Registran una mezquita en Suiza y acusan al imán de incitación a violencia

El imán etíope incitó al asesinato de todos aquellos musulmanes que rehúsan participar en las oraciones comunes en la mezquita y alentó a sus correligionarios a denunciarles.

La Fiscalía de la ciudad suiza de Winterthur (en el cantón de Zúrich) ha iniciado un procedimiento penal contra un imán etíope y otras tres personas del entorno de la polémica mezquita de esta localidad por presunta incitación a la violencia y apología del delito, han informado este miércoles las autoridades.

La mezquita An’Nur lleva tiempo en el ojo de mira de las autoridades suizas por su presunto radicalismo. Dentro de este proceso penal, la Fiscalía y las policías de Zúrich y de Winterthur han realizado este miércoles un registro en la mezquita y en las viviendas de tres personas ligadas a la misma.

La Fiscalía ha decidido actuar tras recibir indicios por parte de la Policía sobre el imán y las otras tres personas. Esos indicios se refieren a un sermón el pasado 21 de octubre, cuando el imán etíope incitó al asesinato de todos aquellos musulmanes que rehúsan participar en las oraciones comunes en la mezquita y alentó a sus correligionarios a denunciarles.

De acuerdo con el diario germanófono Tagesanzeiger, el imán sería el predicador radical Shaik Abdurrahman. Se trataría del sucesor del destituido Shaikh Wail, quien también había llamado la atención de los medios y de las autoridades por su presunto radicalismo.

La Fiscalía ha aclarado que la vinculación de los otros tres acusados con el sermón del imán «no está clara y está sujeta a la investigación en curso».

El imán y los otros tres acusados han sido entregados a las autoridades para su interrogatorio por parte de la Fiscalía.

Durante el registro que se ha hecho en la mezquita la Policía ha encontrado además a cuatro hombres entre 23 y 35 años que habían dormido en su interior. Uno de ellos se halla de manera ilegal en Suiza y los otros tres han sido acusados de haber violado la Ley de Extranjería. Tres de los hombres proceden de Argelia y de Túnez y el cuarto se negó a revelar su nacionalidad.

La semana pasada se conoció que la polémica mezquita de Winterhur tendrá que abandonar previsiblemente antes de fin de año las instalaciones que han alquilado, dado que el propietario del edificio no renovará el contrato. La asociación vinculada a la mezquita busca por ello un nuevo lugar donde orar y los responsables han culpado a los medios de su actual situación y ha afirmado que sus «informaciones negativas» han llevado al propietario del edificio a decidirse en contra de la renovación del contrato de arrendamiento.

La mezquita ha estado bajo observación desde hace tiempo por haber radicalizado presuntamente a jóvenes. Éstos viajaron posteriormente a Siria para unirse a las filas del Estado Islámico (EI) y todos ellos habrían sido radicalizados en la mezquita An’Nur, según el diario Neue Zürcher Zeitung.

En su página web, la asociación cultural An’Nur se mostró «escandalizada por las acusaciones sin fundamento que circulan en los medios», y aseguró que en los últimos años «se ha esforzado constantemente por promover la integración».Señaló que esta labor «no es siempre fácil cuando se alienta el odio contra la mezquita».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...