Retroceso del laicismo en Turquía

La tradicional laicidad de la Turquía moderna ha sufrido una derrota en el parlamento dominado por el gobernante partido islamista de la Justicia y el Desarrollo, AKP.

Una mayoría superior a los dos tercios de los diputados votó a favor de la autorización de asistir a clases universitarias con el velo islámico, lo que hasta ahora formaba parte de las prohibiciones destinadas a garantizar la estricta separación del Estado y la religión musulmana, ampliamente mayoritaria en el país. Los diputados oficialistas contaron con el respaldo de un partido de la oposición nacionalista, el  PAN. El voto culminó un agitado debate que duró 13 horas y se saldó con un resultado inapelable: 404 a favor, 92 en contra.

La enmienda formula la derogación en un artículo justificado por el rechazo a toda forma de discriminación: “Nadie puede ser privado de su derecho a la educación superior”. El voto deberá ser ratificado el próximo sábado, pero se da por descontado que el proyecto gubernamental volverá a contar con la mayoría requerida.

Aunque por ahora subsiste la prohibición de usar el velo islámico en las escuelas y las instituciones del Estado, la oposición socialdemócrata y laica afirma que la enmienda es el primer paso hacia una islamización rampante del Estado. El vicepresidente de la Corte de Casación, Omar Sirin, advirtió el pasado lunes que presentaría un recurso constitucional en nombre del respeto al laicismo.

El presidente de la República Abdula Gul y el primer ministro Recep Tayyip Erdogan han afirmado que la enmienda pretende garantizar “el ejercicio de libertades individuales”, pero numerosas manifestaciones han denunciado un cambio en la orientación política del gobierno, que hasta hace poco ponía el acento en las reformas modernizadores requeridas para la admisión de Turquía en la Unión Europea. Diversos analistas sostienen que la presión popular puede forzar a todas las estudiantes a cubrirse la cabeza, para no ser consideradas como desafiantes a los signos exteriores de respeto al Islam.

Más de 120.000 manifestantes protestaron el pasado sábado ante el mausoleo del fundador de la Turquía moderna, Kemal Atartuk, denunciando los riesgos de que su país siga el ejemplo del vecino Irán.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...