Rusia se reserva el derecho “a defender la libertad de culto” en Ucrania

El patriarca ecuménico Bartolomé I asiste a una ceremonia de firma del decreto tomo de la Iglesia ucraniana en la iglesia patriarcal de San Jorge, en Estambul.  / MYKOLA LAZARENKO (EFE)

Putin acusa al Gobierno de Kiev de interferir flagrantemente en la vida religiosa, tras el reconocimiento a la independencia de la iglesia ortodoxa ucraniana

En sus declaraciones más agresivas pronunciadas hasta el momento tras el reconocimiento de la independencia de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana (IOU) por parte de la máxima autoridad religiosa del cristianismo oriental, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha subrayado que Rusia “se reserva el derecho a reaccionar y a hacer todo lo necesario en la defensa de los derechos humanos, incluida la libertad de culto” en Ucrania.

No hace ni siquiera un mes que fue presentado en la Catedral de Santa Sofía de Kiev el tomos (decreto) firmado por el patriarca de Constantinopla, Bartolomeo, que certifica la existencia de la iglesia nacional ucraniana autóctona respecto a Moscú, y el Kremlin ya eleva el tono de los reproches. En un acto este jueves en el que se conmemoraba el 10º aniversario de la entronización de Kiril, el patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa, el líder del Kremin ha arremetido con dureza contra las autoridades políticas y religiosas ucranianas, acusándolas de injerencia en los asuntos eclesiásticos.

Comparaciones con el siglo XX

“Se está llevando a cabo [en Ucrania] una grosera injerencia en los asuntos de la iglesia”, ha destacado Putin, estableciendo una comparación con la situación vivida por la iglesia en la URSS, cuando se “desterró al los creyentes de las iglesias” y “se perseguía y cazaba a los clérigos”.

Tras el reconocimiento de Constantinopla, la nueva Iglesia ucraniana ha dado la posibilidad a las parroquias de obediencia a Moscú que se unan a ella, un proceso que Kiev asegura que será voluntario y en el que no habrá imposiciones. Además, durante la vigencia del estado de sitio a raíz del incidente naval en el estrecho de Kerch, monasterios fieles al patriarcado ruso fueron registrados por el SBU, el servicio de seguridad de Ucrania. Todo ello es visto con gran preocupación desde el vecino país, y en algunos momentos se ha llegado a especular con la posibilidad de que Moscú llegue a enviar fuerzas especiales para vigilar iglesias e instituciones religiosas vinculadas a la Iglesia rusa, como el célebre Monasterio de las Cuevas, en el mismo Kiev.

El reconocimiento de la IOU por parte del Patriarcado de Constantinopla ha puesto al cristianismo ortodoxo al borde del cisma. El Patriarcado de Moscú posee un gran peso, dado que representa a la iglesia más numerosa de todas, cerca de 150 millones de creyentes32.000 sacerdotes y casi 5.000 diáconos. Las demás iglesias nacionales ortodoxas (Rumanía, Grecia, Serbia…) prefieren por el momento no inmiscuirse en esta disputa religiosa con gran poder desestabilizador.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...