que posiblemente la mezquita no se verá afectada por la moratoria que promueve su grupo, ya que si presentan el proyecto a tiempo, éste seguirá adelante. La moratoria tiene por objetivo que, durante este año, el ayuntamiento estudie si el emplazamiento de centros de culto en el polígono de Torremirona beneficia o perjudica a las empresas que ya están implantadas y a las que podrían hacerlo en el futuro.
Torramadé quiere estudiar otras posibles ubicaciones para estos centros, que podrían ser incluso de ámbito comarcal y ha recordado: "los usos que se le están dando al polígono no responden al objetivo inicial por el que se creó y no nos podemos permitir perder ninguna empresa".

La construcción de centros religiosos en este polígono fue aprobada por el anterior ejecutivo, formado por el PSC y ERC, que ofreció este emplazamiento a las diferentes comunidades de Salt tras vetar la apertura de nuevos centros religiosos en el centro de la localidad para cumplir con la ley de centros de culto de la Generalitat.

Empresas de Salt se quejan del plan para una mezquita

El alcalde de Salt, Jaume Torramadé (CiU), admitió ayer que «diversas empresas han manifestado preocupación» ante la posible instalación de una mezquita en el polígono Torremirona, pero negó que el pleno extraordinario convocado para mañana con el propósito de suspender durante un año la norma que permite abrir centros de culto en esa zona industrial obedezca a la presión empresarial. Torramadé rehusó también que la convocatoria busque aplacar a PxC, que el sábado ha convocado una concentración contra la mezquita.

«No hay elementos para autorizar la concentración. No hay proyecto para ninguna mezquita», explicó el alcalde. «Solo hay dos entidades que solicitaron un certificado al anterior consistorio en el que se les dice que pueden hacer un centro de culto» y tienen hasta finales de septiembre para presentar el proyecto. Si cumplen los plazos, añadió, la moratoria no les afectará.

Mohammed Ataouil, portavoz de Al Hilal -una de esas entidades-, aseguró que todavía no tienen a punto el proyecto. El colectivo, dijo, está «preocupado» e irá «al pleno a ver qué pasa». Por su parte, la comunidad evangélica Holy Ghost Fellowship Internacional quedaría casi sin posibilidades de construir su templo, ya que su proyecto es reciente y no dispone de licencia municipal.

Torramadé ve «complicado» mezclar «trabajo con culto» y se preguntó si «interesa hacerlo, en un momento en el que debemos ayudar a las empresas».

Archivos de imagen relacionados

  • inmigrantes salt
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...