Rouco respalda al Papa sobre el laicismo agresivo y calla sobre el uso del preservativo

Silencio de los obispos españoles ante las polémicas opiniones de Benedicto XVI en un libro-entrevista que se publica mañana en España

El cardenal Antonio María Rouco ha abierto hoy con un largo discurso la asamblea de otoño de los obispos españoles sin una sola alusión de las palabras de Benedicto XVI sobre el uso del preservativo en "algunos casos". Las polémicas opiniones del Papa, recogidas en un libro-entrevista con el escritor alemán Peter Seewald que aparecerá mañana en las librerías españolas con el título de La luz del mundo, editado por Herder, han sido, sin embargo, el foco de atención de los medios de comunicación, empeñados en obtener alguna declaración episcopal. No hubo manera.

Pese al habitual alineamiento de los prelados con cualquier tesis emanada del Vaticano, el silencio esta vez ha sido absoluto. Se ha impuesto la prudencia, ante unas declaraciones que han sido matizadas, incluso rectificadas, mediante un comunicado oficial de la Oficina de Prensa vaticana que dirige el jesuita Federico Lombardi. El ambiente episcopal lo ha resumido el cardenal arzobispo de Barcelona, Lluis Martínez Sistach, recién llegado de Roma. "Hay que leer el libro antes de pronunciarse", ha zanjado.

En cambio, Rouco y el resto de los prelados han cerrado filas con el Papa tras sus declaraciones sobre el actual momento socio religioso en España, que Benedicto XVI ha dibujado con tintes más que sombríos. ¿Hay laicismo agresivo en España, como supone el Pontífice romano? ¿Se parece al que se vivió en tiempos de la II República, entre 1931 y 1936?

Esta es la tesis del cardenal arzobispo de Madrid en un discurso entregado a los periodistas editado ya en folleto. "No cabe duda de que en su descripción de la situación de España en lo referente a la Iglesia en sí misma y a sus relaciones con toda la sociedad y con el Estado, el Papa quiso poner de relieve ante todo los aspectos positivos y las posibilidades que, hoy como ayer, se encierran en la fuerza de la fe. Tampoco dejó de notar y reconocer generosamente que en las últimas décadas la sociedad española vive en una situación fundamental de unidad, concordia, libertad y paz. Aspecto éste que algunos, movidos más por ciertos prejuicios y tergiversaciones que por la benevolencia y la objetividad, han pasado por alto a la hora de formular determinados juicios negativos carentes del más elemental rigor".

Inmediatamente, Rouco ha subrayado los problemas sobre los que el Papa ha aludido con frecuencia "directa o indirectamente", a los que también la Iglesia romana en España "ha venido notando y denunciando". Ha dicho el cardenal: "En el avión que le traía a España, (EL Papa) se refirió al laicismo fuerte y agresivo surgido en España en el pasado, como una especie de otra cara de la moneda de la vigorosa aportación católica española al renacimiento del catolicismo en la edad moderna. Es ahí donde se refirió a lo visto en los años treinta del siglo veinte. Y luego, sin establecer una equiparación entre aquel fenómeno histórico y lo que ocurre en la actualidad, dijo que el enfrentamiento entre fe y modernidad, lejos de haber desaparecido, continúa hoy activo en España, donde tanto la una como la otra se muestran muy vivaces".

Archivos de imagen relacionados

  • Rouco_inaugura CE y condon
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...