Rojos y judios, juntos de nuevo. A propósito de los galardones «Sello Patrimonio Europeo»

La autora analiza la concesión de estos galardones para ver la incidencia religiosa al otorgarlos

Si vemos con detenimiento los sitios  galardonados como Sello Patrimonio Europeo a partir de marzo del 2007 , podemos sacar la conclusión que la negación del Holocausto, aprobada por la propia UE como delito  europeo, no se aplica a dicho sello, pues pareciera que este  genocidio no hubiera existido nunca , a tenor de esos  galardones.

 Una explicación puede ser que  justo en esas mismas fechas  que se aprobaba el  Sello, el 28 de Abril del 2007,ostentando la presidencia Alemania,  los Ministros de Justicia  e interior aprobaban   una nueva ley que tipifica como delito  en toda la UE la negación del holocausto .Como elude  incluir a los crímenes del  estalinismo, pensaron compensar a  los países ex –soviéticos, dejando que propusieran como galardones para sus países respectivos, enclaves con claras referencias a  su condena al comunismo., exaltando su catolicismo.

 Los perdedores fueron los judíos, que  tanta importancia había tenido  su civilización en países como Polonia, y  en donde fueron exterminados 3 millones de ellos,   y que  fueron  ignorados   casi totalmente a la hora de proponer sus enclaves,  seguramente   como venganza por  no haber sido incluidos los crímenes del estalinismo en la Directiva, y también, quizás,  porque se lo   pedía el cuerpo, por lo antisemitas que siguen siendo. Lo mismo se puede decir  de Lituania  que incluye el Museo del Genocidio soviético, Vilnius  (1940-41) y no dice nada del genocidio judío que tuvo lugar en dicha ciudad, centro europeo del judaísmo.     

De los más de 60  enclaves que han recibido este galardón europeo (y si nos atenemos a su logo, una estrella amarilla sobre fondo azul   y una casita, sería además comunitario) ninguno de ellos esta dedicado a la civilización judía. Pasaremos un poco más adelante  a comentarlos en base a la información que sale en la página WEB del Ministerio de Cultura de España,  dedicada al Sello Europeo, pues  ahí esta situada  el Secretariado del SPE.  

Desde  que los países del Este  se incorporaron a la UE, para bajo  su paraguas, huir de la influencia de la Ex -URSS, no han cejado de intentar que se les reconociera a ellos también como víctimas del  totalitarismo. Piensan que así  pueden exigir compensaciones económicas, como tuvieron las víctimas judías por parte de Alemania.

Para ello, pretenden que bajo el término “Totalitarismo” se le de el mismo tratamiento a  los horrores perpetrados  por los nazis a los perpetrados por los comunistas, y que los crímenes de los totalitarismos son perfectamente equiparables, que Hitler y Stalin fueron asesinos de masas y que quienes colaboraron con ellos, sus cómplices. Los ministros de Exteriores de Bulgaria, Hungría, Letonia, Lituania, República Checa y Rumania enviaron una carta a Viviane Reding , Comisaría de Justicia y Derechos Fundamentales, en la que reclamaban una iniciativa legislativa para castigar la “aprobación pública , minusvaloración o negación de los crímenes totalitarios “.Fue el jefe de la diplomacia lituana , Audronius Azubalis, quien  se encargo de  promover esta carta., lo que no tiene que estañarnos, dado lo antisemitas y colaboracionistas  con los nazis que fueron lo lituanos.

 Dicha carta era la última manifestación de un activismo de base que se encarnó en abril  del año pasado, en  una resolución del Parlamento Europeo , jurídicamente no vinculante, en donde se dice “.. Europa no estará unida hasta que sea capaz de establecer una visión común de su historia, reconozca el nazismo y el estalinismo y los regímenes fascistas y comunistas como un legado común…” y pedían los eurodiputados que “ el 23 de Agosto se convirtiera en el  Día Europeo conmemorativo de las víctimas de todos los regímenes  totalitarios y autoritarios..”

Según el estudio encargado por la  UE al politólogo del CSIC de   España, Carlos Closas, el negacionismo de los totalitarismos de uno u otro extremo suscita diferentes respuestas, pues mientras once países no tienen legislación sobre el particular,  solo dos  (la República Checa y Polonia) consideran delito negar los crímenes del comunismo. En España negar  el Holocausto no es delito, dictaminó  el Tribunal  Constitucional,   y eso que  muchos republicanos fueron también exterminados  por los nazis, al ser considerados apátridas  por el régimen franquista. Por supuesto que no puede compararse la magnitud de la tragedia, del pueblo judío y los republicanos españoles,  pero si conviene recordar que ambos compartieron infortunio en lugares infernales, como Mauthausen.

