Representantes de las diferentes confesiones religiosas participan en una mesa de diálogo con el Ayuntamiento de Zaragoza

Nuevamente los llamados ayuntamientos “progresistas” confunden la laicidad con el multiconfesionalismo, tratando de extender los privilegios de la la iglesia católica al resto de confesiones religiosas.


Un total de diez líderes espirituales se han reunido con la consejera de Derechos Sociales para avanzar en un espacio de encuentro para cuidar la convivencia la tolerancia en Zaragoza 

Zaragoza cuenta con 113 lugares de culto de confesiones diferentes a la Católica y es la cuarta ciudad española con mayor diversidad religiosa, solo por detrás de Madrid, Barcelona y Valencia

Representantes de diez confesiones religiosas de la ciudad de Zaragoza, entre las que se encuentra la Iglesia Católica, la comunidad musulmana, la ortodoxa rumana, la adventista, la anglicana, la mormona, la ortodoxa rusa, la evangélica, la bahá’í, la budista y los testigos de Jehová, se reunieron ayer en el Ayuntamiento de Zaragoza con la consejera de Derechos Sociales, Luisa Broto, y técnicos municipales. La también vicealcaldesa les dio la bienvenida al Consistorio, ‘casa común, diversa y plural donde caben todas las sensibilidades’.

El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, y la consejera de Derechos Sociales mantuvieron hace un año una primera reunión con los representantes de las confesiones religiosas de la capital aragonesa con el fin de crear esta mesa de diálogo para la promoción de la tolerancia y convivencia, como una medida de prevención y fomento de la cohesión social desde la neutralidad de las instituciones y bajo la consideración de que la creencia religiosa forma parte del ámbito privado.

El objetivo de este segundo encuentro es lograr que la relación entre las diferentes confesiones religiosas y el Ayuntamiento siga avanzando, más allá del derecho fundamental que recoge la Constitución sobre la libertad religiosa y la aconfesionalidad de las instituciones, debido a que las entidades locales se enfrentan a multitud de decisiones que tienen que asegurar una gestión adecuada del pluralismo religioso: uso de instalaciones para actos comunitarios, licencias para aperturas de centros culturales, actividades en la vía pública, alimentación, enterramientos¿ Además de considerar esencial generar un espacio de encuentro sistemático para cuidar la convivencia y la tolerancia que trasmita a la sociedad sosiego y paz.

Los representantes de las confesiones han agradecido al Consistorio su capacidad de escucha y preocupación por sus demandas y han solicitado que se estudie la creación en la estructura municipal de una figura que sea la interlocutora con las confesiones para abordar la gestión municipal de la diversidad religiosa.

Zaragoza cuenta con 113 lugares de culto de confesiones diferentes a la Católica y es la cuarta ciudad española con mayor diversidad religiosa, solo por detrás de Madrid, Barcelona y Valencia.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...