Rosa Aguilar, consejera de Cultura en Andalucía, pedirá la titularidad pública de la Mezquita “con tranquilidad”

La consejera de Cultura firmó una carta como exalcadesa de Córdoba en la que reclamaba que se actuara con “urgencia”

La nueva consejera andaluza de Cultura, Rosa Aguilar, hará “lo posible y lo imposible” por recuperar la titularidad pública de la Mezquita de Córdoba que la Diócesis de la ciudad registró a su nombre como un bien propio en 2006 cuando Aguilar era alcaldesa. Este asunto figura en la agenda política de Aguilar, aunque optará por un perfil discreto y pausado para que el objetivo final se consiga.

“No perderé ni un minuto en volcar esfuerzo, diálogo, sosiego y tranquilidad porque estas cosas son complejas y hay que darle su tiempo”, ha afirmado Aguilar en una entrevista en Canal Sur Televisión. La consejera de Cultura firmó junto con otros cuatro exalcaldes de Córdoba (todos ellos de Izquierda Unida) una carta en febrero pasado en la que instaban “a las Administraciones competentes a que actúen con urgencia y determinación para impedir una gestión lesiva de los valores fundamentales” del monumento. “Reclamamos, por lo tanto, la restitución de la legalidad constitucional y la titularidad pública de la Mezquita-Catedral de Córdoba, así como la devolución al dominio común de todos los bienes del patrimonio histórico inmatriculados indebidamente por la Iglesia”, escribían los ex regidores Julio Anguita, Herminio Trigo, Manuel Pérez, Rosa Aguilar y Andrés Ocaña.

Aguilar apuesta ahora por el diálogo a fuego lento y de abajo arriba para llegar a un acuerdo que evite situaciones como las actuales, en los que en el Cabildo Catedralicio publicita únicamente el monumento como Catedral. “Recuperar la titularidad pública nos va a llevar su tiempo. A veces por correr mucho no se llega antes”, ha dicho hoy la exalcaldesa.

En la capital andaluza nunca ha habido división en torno al pasado islámico de un edificio catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, aunque Aguilar teme que la llama de la desmembración social prenda por la decisión del Obispado cordobés de arrinconar la indeleble huella musulmana de la Mezquita Catedral.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...