Religión = Pandemia

Antes de nada y teniendo en cuenta que en este país existe el delito de ofensa al sentimiento religioso, quiero dejar claro que no quiero decir que la religión sea una pandemia. En realidad, lo que busco expresar es que la religión está contribuyendo a la pandemia con dos situaciones que temo habituales. La primera la viví a mediados de julio. Estaba yo de vacaciones y visité Santo Toribio de Liébana, donde casualmente estaban oficiando misa y dando la comunión. Allí pude observar cómo el sacerdote iba cogiendo las hostias con los dedos e introduciéndolas directamente en las bocas de los feligreses uno tras otro, mientras mis ojos hacían chiribitas sobre la mascarilla que tapaba mi boca. Quizá fue casualidad y solo ocurrió allí, pero algo me hace pensar que este rito salival está extendido.

En segundo lugar me gustaría contarles lo que está pasando en colegios de nuestra comunidad autónoma (y de todo el país) que viene muy al caso. ¿Sabían ustedes que se está eliminando la asignatura de Música para evitar que diferentes grupos pasen a diferentes horas por el aula de música? Una medida dura pero comprensible en este contexto. Con Educación física pasa algo más complejo pero parecido, de hecho no se están usando muchos gimnasios de los colegios por la misma razón. Se trata a toda costa de evitar que dos grupos burbuja usen un mismo espacio a lo largo del día (aunque sea a horas diferentes) y si para ello es necesario eliminar materias, pues se eliminan. Pero hete aquí la asignatura de Religión, donde ocurre algo bien distinto: como no todos los niños de un grupo hacen Religión, cogemos a 3 niños de Infantil de 2ºA, a 7 de 2ºB, y a 4 de 2º C y los metemos a todos juntos y sin mascarilla en la misma clase durante una hora todas las semanas.

Alumnos, que luego volverán a sus respectivas aulas burbuja con el resto de sus compañeros que no cursan Religión. Grupos burbuja mezclados, no agitados, podría ser el cocktail favorito de James Bond, pero ya ven que es otra cosa. Parece razonable que a las autoridades educativas y religiosas no les preocupe que los alumnos de Religión se puedan contagiar, ya que estos, en caso de contagio, estarán protegidos por el espíritu santo.

Sin embargo, no tengo tan claro que la misericordia del Todopoderoso alcance de igual manera a los alumnos que no cursan Religión, ni mucho menos a los abuelos de estos últimos.

Alfonso Alegre

___________

*Los artículos de opinión expresan la de su autor, sin que la publicación suponga que el Observatorio del Laicismo o Europa Laica compartan todo lo expresado en el mismo. Europa Laica expresa sus opiniones a través de sus comunicados.   

Print Friendly, PDF & Email