Yo como descendiente de 20 víctimas  judío-polacas, exterminadas en la Shoáh , simplemente por su raza, y no por ningún otro motivo ni cultural ,ni religioso ni político, no estoy de acuerdo que se  equiparen el nazismo y al estalinismo , pues uno es de naturaleza  básicamente racial y el otro no.

Afortunadamente la UE ha concluido, mediante   un Informe publicado el 22/12/2010  de la Comisión al Parlamento y al Consejo con el título “ La memoria de los crímenes cometidos por los regímenes totalitarios en Europa”, en donde se rechaza una petición de seis países de la Europa Central y Oriental de sancionar la negación de los crímenes cometidos por el comunismo del mismo modo que  en algunos países europeos es delito negar el Holocausto. El Ejecutivo comunitario reconoce que “mantener viva la memoria de los horrores del pasado “ es un deber colectivo, pero  indica que deben ser los Gobiernos de la Unión , que deberían ser  quienes por unanimidad decidan incluir aquellas atrocidades en la lista de  los sancionables a escala comunitaria, siendo cada país el que adopte para si mismo la legislación que considere.

En este contexto de lucha  ferozmente anticomunista de los países del Este, y por lo que se ve de una insignificante presencia  de la comunidad judía, se ha ido configurando  lo que se quería por parte de unos cuantos poderosos,  considerar como “identidad europea cristiana  “ , para impulsar el proceso de construcción europea y de integración Ciudadana que se inició los días 26 y 27 de noviembre de 2004 con la conferencia celebrada en Berlín sobre política cultural europea. Seguidamente hubo reuniones en París (2 y 3 de mayo del 2005) y Budapest (17-19 de noviembre del 2006).

Posteriormente  la Conferencia  de Granada, España ,los días 27 y 28 de Abril del 2006 puso la primera piedra de lo que sería el galardón sello patrimonio europeo, que en Marzo del 2007 se hizo efectivo, con la concesión hasta el momento de 67 parajes (casi 80 si se incluyen los que forman una red en Alemania ) situados en 18 países de la UE y Suiza.

Si bien desde la Comunidad Europea,  se insiste en que dicho galardón es de naturaleza intergubernamental,  el logo  es manifiestamente comunitario, como he denunciado en otros artículos. De todos modos,  todo este procedimiento va a cambiar, pues desde el pasado día 16 de Diciembre del 2010 , fue aprobada en sesión plenaria del Parlamento Europeo la creación de un Sello de Patrimonio Europeo para los monumentos, yacimientos arqueológicos, espacios naturales y culturales, lugares de la memoria, etc.

El anterior sello no podrá ser convalidado por este nuevo, como pretendía la Comisión  y tendrán que los anteriormente galardonados, si lo desean, volverse a  presentar, con los nuevos requisitos. También va a cambiar el logo y solo pueden presentarse países de la UE, luego no se le conserva s Suiza sus sitios  premiados. Se propone que cada país preseleccione a dos sitios cada dos años, siendo posteriormente la Comisión, junto a grupo de 13 expertos designados por el PE, la Comisión, el Consejo y el Comité de las Regiones, el que elegirá un lugar por país.

Durante los años de mandato como Comisario de Educación, Cultura y multilinguismo de la Comisión, el  eslovaco, Sr Jan Figel, persona ultraconservadora, Vicepresidente del Grupo Popular,  miembro de la Presidencia cristiano –demócrata (KDH)y acérrimo anticomunista, no nos sorprende que de los 67 sitios que obtuvieron el sello  43 tengan relación con  la iglesia cristiano-católica ,   varios    con  una ideología anticomunista y  no aparezca ningún galardonado dedicado a la civilización judía., con lo importante que esta fue para Europa.  La Cruz y la Corona son los  grandes protagonistas de esta visión de la “identidad europea”.

Pasamos a hacer un  breve repaso de  algunos de los  sitios:

En Francia  la Abadía de Cluny,  como comienzo del Camino de Santiago, y la casa de Robert  Schuman, democrata –cristiano, y uno de los fundadores de la Comunidad Europea.,la Corte de honor del palacio de los papas de Avignon.

