Recuperar la ciudad

Se acaba la visita del Papa, pronto recuperaremos el uso de los pabellones deportivos de la Comunidad de Madrid (todos para la JMJ), la igualdad y el derecho (que no obligación) al/de utilizar el transporte público y a/de visitar museos; recuperaremos las calles y las zonas más amplias y representativas, los vecinos podrán volver a tirar la basura sin tener que irse ocho calles más lejos, podrán caminar hacia y desde sus casas sin tratar de convencer a un voluntario o a un policía del capricho de utilizar la casa propia; volverán los autobuses a sus rutas, la sombra a las marquesinas. Mientras, los cristianos críticos, laicos, agnósticos y ateos seguiremos en nuestra vida radical, intolerante y sectaria (a decir de la caverna derechista), eso sí, más cabreados con el PSOE, todo va al mismo cesto y en la misma dirección. Benedicto XVI y Rajoy I, ¿cómo no vamos a ser ateos?

Aguirre, Gallardón y Rouco, con sus mayorías absolutas, nos han dado una lección de absolutismo moderno quitando la ciudad a unos para dársela a otros durante 10 días. Ignoro si han ganado un sitio en el cielo, pero se les ve muy activos por los sitios terrenales. El Gobierno y la Monarquía, cada cual según sus simpatías, han hecho las inclinaciones protocolarias.

La policía ha probado en nuestras carnes que sabe hablar con la ciudadanía hereje con singular dulzura y dispensa carantoñas al grito de "se acabaron las mariconadas" como en otros tiempos grises que creíamos pasados.

Los comerciantes madrileños van a presentar este año unas cuentas llenas de beneficios que repercutirán en las arcas del Estado.

Finalmente, espero que los jóvenes católicos, como todos los jóvenes del mundo, vayan madurando, se hagan adultos sensatos, aprendan a pensar y a decidir por sí mismos. Amén.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...