Religión y política, una mezcla que se medirá en las urnas el próximo domingo

Además de estar respaldados por el uribismo, estos candidatos y movimientos políticos manejan una agenda peligrosa que pone en riesgo al Estado laico, las libertades individuales y los derechos civiles.

En primer lugar Colombia es un Estado laico, esto quiere decir que las leyes, la legislación y los estatutos del país no pueden estar basados en un determinado dogma religioso. Sin embargo, dicha laicidad es pisoteada por los siguientes partidos y candidatos que aspiran a diferentes cargos políticos que estarán en disputa este domingo 27 de octubre:

Ángela Hernández – Candidata a la gobernación de Santander

Angela-Hernandez.jpg

A esta fundamentalista religiosa no la conocería nadie de no ser por el revuelo que formó hace unos años con la teoría conspirativa que se inventó la extrema derecha ultraconservadora para infundir miedo, odio, ignorancia  y desinformación entre la población: »la ideología de género».

Esta mujer ha ido escalando en la política a costa del fanatismo religioso, la desinformación, los prejuicios, el ataque al aborto, los derechos sexuales y reproductivos y el odio hacía la población LGBT. Además, es una gran admiradora del exprocurador Alejandro Ordóñez, que fue destituido de su cargo por el Consejo de Estado. Así mismo, esta señora también fue una de las grandes promotoras del no en el plebiscito de paz realizado en octubre de 2016.

Hoy con ayuda de iglesias evangélicas y cristianas y con el respaldo del expresidente Alvaro Uribe aspira llegar a la Gobernación de Santander. Mucho cuidado santandereanos. Una opción sensata para la gobernación del departamento es Leonidas Gomez, defensor de la paz, respetuoso del Estado laico, la diversidad y los derechos civiles, además este candidato es respaldado por la Alianza Verde y Antanas Mockus.

Miguel Uribe – Candidato a la Alcaldía de Bogotá

Apoyo histórico de iglesias cristianas de Bogotá a Miguel Uribe Turbay

Este individuo que tiene el aval del Centro Democrático es el único de los cuatro candidatos que aspira a la alcaldía de la capital del país que cuenta con una agenda conservadora y con cierta carga de religiosidad. Recientemente las iglesias cristianas anunciaron que apoyarán a este candidato.

Colombia Justa Libres

Imagen relacionada

Este movimiento político tiene su origen en las iglesias evangélicas. Esta liderado por pastores y entre sus principales objetivos está establecer la »moral cristiana» en todos los ámbitos de la sociedad colombiana. En otras palabras, violentar, coartar, suprimir y aplastar los derechos civiles y las libertades de todos aquellos grupos poblaciones que no se ajusten a su dogmatismo religioso.

Este partido apoyó a Ivan Duqué en las elecciones presidenciales y precisamente hoy este movimiento político manifestó su inconformidad con la orden emitida por la Corte Constitucional al Ministerio de Salud para que garantice el acceso y la calidad del aborto de acuerdo a las tres causales permitidas actualmente: malformación del feto, violación o riesgos para la salud de la madre. El partido y otros sectores religiosos mostraron su indignación y le pidieron al gobierno obstaculizar la resolución emitida por la Corte. En mi opinión, la irracionalidad de estos fundamentalistas y fanáticos religiosos es tal que ni en esos casos permiten el aborto.

***

En conclusión, los fanáticos religiosos, fundamentalistas y ultraconservadores son una potente amenaza para la racionalidad, las libertades y hasta para el medio ambiente. De hecho, en Brasil estas personas ya están haciendo estragos, sino me creen lean La responsabilidad de los evangélicos brasileños en la destrucción de la amazonía.

Si dejamos que sigan y sigan escalando va a llegar el momento en que tengamos una ley Sharia, pero no basada en el Islam y su Corán, sino en el libro supersticioso, mítico y disparatado de la Biblia, lo cual sería exactamente igual de catastrófico a la situación de los países islámicos, donde las libertades individuales y los derechos humanos son fuertemente violentados y pisoteados

En Colombia, con excepción de la Alianza Verde y Colombia Humana, no hay un partido político de relevancia nacional que tenga una norma estricta entre todos sus militantes de respeto pleno hacia la laicidad, los derechos civiles, la diversidad, los derechos sexuales y reproductivos y las libertades individuales. En el resto de partidos como el corrupto Cambio Radical, el vergonzoso, nauseabundo e incoherente Partido Liberal Colombiano (que de liberal solo tiene el nombre) o el partido de la U, no existe una coherencia ideológica, pues en dichos partidos milita topo de gente, la mayoría de ellos politiqueros desagradables.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...