En Portugal la catedral de Braga, el Convento de Jesús de Setubal ,

En Bélgica el    Palacio de los príncipes obispos de Lieja, el Palacio antiguo de Bruselas.

En Suiza la Catedral de San Pedro de Ginebra, el Castillo de Le Sarraz.

 En Italia la plaza del Capitolio de Roma, la  casa natal de Gasperi, otro de los fundadores de la UE, perteneciente a la democracia cristiana, y  propuesto  para beatificación.

En Letonia  el Centro histórico de Riga, con sus iglesias,  la villa de Kuldiga.,el Palacio de Rundala.

 En Lituania,  el centro histórico de Kaunas con sus iglesias, el bosque sagrado de Zemaitije  y la colina de las cruces, el museo de las víctimas del genocidio  sovietico (1940-41) de Vilnius.

En Estonia, el Cementerio de Zale en Ljubiana, la Iglesia memorial del Espíritu Santo de Javorca.

En  Malta las Catacumbas de Rabat.

En  Bulgaria el Sitio arqueológico de Debelt en Bougas, por sus cualidades genuinamente cristianas, , el Complejo memoria Vassil Levski en Karlovo, con su capilla y su apóstol, el conjunto arquitectónico ciudad de Rousse , con la Iglesia de la Santísima  Trinidad y la residencia del Obispo. 

En Rumanía el palacio de Cantacuzino de Bucarest dedicado a la nobleza, Sitio arqueológico de Histria.

 En Eslovaquia la arquitectura religiosa prerrománica, el Mausoleo en Bradlo, casa del general Rastislav, con su casa parroquial evangélica

 En Hungría la Fortaleza Szigetvar , como símbolo de la resistencia a los turcos, la Iglesia y Colegio calvinistas de Debrecan, el Castillo  Real de Esztergom , centro religioso con su capilla, y el Castillo Visograd , de la corte real.

En  la República Checa, el  Castillo de Kynzvart

 En Chipre  el  Castillo de Koloss de los Templarios, el Sitio de Kourion  con las ruinas cristianas, y la Iglesias bizantinas en Troodos y  su  arquitectura religiosa

En Grecia, el sitio  bizantino de Monemvasia.

Especial relevancia tienen los dos  galardonados en Alemania, pues es  la Reforma  (protestante)  que incluye casi 20 sitios  que tuvieron que ver con ella, y se presenta   organizada en forma de red  recorriendo la  cuna del calvinismo y el luteranismo a lo largo de todo el país y el otro galardonado ha sido el Telón de acero, en donde se presenta también un grupo de lugares relacionados con el colapso del comunismo. Por ello, aunque pone solo dos sitios galardonados, en realidad son muchos más.

He dejado, adrede, para comentar en último lugar a España y Polonia, dado que tengo  implicaciones  personales    con  dichos países.

En España  los lugares galardonados tienen que ver con la Corona y la Iglesia también.

El Monasterio  Real de Yuste, con la orden de los Jerónimos y  el emperador Carlos V, el Cabo de Finisterra, como final del Camino de Santiago (vimos que se lo dieron también  a la Abadía de Cluny en Francia, como comienzo de dicho camino)  , el Archivo de la Corona de Aragón (también relacionado con  Carlos V) y finalmente la Residencia de Estudiantes (Opus Dei).  Si nos fijamos en el formulario de las reglas de procedimiento que han de rellenar para optar al galardón,  se pone  respecto a la Residencia, la fecha de 1910 a 1936, dejando fuera todo lo que dicho lugar significo  (1937-1939) para la defensa de los valores democráticos españoles, y europeos  en la lucha contra el fascismo por parte de la República,  que tuvo lugar durante la guerra de España. En dicha Residencia se situó el Hospital de Carabineros, dirigido por mi abuelo, el eminente  científico Dr Luís Calandre Ibáñez, desde donde se lucho  exitosamente contra una epidemia de malaria desatada en los frentes de Defensa de Madrid, salvando a miles de milicianos. Además se seguían  haciendo investigaciones científicas, e incluso se publicaban. Debajo de dicho lugar existe un refugio antiaéreo construido desde 1937 , dado que  caían muchas bombas fascistas, y  que actualmente sigue ignorado  y medio destruido. Hay que recordar que  la Guerra de España, fue el primer conflicto bélico del siglo XX en el que se puso en práctica el bombardeo aéreo  sistemático sobre núcleos de población., de ahí la importancia de recuperar los refugios antiaéreos como testigos materiales  de este acontecimiento, cosa que por otro lado  se viene haciendo en otros países europeos., hace mucho tiempo.   

