Rouco pedirá apoyo a Zapatero para Madrid 2011

El presidente de los obispos quiere reunirse con el jefe del Gobierno este mes

El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Antonio María Rouco Varela, era ayer un hombre feliz. Cuando, tras el Ángelus, el Papa confirmó el secreto a voces, y convocó a su joven rebaño "en Madrid dentro de tres años". Unas horas después, Rouco recibió a la prensa y a duras penas podía contener la euforia. Dijo que la jornada y la consiguiente visita papal a España, en 2011, tendrá "repercusiones muy beneficiosas" para "la vida pastoral y en general la del país".

Y aunque aseguró desconocer las razones de la elección de Madrid, "porque no la he escogido yo", descartó que haya influido la relación entre la Iglesia y el Estado. "Las relaciones son normales". Rouco aseguró haber mantenido "contactos informales" con el Gobierno respecto a la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud. Preguntado sobre si estaba preocupado por tener que organizar un acto de esa envergadura, afirmó que no: "Ya tengo mucha experiencia episcopal, y somos veteranos de las jornadas". Más en serio, dijo que espera del Ejecutivo de Zapatero "libertad de acción y cooperación". "Nosotros colaboraremos igualmente", añadió. Y aclaró que cuenta, "sobre todo, con el apoyo de la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid, y con el aliento espiritual de los católicos".

Rouco dio por seguro un inminente encuentro con el presidente del Gobierno. Volverá mañana a España y mantendrá su primera reunión de la legislatura con el jefe de Gobierno, "antes de fin de mes". Fuentes de La Moncloa señalaron el pasado día 13 que la entrevista entre el presidente Zapatero y Rouco dependía de la agenda de ambos.

La cita con el Papa se celebrará en la tercera semana de agosto de 2011, seguramente en el aeródromo de Cuatro Vientos. Será la segunda vez que España la organice, tras la celebrada en 1989 en Santiago de Compostela, presidida por Juan Pablo II.

Benedicto XVI cerró ayer el viaje a Australia con la celebración de una misa en la que participaron cuatro víctimas de abusos sexuales de sacerdotes, dos hombres y dos mujeres.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...