Resurrección Galera: ‘No hay dinero que pague todo el daño que me han hecho’

La profesora de Religión pedirá su reingreso docente de inmediato Galera se muestra dolida con las declaraciones del vicario de Almería

COMENTARIO: El verdadero problema es la existencia de este personal en la escuela, designado por el obispo, pagado por el Estado (700 millones de euros al año) para adoctrinar a los escolares en unas ideas religiosas concretas. Una situación lamentable que los sucesivos gobiernos de uno u otro signo han mantenido dando cada vez más carácter laboral a estos catequistas. En este caso 200 000 euros que como el obispado de Almería no tiene que pagar, sino toda la ciudadanía, podrá seguir haciendo lo que quiera. Por eso este problema de los catequistas sólo se resolverá cuando la religión salga de la escuela (como doctrina) y los catequistas también.


Aunque el TSJA ha condenado al Ministerio de Educación a pagar a Resurrección Galera los salarios dejados de percibir durante los casi 11 años que ha durado el litigio judicial tras su despido, ella cree que "no hay dinero que pague todo el daño sufrido". "Aquí no se trata de ninguna cantidad, sino de que se restituyan mis derechos básicos y mi dignidad", añade.

"La enseñanza es mi vida y han destruido parte de ella", continúa la profesora, quien reconoce haberlo pasado muy mal en todos estos años, sobre todo después de que en primera instancia la Justicia diera la razón al Obispado de Almería, quien la despidió por casarse por lo civil con un divorciado.

Ahora, por fin, dice poder respirar tranquila: "Estoy muy contenta tras más de diez años de espera, porque por fin se ha hecho justicia, y se ha demostrado que el tiempo pone a cada uno en su sitio".

La profesora sólo aguarda ahora que la ejecución de la orden de readmisión determinada por el TSJA se realice de la forma más rápida posible. A pesar de que el Obispado ha insistido siempre en que no readmitirá a Galera, ella confía en que "la Justicia sea igual para todos" y que pueda volver pronto a su puesto de trabajo.

Dolida con el vicario

En este sentido, también se muestra muy dolida por las declaraciones del vicario de Almería, Tomás Cano, quien ha declarado que no está capacitada para impartir clases de Religión. "Es totalmente falso, puesto que en 1998 recibí la declaración eclesiástica de idoneidad que me capacita para dar clases en enseñanza infantil y primaria", asegura. De ahí a que afirme sentirse "muy dolida de que un vicario pueda decir en público semejantes mentiras".

Pero, en cualquier caso, Resurrección Galera dice que lo que se juzgaba era su despido por contraer matrimonio civil, "una cuestión totalmente personal y ajena a la actividad profesional". "Yo nunca hice ante los alumnos apología del matrimonio civil, no dije a los niños que no debían casarse por la Iglesia ni que tenían que hacer lo mismo. Es más, nunca tuve ninguna queja por mi labor profesional, y contaba con un expediente intachable", se lamenta.

De ahí que todavía recuerde con pesar las palabras con las que los representantes del Obispado justificaron su despido: "Es una pena que te hayas casado por lo civil y con una persona divorciada, me dijeron".

Resurrección Galera tampoco tiene miedo a enfrentarse a un ambiente hostil hacia ella desde el Obispado en el caso de que finalmente se reincorpore a su puesto de trabajo. "Para quien yo voy a trabajar es para el Ministerio de Educación, que en ningún momento me ha mentido

Resurrección Galera en la terraaza del hotel rural que regenta en Almería con su marido. | M. C.

Archivos de imagen relacionados

  • catequista almeria
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...