Reforma al artículo 24

  ** Carta abierta al Senado de la República

La propuesta de reforma al artículo 24 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos ha abierto un gran debate que exige de la sociedad posicionamientos claros al respecto. Actualmente la iniciativa aprobada por la Cámara de Diputados espera ser dictaminada en la Cámara de Senadores para determinar su destino final.

En manos de los senadores se encuentra tomar una decisión trascendente en torno a la viabilidad y vigencia del Estado laico que tantos años, pero fundamentalmente tanta sangre y conflicto nos ha costado a los mexicanos su Constitución como garante de las libertades religiosas.

Representando a la corriente de pensamiento social-demócrata del PRI, corriente que alberga las expresiones políticas de vanguardia de este partido, acorde con las posturas modernas de defensa de las libertades, del medio ambiente, de la defensa de ser y pensar diferente, de ser promotores de un Estado que sea garante de los derechos de tercera y cuarta generación, no podemos ser omisos ante tal intento de reforma constitucional.

Abiertamente en Democracia Social como organismo adherente al PRI nos manifestamos en defensa del Estado laico y estamos en contra de cualquier reforma que vaya en sentido contrario. Exigimos a la Cámara de Senadores un debate profundo, serio y comprometido con las causas históricas de la nación.

Externamos abiertamente que los contenidos de la discusión se apeguen al respeto de los principios de la tolerancia, de la libertad religiosa, la no discriminación, la libertad de pensamiento y el propio respeto al derecho de las minorías por sus espacios, formas de pensar y de creencias.

Sería inaceptable que el debate y el dictamen final se sujete a presiones de poderes fácticos; que en la misma discusión se de privilegio a los cálculos electorales, y mucho menos a acuerdos cupulares que busquen el beneficio personal de una carrera política a costa de los principios y valores ideológicos que deben de prevalecer en el debate de los asuntos nacionales.

Al igual que otras organizaciones que se han manifestado al respecto, exigimos de la Cámara de Senadores que vaya al fondo del asunto y determinen sí la intencionalidad de esta reforma tiene que ver con los siguientes aspectos:

a) El desmantelamiento del Estado laico y todo el sustento jurídico que se fundamenta en los artículos 3, 27 y 130 como de la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Político.

b) Se tergiverse el concepto de libertad religiosa que ahora protege la libertad de conciencia individual como un derecho humano fundamental.

c) Se afecte las libertades de las minorías y que diera como resultado que fueran afectadas con actos de intolerancia y discriminación. Aún en la democracias, o más bien porque somos una nación que se precia de ser democrática, las minorías deben tener en resguardo sus derechos y ninguna mayoría se los puede conculcar.

Democracia Social invita a sumarse a este gran debate, esperamos escuchar a los senadores, plantemos a otras organizaciones y al propio PRI a la discusión y a la propuesta. Que en pleno siglo XXI, no caminemos en sentido contrario a la historia y a los valores democráticos fundamentales.

Alfonso Gómez. Presidente de Democracia Social, A.C., PRI.

** Reforma al artículo 24 Constitucional

Antes de emprender al análisis del tema propuesto, citaré literalmente el artículo en comento:

Artículo 24.- Todo hombre es libre para profesar la creencia religiosa que más le agrade y para practicar las ceremonias, devociones o actos del culto no penados por la ley.

El Congreso no puede dictar leyes que establezcan o prohíban religión alguna.

Los actos religiosos de culto público se establecerán ordinariamente en los templos. Los que extraordinariamente se celebren fuera de éstos se sujetaran a la ley reglamentaria.

Este articulo no es producto de la buena voluntad del Estado rector hasta antes de la presente constitución del 5 de febrero de 1917, este articulo es producto de una lucha larga y que costó vidas a nuestro pueblo.

Pero antes, cabe señalar que desde el principio de la conquista de nuestro suelo por los españoles; la religión oficial fue la católica, la cual fue intolerante a otras creencias religiosas y aquel que no profesara la religión católica, sufriría el juicio de la "Santa" Inquisición.

Por otro lado, la educación fue en un principio eclesiástico y confesional apropiándose la Iglesia católica de las conciencias de los humanos y así influir en ellos desde la educación.

En la Constitución de Apatzingán de 1817, como caudillo Morelos, ésta declara aún como religión oficial la católica.

No fue hasta la Constitución de 1857, promulgada por Ignacio Comonfort, aunque en ésta; no se reconocía la libertad de culto, la cual fue un ardid político; ya que por su religión católica de la mayoría del constituyente y Ejecutivos éstos sin condición pudieran jurarla. Pero ya se reconocía parcialmente la diferencia o separación entre la Iglesia y el Estado, se establecía un Registro Civil, con esto el Registro Parroquial dejaba de ser el oficial.

Para llegar al texto de la vigente Constitución, pasaron bastantes siglos de lucha, como fue en principio, la iniciación de la rebelión por Hidalgo y posteriormente con Morelos, después la Guerra de Reforma encabezada por Benito Juárez, culminando con la Revolución iniciada en 1910, la cual hasta el 5 de febrero de 1917, se ven plasmados los principios de esta nueva Constitución.

Por lo anterior como se ve, no fue fácil para el pueblo de México llegar o alcanzar estos logros, los cuales manifiestan una ley social, ley permanente y progresiva de los pueblos.

Es evidente que de aprobarse la reforma al artículo 24 de la actual Constitución; sería un retroceso histórico y no serviría de nada el esfuerzo de nuestros héroes y antepasados por heredarnos un país con más conocimiento científico de la realidad y la universalidad del mismo.

