Ruta del Patrimonio Inmatriculado de Sevilla “para denunciar el escándalo inmobiliario de la jerarquía eclesiástica”

La plataforma ciudadana, surgida con el objetivo de denunciar las inmatriculaciones llevadas a cabo por la jerarquía de la Iglesia Católica, ha organizado para el próximo sábado 26 de enero la ‘Primera Ruta del Patrimonio Inmatriculado de Sevilla’ que recorrerá “los principales monumentos de la capital inscritos en el Registro de la Propiedad sin acreditar ningún título por parte de los obispos, aprovechando vericuetos legales y actuando como si fueran notarios”.

Desde la plataforma se recuerda que la legislación franquista permitía a la jerarquía de la Iglesia Católica inmatricular a su nombre y equiparaba a sus diocesanos con funcionarios públicos, a la hora de certificar que los bienes eran de su propiedad. Con estas inmatriculaciones, según los portavoces de dicha plataforma, la jerarquía de la Iglesia Católica “se habría apropiado de forma masiva y subrepticia de bienes públicos, alcanzado un escándalo inmobiliario cuyos límites aún no se conocen”.

Además, se da la circunstancia de que muchos de esos monumentos han sido reformados o rehabilitados con dinero del erario público, como es el caso de la iglesia de Santa Catalina donde comienza la ruta. La iniciativa transcurrirá, desde allí, por varias calles del casco histórico hasta llegar al Patio de los Naranjos, la Giralda y la Catedral. Y es que, como recuerdan desde la plataforma, en febrero de 2010 la Archidiócesis de Sevilla inscribió a su nombre en el Registro de la Propiedad la finca urbana formada “por la Santa, Metropolitana  y Patriarcal Iglesia Catedral de Sevilla, por la Parroquia del Sagrario de la Catedral y Dependencias anexas” (denominando como “dependencias anexas” a la Giralda y el Patio de los Naranjos).

Por último, la  ‘Plataforma en defensa del patrimonio de Sevilla’ ha animado “a la sociedad sevillana, personas individuales, asociaciones o colectivos, a sumarse a esta ruta para defender el patrimonio que es de todas y todos”. “El objetivo de esta iniciativa es la difusión del escándalo que suponen las inmatriculaciones” y es que, según la plataforma, “sólo con una ciudadanía crítica, que conozca sus derechos y exija transparencia en el control de los bienes públicos, podremos construir una sociedad democrática y avanzada”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...