Recuerdan al cardenal Cañizares cuál es la verdadera patria de un cristiano

José Ignacio González Faus es teólogo y responsable académico de Cristianismo y Justicia, un centro de estudios dependiente de la Compañía de Jesús en Cataluña. En el mes de julio, dirigió una carta al Papa y ahora, en el número de agosto de la revista cristiana 21RS, hace lo propio con el cardenal arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares, a propósito de su defensa moral de la unidad de España. Por su interés, reproducimos la misiva en elplural.com.

Carta del teólogo González Faus

"Me aplico las palabras con que san Columbano se dirigía a Bonifacio IV hacia el año 600: "al más alto de parte del más bajo. ¿Quién me escuchará? ¿Quién no preguntará por ese charlatán presuntuoso que se atreve a escribir sin que nadie se lo pida? Responderé que no hay intemperancia allí donde existe la necesidad de edificar la Iglesia. Y si mi persona le parece poco, que no atienda al que escribe sino a lo que escribe". Desde estos presupuestos me atrevo a departir con usted sobre un tema que parece preocuparnos a los dos: la idea de España y sus implicaciones morales.

El segundo mandamiento es no tomar el Santo Nombre de Dios en vano; y esto puede ocurrir cuando hacemos un absoluto de nuestra idea de patria grande o pequeña. Los hombres necesitamos raíces y es normal que amemos esas raíces que nos hicieron cuajar. Además, el abstracto amor al prójimo necesita una concreción o comunidad cercana, a la que pueda tocar y servir. La idea de patria brota de ambos factores.

Pero dar a cosas tan sencillas una especie de esencia metafísica es entrar en una pendiente idolátrica; y sólo se hará cocinando la historia en provecho propio. En el s. II, la Carta a Diogneto alertaba contra esa tentación: a los cristianos "toda patria les es extraña y toda tierra extraña les es patria". La verdadera patria de un cristiano es aquello que Jesús llamó Reinado de Dios: el lugar de la fraternidad y la justicia. Lo demás se sale del ámbito de la fe y entra en el de los sentimientos: muy respetables, pero que deben ser controlados y purificados por la razón y la moral, en lugar de ser ellos los que dictamienen lo moral y lo razonable.

Por otro lado ¿qué España respondería a esa esencia metafísico-religiosa? ¿La España qeu expulsó a los judíos o la que produjo a Bartolomé de Las Casas?…"

José Ignacio González Faus

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...