Rouco confía en los recortes de Rajoy, pero alza la voz ante el temor de que no se «santifique« el domingo

Lo único que tiene que ‘reprochar’ el cardenal arzobispo al PP es que se liberen los horarios comerciales de las grandes superficies en Madrid

Mucho se está hablando de la pasividad de la Iglesia católica española ante las medidas de recorte del Gobierno, que se ceban en los sectores con más dificultades ante la crisis. Y más cuando la Iglesia está teniendo la 'fortuna' de salir indemnes de los generalizados tijeretazos de Rajoy. El presidente de los obispos españoles ha hablado, pero para mostrar su confianza en que los recortes sirvan para crear empleo y para lanzar una leve crítica sobre una medida concreta en marcha en Madrid.

El cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Antonio María Rouco Varela, ha hablado sobre las medidas económicas del PP, pero ante la que está cayendo y con las protestas recorriendo España, lo ha hecho de una manera tan tenue que sus palabras pasaron prácticamente desapercibidas. El pasado lunes, en declaraciones a la entrada de los cursos de verano de la Universidad Rey Juan Carlos, Rouco reclamó un ordenamiento jurídico que facilite y procure el descanso en domingo de las familias que ahora se ve amenazado ante la liberalización de horarios comerciales puesto en marcha en Madrid.

Preocupado por los domingos
El cardenal, en declaraciones recogidas por la COPE, advirtió de que “la libertad se puede hacer un uso muy distinto, muy variado, en este asunto que tiene que ver con la familia, el descanso, creo que el ordenamiento jurídico tiene que facilitar y procurar ese descanso”.

Confía en que los recortes “contribuyan” al empleo
Lanzada la alerta sobre el riesgo de que no se santifiquen los domingos, ¿qué tenía que decir el cardenal sobre el nuevo paquete de recortes del Gobierno de Rajoy? Pues un mensaje de confianza. Así, Rouco apuntó: “De los problemas a los que hay que atender con más fuerte intensidad, uno es la falta de trabajo. El trabajo no es solamente un medio de subsistencia para las personas y familias sino el cauce esencial para el desarrollo de la persona y de las familias, esperemos que contribuyan a eso”.

Apela a la “solidaridad”… ¿y el IBI?
También apuntó que la crisis se supera “con espíritu de solidaridad y entrega” y cuando las personas “se preocupan mucho de la situación de los que sufren más como consecuencia de las medidas económicas y políticas que se tomen en un momento determinado”. Pero esa solidaridad no parece pasar porque la Iglesia pague el IBI, medida a la que se ha opuesto el Episcopado.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...