Sacerdote intenta crucificarse frente al Cabildo

El sacerdote Ramón Mongelós intentó este mediodía crucificarse frente al Cabildo, pero fue impedido por efectivos policiales. Se registraron momentos de tensión en el lugar entre simpatizantes y seguidores del religioso que apoyaban su ritual simbólico, otro grupo que no apoyaba, y los agentes del orden público.

Mongelós llegó al lugar en una camioneta y descendió de ella ya con las manos atravesadas por clavos. Dijo que recibió asistencia de un galeno para realizarse las perforaciones.

“Dejemos de vivir con hipocresía e nuestra sociedad y nuestra iglesia, comprométanse. Yo quiero ser santo yo quiero morir por mi país, mi gente y mi pueblo", dijo Mongelós a los presentes que se congregaron al notar que había llegado al lugar para crucificarse.
 

"Reflexionemos sobre los ejemplos que damos a nuestros niños y jóvenes, basta de falsedades e hipocresías. Apostemos a nuestros niños y jóvenes, pero no los sacrifiquemos inútilmente como sacrificamos las vidas de los jóvenes que murieron aquí en el marzo paraguayo, porque hasta hoy sus muertes fueron en vano”, añadió.

Mientras el sacerdote daba este discurso en el lugar, los agentes de policía procedieron a bajar la cruz que los seguidores del sacerdote habían instalado junto a la cruz de los jóvenes caídos en los sucesos del marzo paraguayo.

“Ojala en el futuro surjan en nuestra sociedad sacerdotes y laicos verdaderamente santos y valientes para que defiendan y apuesten por el pueblo. Hoy yo puedo seguir obedeciendo, y lo voy a seguir haciendo, pero que no me pidan que me someta, eso no lo voy a hacer”, dijo el sacerdote, en algún tipo de crítica al estamento al que pertenece.

Finalmente invitó a los presentes a acompañarle en una oración y después se retiró del lugar en la misma camioneta en la que había llegado.

Antes de llegar al lugar, el religioso manifestó a ABC Digital vía telefónica que quería ofrecer este acto al país y hacer “algo que mueva el corazón de los paraguayos”.

El sacerdote se mostró muy crítico respecto a la realidad que se vive en el Paraguay. Señaló que la sociedad se encuentra “muy desunida” y que el acto que llevó a cabo es “un llamado a la conversación”. “Me crucifico por el cambio”, subrayó.

También invitó al presidente de la República, Fernando Lugo, a que “reflexione y que sepa elegir bien a los miembros de su gabinete”. Le recomendó que se rodee de gente que realmente quiera el cambio en el país.

Incluso se refirió a la demanda por filiación que recayó sobre el mandatario. Manifestó que se trata de una campaña para desacreditar a Lugo y que esta es una sociedad “que acusa y no mira sus propios pecados”.

Indicó que no es posible decir más nada sobre el tema hasta que el Presidente se realice la prueba de ADN.

El padre Mongelós, quien actualmente no tiene ninguna parroquia a su cargo, contó con asistencia médica de parte de la Policía Nacional para atravesarse las manos con clavos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...