Reparto de dinero negro

Suramérica no salió de la pobreza en 200 años de independencia por culpa de la omnipotente y omnipresente iglesia católica, dueña sobre todo de la enseñaza de la doctrina, ya que no del conocimiento.

    He leído asustada el artículo de Nicolás Sartorius (6-4-13) sobre la enormidad de dinero de españoles que no paga impuestos y estará en paraísos fiscales,  una 5ª parte del Pib al menos. Y lo primero que pediría es que todos esos ricos, el dueño de Zara etc. pagaran los impuestos que deban aquí y en las provincias en que se generen, y que se obligue a que las empresas españolas trabajen aquí, ya que las extranjeras se van, como Lacoste, las motos, los coches, y nosotros vendemos sin etiquetas lo poco que producimos, como el aceite.  Y que se creen productos nuevos, por ejemplo, se haga menos vino y más pasas, que se venden a todos los países musulmanes. Y también, que se haga educación alimentaria desde los niños pero también para mayores pues esta época de escasez al menos podría servir para que hubiera menos gordos- as en España.  
 
     Y viendo que esos 200.000 millones escaqueados  son poco para la poca gente que los posee  se podría hacer una petición de que  el estado lograra cobrar un 30%  para él  (60.000 millones)  y otro 30 y pico %  (70.000 millones)  para los no ricos del país.  Así sería posible dividir  70.000 millones entre 30 millones de españoles aproximadamente (dejando fuera a los que vivieran en casa pagada y a ellos individualmente les llegaran las ganancias anuales a 13.000 euros netos)  lo cual daría un regalo de  2.333 euros  para cada español o española de cualquier edad.  Seguro que se pagarían deudas y se gastarían pronto  moviéndose por toda la economía nacional. Solo debería hacerse un requisito y es que con esos euros solo se compraran productos españoles  en negocios de españoles.  
 
    Con el otro 30% el estado podría abonar intereses de la deuda y podría hacer muchas inversiones, por ejemplo en puestos de trabajo en la justicia, en la enseñanza. Pues no se puede entender que los procesos por corrupción tarden años en ser juzgados (he leído que el pleito entre Bárcenas y el PP se juzgará en verano del 14). Además creo que los delitos, todos, no deberían prescribir y la inmunidad de cualquier tipo debería desaparecer.  La inmunidad de los diputados y gobernantes elegidos es algo que procede de la Revolución francesa, y era para preservar  la vida de los que no estaban gobernando. Pero ahora no estamos en esa situación así que es innecesario.
 
     Sobre esto creo que se debería reformar la ley electoral para hacerla igual en Europa. Y habría que coger lo bueno de cada una. En Italia no es diputado Grillo porque estuvo condenado por algo. Pero por eso Berlusconi hace retardar sus juicios y se asegura tener puesto de senador. Pero en Francia hay segundas vueltas, y, como en Italia, se pueden hacer coaliciones que aquí nos vendrían bien. Pero hay mucho que reformar, periodos de mandatos, no simultaneidad de cargos, etc. Por cierto, en Francia hay una ley que impide los desahucios en invierno y las detenciones sacando a la gente de casa de noche. Cosas curiosas.
 
    Pero  el problemón es que  los gobernantes europeos no fueron elegidos y hacen lo que les dice Alemania. Entraron países como Rumanía o Bulgaria que no estaban preparados y sus parados, en vez de ir a Alemania vinieron aquí, como vinieron los polacos porque creían que éramos tan católicos como ellos y no se vuelven aunque Polonia no ha tenido crisis. Pero todos los países juntos no se atreven a impedir a Alemania que gane la guerra económica europea.  Y las izquierdas  no se reúnen para hacer un trabajo conjunto e impedir que los sociolelos nacionalistas alemanes dejen ganar a Merkel otra vez para que siga llevándose los inmigrantes preparados sin pagar nada al estado que los preparó, para empezar. Ese trabajo conjunto debía ser una  reforma de la constitución y la ley electoral europea y una posiblidad de adelantar las elecciones. Resulta que ahora se llama Unión Europea y solo es un Mercado Común a favor de un solo país. Y es indignante que se puedan hacer leyes para poner un déficit máximo y no se hagan para poner un mínimo de riqueza o de nivel de bienestar o de impuestos o de libertad de prensa o de estudios. Sencillamente de La Unión Europea debían salir todos los países que tengan paraísos fiscales,  Reino Unido y Luxemburgo como poco, y luego veríamos. 
 
     Pero, claro, nos dirán los nórdicos que si somos pobres cómo es posible que tengamos una iglesia más rica que la generosa chipriota pero más tacaña, que sigue ganando a espuertas y no paga impuestos, tiene cada vez más centros de estudios concertados (algo que no había en tiempos de Franco) donde el estado paga los profesores y no los selecciona, y hace "caridad" con el dinero de los que pagamos impuestos mientras cobra del estado los sueldos de los capellanes de los hospitales, que nadie quiere porque son pájaros de mal agüero, o los de las prisiones etc. Esa iglesia católica hace como si sus edificios fueran todos iglesitas románicas que deben conservarse y en vez de devolver las riquezas que desde siglos los habitantes fatalistas de este país le donaron se trae monjas indias o monjes polacos para seguir adoctrinando con sus cuentos infantiles y de miedo. En fin, esa iglesia que aquí nos reprimió durante siglos hasta los años 70 (el único cura católico respetable fue Tarancón y por eso Woytila aceptó su renuncia) con que era pecado tener hijos solteras y en América no es pecado, se adapta y lo que quiere es que las mujeres, lo más jóvenes posibles, tengan cuantos más hijos puedan aunque no se casen ni tengan un hombre fijo, siguiendo la moda de allá, o sea, reprimiendo a las mujeres porque las cargan de hijos y no pueden salir de su ignorancia.  Créanme, Suramérica no salió de la pobreza en 200 años de independencia por culpa de la omnipotente y omnipresente iglesia católica, dueña sobre todo de la enseñaza de la doctrina, ya que no del conocimiento. Desde aquí tiren del hilo….

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...