Reacción ante la denuncia del Observatorio del Laicismo y su retirada: «Si alguien no quiere ver un crucifijo que vaya a otro médico que hay libre elección»

Desde el Observatorio del Laicismo denunciamos el pasado 16 de marzo la presencia de un crucifijo en una consulta del Centro de Salud El Greco de Sevilla, ya que su presencia vulnera la aconfesionalidad del Estado al presidir un espacio público un símbolo católico, en este caso, daría igual que cualquier otra simbología particular presida un centro oficial. Así mismo se vulnera la libertad de conciencia de las personas que han de seer atendidas en esta consulta idenificada con una opción religiosa particular, pues no se trata de la consulta particular de esa doctora, donde es libre de manifestar sus creencias religiosas o lo que tenga por conveniente, sino del centro público de salud, y lo que no debe hacer es apropiarse del espacio común y público para manifestar sus creencias. La derecha política y los ultracatólicos curiosamente no tienen en cuenta al paciente, ni el espacio público en donde se sitúa el símbolo religioso, y llegan a consideerar que se vulnera la libertad religiosa de quien lo ha puesto en un sitio que no es suyo sino de toda la ciudadanía.

La dirección del Centro de Salud, con buen criterio, ha procedido a retirar dicha simbología, lo que ha motivado la reacción del PP y otros médicos y abogados ultraconfesionales.

crucifijo Centro de Salud El Greco SE 2016


Al presidente del Sindicato Médico de Sevilla, Antonio Gutiérrez, la medida que ha tomado la directora del ambulatorio de El Greco de quitar de las consuotas todo elemento con simbología religiosa le parece que es un intento de desviar la atención de los problemas que tiene la asistencia sanitaria y le recuerda que España es «un Estado aconfesional, lo que quiere decir que no se le puede imponer a uno una confesión, pero nada más».

Por otra parte, Gutiérrez aconseja a los usuarios que se sientan ofendidos por un crucifijo en la consulta de un médico o por una estampa religiosa que pidan ser atendido por otro ya que hay libre elección y nadie se lo puede negar.

No tiene constancia de que Salud vaya a tomar esta medida en otros centros pero dice que hace tiempo a un compañero «le dijeron que quitará el escudo del Betis y una estampa».

«El escudo lo quitó para no molestar a los sevillista pero al Gran Poder no lo quitó», sentencia.

Por otra parte, el PP de Sevilla pedirá explicaciones al Consejero de Salud de la Junta de Andalucía, Aquilino Alonso, sobre la orden de retirada de todos los símbolos religiosos del centro de salud de El Greco y le pide que «se dedique a solucionar los graves problemas de la sanidad sevillana en lugar de crear problemas donde no los hay».

El presidente de los populares en Sevilla, Juan Bueno, ha lamentado la decisión de la dirección de ese ambulatorio de retirar todos los símbolos religiosos puesto que, «además de que los sevillanos estamos muy acostumbrados a convivir con la religión, su presencia no es en absoluto un problema ni para los profesionales ni para los usuarios, más bien todo lo contrario», señala.

«Pero además nos preguntamos si esta decisión es un hecho aislado o forma parte de un plan de retirada progresiva de las referencias y símbolos religiosos en los centros sanitarios de esta provincia. ¿Qué va a hacer ahora la consejería?, ¿Cambiarle el nombre a los cuatros grandes hospitales de la provincia: Virgen Macarena, Virgen del Rocío, Virgen de Valme y Nuestra Señora de la Merced?» pregunta el parlamentario.

Bueno ha asegurado que «es lamentable que mientras miran para otro lado ante las graves carencias de la sanidad sevillana, la Administración autonómica actúe como un resorte para quitar estos símbolos religiosos».

«Por todo ello, desde el PP de Sevilla vamos a presentar una pregunta en el Parlamento andaluz al Consejero de Salud, para que dé explicaciones a los sevillanos sobre la retirada de estos símbolos religiosos, pero también paraque aclare si esta medida es aislada o va a hacer extensiva esta política a todos los centros sanitarios de la provincia».

Al parecer, la medida, se va a tomar concretamente en ese centro porque ha habido un queja presentada por un usuario al Observatorio del Laicismo, dijeron ayer a ABC fuentes de la Consejería de Salud.

Es decir, la Junta no va actuar de oficio retirando la simbología religiosa en los demás centros sanitarios de Sevilla. Únicamente lo hará en el ambulatorio de El Greco porque ha habido una reclamación. Y está decidido que se hará a pesar de la oposición de varios facultativos, según ha asegurado la directora del centro María del Mar Sánchez Calle, que retirará todos los elementos estén colgados de la pared, o en la mesa del trabajador cuando esté atendiendo al paciente porque «estamos en un Estado aconfesional y laico y como tal, en los espacios públicos no puede haber referencia alguna a la religión».

De hecho ya se le ha dado la orden al celador Ángel Villarreal para que vaya consulta por consulta retirándolos para custodiarles luego y entregárselos a su dueño cuando lo reclame pero el trabajador se ha negado.

De modo que se espera lo peor porque ya lo expedientaron por no dar metadona a un usuario.

Antonio Leal es uno de los médicos afectados e indignado porque no ve que otras quejas dé tan buenos resultados. «Hay un médico que lleva más de 10 meses de baja sin sustituir, nos hemos llevado dos sin ascensor y casi todos los lunes se avería el sistema toda la mañana y estamos sin ordenadores, por no citar las listas de espera, pero claro eso no importa». ironiza.

José Luis Escañuela Romana, designado como abogado por varios facultativos del centro le ha dirigido una carta a la directora en la que le advierte de que su actuación podría constituir un presunto delito contra la libertad de conciencia y los sentimientos religiosos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...