 Toda esta historia del lugar no  ha sido informada en las reglas de procedimiento. ,   lo que hizo que formulara una queja a la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo, pues    iba contra el honor de mi abuelo, y  que me fue denegada por su presidente, el polaco Marcin Libicki,  aduciendo que el sello era intergubernamental y no comunitario.

Deberían investigar bien los responsables  de la UE,  porque entonces,  si  ese  logo es manifiestamente comunitario  en su símbolo,  se aplica a  una iniciativa que no lo es .Parece un fraude.

Además el Dr. Calandre, fue el Delegado de la Junta para Ampliación de Estudios (JAE), la gran institución científica  española,  hasta el  final de la guerra, sin haberle sido todavía reconocido dicho mérito   jurídicamente, pues   un decreto ilegal franquista del 19 de Mayo de 1938 emitido por  un  gobierno   rebelde lo impide, al día de hoy.  Pues   aunque parezca inverosímil, el entramado jurídico franquista sigue vigente., y eso que  tanto el Parlamento Europeo  como el Consejo de Europa, en el año 2006, con motivo del 70  aniversario del comienzo de la guerra  de España, condenaron al franquismo.    Todos esos científicos e intelectuales de la JAE  y la Residencia de Estudiantes,  sintonizaron con el Frente Popular, cosa que   tampoco se quiere reconocer desde  la historiografía oficial., que da una  visión claramente anticomunista de la historia., muy en sintonía con  el “espíritu” del Sello Patrimonio Europeo, por otro lado.    

Finalmente en Polonia, tienen el galardón , los Astilleros de Gdansk, por su lucha anticomunista y católica,  la Colina de Lech, que incluye el  Palacio episcopal , la  Catedral  y la  Iglesia, ;   la Catedral de St  Wenceslas en la colina Wawel de Cracovia,  y a la ciudad de Lublin ,  concretamente a su Iglesia de la Santísimo Trinidad, al Monasterio de San Estanislao, al Monumento de la Unión  según dicen como  “ símbolos del ideal de integración europea , legado supranacional de democracia y tolerancia.”

Pero lo que no dicen es que en la ciudad de Lublin   antes de la Segunda Guerra Mundial, 40.000 de los 122.000 habitantes eran judíos. Que dicha ciudad  fue un importante centro de la cultura judía, en donde  existía escuelas de Tarbut , Talmud Tora, Beth Yaacov y  Yavneh .  Lublin  fue  también centro de  enseñanza de la Torah, en donde durante el siglo  XVI  se instaló la primera imprenta en Hebreo de Polonia. Las dos principales sinagogas, la Maharshal y Maharam sobrevivieron a la guerra, pero luego fueron derribadas por el Ayuntamiento.

En el año 1941 se estableció el Guetto siendo exterminados  posteriormente la mayoría de los judíos  en los campos de exterminio de Belzec, Majdan, Tatarski, y Majdanek, entre ellos mis antepasados.

Como  escribe  mi tío, Joram Kagan  en su libro (Polan´s Jewish Heritage ,1992):

“…La mitad de la población judía esta emocionalmente  relacionada con Polonia, que fue, antes de la  II Guerra Mundial, la segunda comunidad judía en importancia del mundo. Existen muchos lugares judíos  de interés a lo largo del país, como sinagogas, cementerios, y otros lugares del patrimonio judío.

Lo que parece un escándalo ,es que entre tanto premio, no se diera ningún galardón al patrimonio judío que todavía sobrevive, ó un reconocimiento a los campos de exterminio donde  los “europeos “ casi acaban con   la Civilización judía, cuando  la propia  Comunidad Europea ha dictaminado que negar el Holocausto es un delito europeo, y eso es lo que parecen que hacen ellos , con su  dolorosa ausencia en el Sello Patrimonio Europeo, claramente  una muestra  del antijudaísmo tradicional de raíz cristiana y sus conexiones con el antisemitismo contemporáneo.

Pero conviene recordar que la cultura judía posee, posiblemente mucho más que otras, una dimensión europea, teniendo en cuenta las migraciones  y las vicisitudes que la historia impuso al pueblo judío a lo largo de los siglos, configurando  un destino histórico común  europeo , que  trasciende las diferencias nacionales.

Esto es lo que deberá quedar reflejado en  el próximo sello patrimonio europeo, versión “comunitaria “.

Print Friendly, PDF & Email