Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Rosa Olucha, mujer de Santi Millán, tras el vídeo filtrado: “Mierda de sociedad católica y patriarcal”

La directora de televisión y esposa del actor ha reaccionado con rotundidad a la polémica que se ha abierto por la filtración del vídeo de contenido sexual de su marido con otra mujer: “Yo no soy una víctima y aquí no hay bandos ni propiedades”.

La directora de televisión Rosa Olucha, esposa del actor Santi Millán, ha reaccionado con rotundidad a la polémica que se ha abierto tras la filtración de un vídeo de contenido sexual de su marido con otra mujer. 

“Bien. Yo estoy bien. Deberíais preguntaros cómo está él. Él es quien ha sufrido un ataque a su intimidad que, por cierto, es delito”, ha esgrimido a través de una serie de stories de Instagram.

Justo cuando los focos se giraban hacia ella, justo cuando muchos y muchas en redes sociales le daban poco menos que el pésame y le otorgaban el papel de víctima. Justo entonces, Olucha ha salido al paso dando ejemplo.

“No tenéis que sentir pena ni apoyar a nadie. Yo no soy una víctima y aquí no hay bandos ni propiedades. Ni él es mío ni yo soy suya“, ha empezado diciendo. Una reflexión que ha ido de menos a más y que arroja luz en zonas de sombra donde muchos pretenden colocar a la mujer.

“Para los que no lo sepan (y ya lo siento), existen muchos tipos de familia. En la nuestra, la libertad, el respeto y la tolerancia son los pilares sobre los que hemos construido este proyecto”, añadía en su misiva. Unas palabras que han hecho suyas y han reivindicado muchos tuiteros.

Ni pobrecita, ni imbécil

Olucha ha zanjado su discurso con un contundente último mensaje: “Me da mucha pereza ver que a estas alturas, el sexo consentido y privado siga causando escándalos. Sí, señores, ¡la gente folla! Dentro y fuera de la pareja. Y me da casi más pereza que cuando se hace público, la mayoría se apiada de las mujeres con el clásico pobrecita que no se enteraba o qué imbécil que se lo permitía. Mierda de sociedad católica y patriarcal”.

Total
10
Shares
Artículos relacionados
Total
10
Share