Refundar las religiones

Muchas personas religiosas, especialmente los líderes religiosos, parecen incapaces de resistir la tentación del poder político. Tienen la esperanza de utilizar el poder del Estado para lograr lo que consideran ser fines nobles a su religión. Pero los intentos de las religiones para afirmar la dominación en las sociedades políticas son desastrosas

El Estado Islámico se ha responsabilizado de las 129 muertes y los más de 350 heridos, casi 100 de ellos de gravedad. En París, como en muchos otros lugares, las manos que disparaban los rifles Kalashnikovs y sacaban las bombas para matar a gente inocente pertenecían a hombres y mujeres en cuyos corazones ardía el fuego del celo religioso. La religión, al parecer, engendra violencia. Lejos de ser grande, Dios se podría pensar terrible.

En un mundo globalizado, el terror de los seguidores dementes de Dios está amenazando la vida, la paz y la prosperidad de todos en el planeta. Estamos tentados a concluir: entre más pronto logre la humanidad erradicar o poner en cuarentena la religión, mejor será nuestro mundo. Sin embargo, esta conclusión sería demasiado apresurada.

En primer lugar, si la esperanza en el mundo depende de la erradicación de la religión, todos debemos desesperar. Las religiones son, de hecho, cada vez mayores en términos absolutos y relativos. En 1970 había 710 millones de personas no afiliadas o no religiosas, mientras que en el 2050 habrá 1,200 millones. Eso es un crecimiento impresionante, hasta que se compara con el proyectado para las religiones.

Entre 1970 y el 2050 se prevé que el número de hindúes crezca de 430 millones a 1,400 millones, el número de musulmanes de 550 a 2,700 millones y el número de cristianos de 1,250 a 2,900 millones. Y debido a la inmensa popularidad del ideal democrático, los adherentes religiosos son cada vez más políticamente asertivos.

Es imposible erradicar o poner en cuarentena a las religiones. Cualquier intento de hacerlo daría lugar a un derramamiento de sangre mayor al que las personas religiosas han perpetrado durante toda su larga historia.

En segundo lugar, muchos están equivocados acerca de la relación entre religión y violencia. Los críticos argumentan que las religiones son inherentemente violentas por tres razones.

Para la mayoría de las religiones, las distinciones entre la verdadera y la falsa religión, la justicia y la injusticia, y el bien y el mal son centrales. Cada religión insiste en la bondad de la forma de vida que promueve, y el rechazo de otras formas de vida como imperfectas, equivocadas o incluso perversas.

Además, la mayoría de las religiones del mundo se basan, ya sea en la revelación positiva (Moisés, Jesús o Mahoma) o en la iluminación espiritual (Buda o Confucio) otorgadas a figuras fundacionales. Los críticos argumentan que la razón se detiene en algún momento, y da paso a la mera convicción, por lo que todas las religiones del mundo están marcadas por la certeza irracional.

Por último, a diferencia de la racionalidad, que todos los seres humanos poseen, la revelación o iluminación pertenece sólo a unos pocos elegidos. Las religiones del mundo dividen a la humanidad en los que están dentro y los que están fuera de su grupo. Insistir sin razón suficiente sobre la verdad de tu propio punto de vista —la realidad última y la forma de vida que le corresponde a la misma— genera violencia, como muchos críticos insisten.

Los datos no apoyan la afirmación de que las religiones del mundo son violentas por naturaleza. Son propensas a volverse violentas en determinadas circunstancias. ¿Cuáles son esas circunstancias? Como el sociólogo David Martin ha argumentado en Does Christianity Cause War? el factor más importante en la determinación de si una religión estará implicada en un acto de violencia es el nivel de su identificación con un proyecto político y su entrelazamiento con aquellos que luchan por realizar y proteger ese proyecto.

Pon el guante de la religión en la mano de cualquier revolucionario o estadista, y la religión será incluida en una dinámica de cohesión, control, adquisición y mantenimiento del poder y su delimitación —y será más probable que se vuelva violenta. En otras palabras, al poner en paralelo la autocomprensión moral de la sociedad, el estado y las creencias religiosas, incluso la religión más pacífica estará lista para tomar las armas.

Muchas religiones del mundo de hoy y a lo largo de la historia no han adoptado ciertos valores precisamente por haberse malinterpretado a sí mismas como religiones políticas en lugar de religiones políticamente comprometidas. Aquí hay cuatro valores fundamentales que las religiones abrazan:

En primer lugar, la igualdad moral de todos los ciudadanos. Debido a que las religiones del mundo son universalistas, afirman el valor de la igualdad de todas las personas. No distinguen entre los propios y los otros a un nivel moral. Todos abrazan alguna versión de la Regla de Oro como su principio fundamental de reciprocidad.

Un valor igual entre todos los ciudadanos también incluye una voz igualitaria, ya sea religiosa o no, en los asuntos públicos. Todos los ciudadanos y cada comunidad debe ser capaz de atraer las razones que encuentren convincentes y hacerlo de una forma que ellos esperan sea persuasiva a los conciudadanos que no comparten su punto de vista global.

En segundo lugar, la libertad religiosa. Las religiones del mundo pueden y a menudo abrazan plenamente la libertad de religión, que incluye la libertad de adoptar y cambiar de religión, así como la libertad de difundirla.

Cada religión mundial se dirige a personas individuales. Cada persona es llamada a responder a un llamado trascendente. Cada religión afirma una forma de vida, no sólo adecuada para una persona o un grupo, sino como una verdad universal, para todos los seres humanos en todos los tiempos y lugares, diseñada para guiar a cada persona a la realización como ser humano. Así que cada religión también asume tácitamente que cada persona tiene la capacidad de abrazar una forma de vida y la responsabilidad básica adecuada a la clase de vida que él o ella conduce.

En tercer lugar, la separación de la religión y el Estado. El hecho de que las religiones del mundo tienen lo que Nietzsche llama los “dos mundos” en el entendimiento de la realidad, uno trascendente y otro mundano —y dan prioridad a la esfera trascendente—, contienen un impulso claro para interpretar la religión y la política como dos cosas distintas, aunque se cruzan en los territorios culturales.

Muchas personas religiosas, especialmente los líderes religiosos, parecen incapaces de resistir la tentación del poder político. Tienen la esperanza de utilizar el poder del Estado para lograr lo que consideran ser fines nobles a su religión. Pero los intentos de las religiones para afirmar la dominación en las sociedades políticas son desastrosas, no solo para las personas que sufren como resultado de estas acciones, sino también para las mismas religiones.

Como enseña la historia, la aspiración del dominio termina en la sumisión de una religión; la mayoría de las veces, las religiones se convierten en herramientas en manos de los poderes fácticos. Y cuando expresan la unidad moral de una nación y el orden político con un aura sagrada, las religiones del mundo se distorsionan a sí mismas y traicionan una de sus características primordiales: la alineación de los individuos, los valores universales y la religión.

Por el bien de la identidad y la reputación de las religiones en sí mismas y por el bien de la justicia y la paz en el mundo, las religiones necesitan una reforma permanente.

Miroslav Volf enseña teología en la Universidad de Yale

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...