Esto tiene un fondo, el avance de la derecha conservadora y retrógrada que encabeza Acción Nacional y la derecha priísta y con cuadros políticos egresados de universidades confesionales o eclesiásticas, la Iglesia católica ha avanzado en sus pretensiones de regresar al pasado, haciendo creer que lo moderno es la libertad, confundiendo con el liberalismo ideológico, que una sociedad avanzada debe dar cabida a los clérigos o ministros a impartir clases de religión en las escuelas públicas.

Con esto le quitarían al humano la libertad de creer libremente sin incidir en su conciencia.

A la Iglesia católica siempre le ha importado estar presente en las aulas educativas, conocedoras por siglos que es en la educación donde puede incidir en las conciencias; vista la gran mayoría de personas que se encuentra desertando de su grey, pide libertad pero se niega a modernizarse ella, sigue sus mismas formas de organización y gobierno monárquico de milenios.

Ya desde a mediados del siglo pasado, en el debate entre Antonio Caso y Vicente Lombardo Toledano, se dio éste; que Caso proponía la libertad de cátedra en las universidades; es decir, que se incluyera dentro de las universidades clases de religión y Lombardo planteaba que la educación debe ser científica de allí el debate fundamental .

Es notable manifestar que la reforma al artículo 24 de nuestra Carta Magna, traería consigo reformas al artículo 3, quitándole la laicidad de la educación y el articulo 130 el principio histórico de la separación del Estado y las Iglesias. De todo lo anterior el Partido del Trabajo se opone y lucha, junto con el pueblo de México, para que no se aprueben dichas reformas, por ser un retroceso histórico y atentar con el principio fundamental de la Constitución de nuestra nación, aún más contra el Estado construido a base de luchas y vidas de pueblo mexicano.

Comisión Ejecutiva Estatal del Partido del Trabajo, PT.

** Reforma aprobada el 15 de diciembre de 2011

Se tiene conocimiento de que la iniciativa se presentó como "proyecto de reforma de urgente y de obvia resolución", ¿cuál era la urgencia?, la reforma fue aprobada por 199 diputados lo que todo indica están alineados y comprometidos con un grupo de poder interesado en trastocar contundentemente al Estado laico, con el pretexto de ampliar la libertad religiosa.

El diputado Rosendo Marín Díaz manifestó "que en este dictamen hubo diversas violaciones al Reglamento de la Cámara de Diputados, entre ellas que no existió mayoría para que se convocara de manera urgente a reunión plenaria (artículo 150, numeral I, fracción II); No hay constancia de convocatoria a todos los integrantes de la Comisión de Puntos Constitucionales 8 artículo 155); el dictamen fue votado y firmado por diputados que no forman parte de la Comisión respectiva, además de que el dictamen que se votó es distinto al que hizo circular la Presidencia, entre otras".

El dictamen aprobado señala que en la libertad religiosa está implícito el derecho a la educación religiosa, el cual comprende el derecho de los padres a educar a sus hijos de acuerdo a sus convicciones religiosas, aún dentro de la escuela pública.

Es indiscutible que la reforma al artículo 24 aprobada el 15 de diciembre, contiene sesgos perversos que atentan contra el Estado laico y por ende contra la verdadera libertad religiosa y otras esferas de la vida nacional. Sin duda esta reforma está ligada con el alto clero de la religión católica y no de otras Iglesias que más bien se han manifestado y pronunciado por un "NO" a la reforma del artículo en cuestión y lo que de ello se derive. Esta postura, es compartida por numerosos actores sociales (entre ellos organizaciones civiles, intelectuales, funcionarios públicos y académicos, Congresos locales y diputados y senadores de diferentes partidos), quienes sostienen que tal reforma vulnera el Estado laico y, en consecuencia, afecta las libertades de los mexicanos.

La reforma a este artículo de aprobarse por el Senado y 16 estados más, la hace de carácter nacional y por ende el desmantelamiento paulatino, pero planeado del Estado laico.

En México el Estado laico está contemplado en los artículos Constitucionales 3, 5, 24, 27 y 130. Bajo la cobertura de un concepto tendencioso de libertad religiosa, lo que se pretende es anular el Estado laico, como lo demuestra el Decreto que la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados aprobó, que a la letra dice:

"Con estas premisas es posible entender la necesidad de revisar el artículo 24 de la Constitución para que de manera explícita se reconozca el derecho a la libertad religiosa. Asimismo, a la luz de él se requerirá tanto la revisión de los artículos 3, 5, 27 y 130 como de la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público… Sin embargo, por el momento, sólo existen condiciones para concretar la reforma al artículo 24 de la Constitución…".

Sobre la reforma al artículo 24 Constitucional aprobada el 15 de diciembre de 2011.

El emblema de Nueva Alianza son: "alas de paloma", símbolo universal de la libertad y la paz, por lo tanto consideramos que de acuerdo al origen y principios que nos rigen, esta modificación a nuestra Carta Magna, puede ser un retroceso que conduzca al establecimiento de un Estado confesional que ponga en riesgo no sólo la libertad religiosa, sino también otras libertades que constituyen la vida democrática y la convivencia pacífica que tanto se requiere en nuestro país.

"En este partido somos sensibles ante los problemas de la población. Estamos conscientes de la actual crisis de seguridad, procuración y administración de justicia; y consideramos que es necesario que se garantice el orden público, la protección y defensa de los ciudadanos, que le den estabilidad al país y confianza a los mexicanos en sus instituciones. En la lucha contra la violencia y la inseguridad, afirmamos nuestro compromiso ante la sociedad".

Lorenzo Moccia Sandoval. Presidente del Comité de Dirección Estatal Jalisco de Nueva Alianza.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...