Rouco insta a las familias a que defiendan la enseñanza religiosa

Noticia sobre las declaraciones del presidente de la CEE y carta de una compañera de Europa Laica comentando la misma.

El presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio María Rouco Varela, instó ayer a los padres y educadores religiosos a que defiendan el derecho a elegir libremente una enseñanza religiosa, «pues lo que está en juego en el actual debate educativo español es el concepto y valor mismo de la persona humana». Reclamó que las escuelas estatales mantengan la opción de la asignatura de religión para aquellos alumnos que sus padres así lo pidan.

El Ministerio de Educación actual no ha anunciado todavía cambios en la asignatura de religión católica ni ha explicado cómo será su alternativa en la reforma que prepara. En la actualidad, esta asignatura es optativa, se imparte desde los seis hasta los 16 años y tiene varias alternativas, desde actividades de estudio a prácticas de informática.

El presidente de la Conferencia Episcopal reclamó que la normativa educativa «no venga dada, y menos impuesta» por el ordenamiento jurídico, sino por la conciencia de los padres y de la «sociedad rectamente formada».

«El papel del Estado ha de ser subsidiario, abriendo y garantizando a las familias y a las legítimas y acreditadas instituciones sociales […] elegir el modelo educativo que estimen en más adecuado», resaltó. A su juicio, el ambiente de la escuela en España a comienzo de este curso está dominado «fuertemente» por «las inseguridades, vacilaciones e insuficiencias prácticas».

Rouco añadió que es «patente» que la visión del hombre que se propaga es «extraordinariamente contradictoria, imprecisa y, muchas veces, opuesta y hostil a la cristiana».

Carta de una compañera de Europa Laica en relación con esta noticia:

«Pues lo que está en juego en el actual debate educativo español es el concepto y valor mismo de la persona humana». Esto Sr. Rouco solamente está en juego en los sistemas dictatoriales, como usted y yo por nuestra edad recordamos bien, ¿cual era el valor y el concepto de ser humano durante el franquismo?, a pesar de que la Iglesia estaba íntimamente unida al Estado, poco pudieron hacer ustedes por dignificar dicho concepto.

Reclamó que la normativa educativa «no venga dada, y menos impuesta» por el ordenamiento jurídico, sino por la conciencia de los padres y de la «sociedad rectamente formada». Sr. Rouco, las leyes por las que nos regimos, para no caer en situaciones dictatoriales deben venir dadas por el ordenamiento jurídico, porque no se si será consciente de que la dictadura terminó. No quiero pensar que esta sociedad se rija por algo distinto al ordenamiento jurídico. La sociedad rectamente formada se rige por la constitución, no por sus imposiciones

“ La visión del hombre que se propaga es extraordinariamente contradictoria, imprecisa y, muchas veces, opuesta y hostil a la cristiana». La visión del hombre laica no es contradictoria, le explico en pocas palabras. En una sociedad laica, en la escuela pública se enseña a los niños a respetar la naturaleza, el valor del medio ambiente, a convivir con sus compañeros que tienen diferentes ideologías, a debatir apoyados en la razón, a no imponer sus criterios por la fuerza; se enseña la riqueza que significa la propiedad pública y a respetarla y defenderla. Se enseña que no es mejor ni peor un cristiano, un musulmán, un evangelista, un ateo, un agnóstico……, que todos somos iguales y que la amistad y el compañerismo son los sentimientos que nos unen,

Pienso que lo que ocurre es que usted está incumpliendo sus obligaciones respecto a los católicos, porque las parroquias deberían hacerse cargo del adoctrinamiento de sus fieles, y los católicos deberían pagar a los profesores encargados de transmitirle su doctrina., y está pretendiendo que esta obligación suya la asuma el Estado.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...