Razones para rechazar las casillas de asignación tributaria

Ante la nueva campaña de declaración de la renta (IRPF), la Asociación Laica de Rivas Vaciamadrid y las organizaciones que apoyan esta campaña quieren aportar su punto de vista por el que consideran que, desde una óptica laicista y de convivencia democrática, los contribuyentes NO debemos marcar las casillas de “Asignación tributaria a la Iglesia católica”, ni la de “Fines de interés social”.

LA CASILLA DE ASIGNACIÓN A LA IGLESIA CATÓLICA

1.-Por suponer una discriminación económica para los contribuyentes que no quieren suscribirla. Ya que de esta casilla sólo se beneficia La Iglesia Católica y miembros de esta y sin embargo, lo pagamos todos los ciudadanos: ateos, agnósticos, creyentes de otras religiones y católicos que no estan de acuerdo, ya que esa asignación se detrae de la contribución de quienes la marcan.

Sólo quienes marcan esta casilla gozan del privilegio de decidir qué hacer con el 0,7% de su IRPF, algo que no está al alcance de los demás contribuyentes.

2.-Por implicar un perjuicio de lo público (de lo que es de todos) para beneficiar lo privado. Se detraen recursos (241 millones de euros, 40.000 millones de pesetas, en 2008) de la financiación de necesidades públicas, es decir, del conjunto de la sociedad (escuelas, hospitales, servicios sociales, carreteras, etc.), para destinarla a lo que sólo beneficia a una parte (sustentación del clero, su seguridad social, pensiones, centros de formación, seminarios, congresos, campañas y demás actos y gastos de la Conferencia Episcopal). Son fondos públicos, que se destinan a fines privados, actividades que deberían ser financiadas por los interesados y no por todos. Quien marca esta casilla está aportando un 0,7% menos de impuestos al sostenimiento de los gastos públicos generales, por tanto, se produce una discriminación ventajosa en contra del resto de los españoles.

3.-Por significar una discriminación de las creencias distintas a la católica. Se considera que la religión católica es un bien social a proteger respecto a otras creencias religiosas u otras convicciones de distinta naturaleza. En base a la neutralidad ideológica del estado, abogamos por que el Estado suprima la casilla “Asignación tributaria a la Iglesia católica”, ya que las creencias religiosas y las organizaciones a su servicio deben estar financiadas, exclusivamente y de forma voluntaria, por las personas que las integran.

LA CASILLA DE ASIGNACIÓN DE FINES DE INTERÉS SOCIAL

1.-Porque el origen de su existencia está basado en un ENGAÑO. La causa y origen de su existencia no fue otra que servir de coartada para introducir la casilla de la Iglesia católica en el IRPF, ofreciéndola como señuelo alternativo y complementario a quienes estuviesen en disconformidad con ésta. Esta casilla es una tapadera para imponer una situación de agravio.

2.-Porque desprecia el deber público de atención a los fines de interés social. Los fines sociales a atender desde el estado deben ser definidos por el Parlamento y formar parte de la política de Estado. Su atención debe ser labor prioritaria del Estado, conjugándolos y armonizándolos con otros fines sociales ya atendidos directamente por este o a través de ONGS. Por ello, su la financiación no puede depender:

A-De la voluntad del contribuyente, ni de los vaivenes de la recaudación del IRPF, debe ser el resultado del debate presupuestario, en función del interés general, y teniendo en cuenta las prioridades políticas emanadas de la voluntad popular.
B-De la discrecionalidad o arbitrariedad de la distribución de lo recaudado, al sustraerse al debate y al control parlamentario. Estos fondos quedan al margen de los controles y procedimientos que garantizan la objetividad y equidad en su concesión.

3.- Porque el Estado incumple su labor de garante de la libertad de conciencia. Casi la mitad de la asignación para fines sociales (también) se da a organizaciones católicas, muchas de las cuales lo utilizan como vehículo de propaganda confesional, confundiendo además la caridad (propia de las iglesias), con la justicia social (deber del Estado). De ahí que la jerarquía católica anime a señalar ambas casillas.
4.- Porque trata discriminadamente a las ONGS y a los contribuyentes, ya que en el caso de la iglesia católica SI se puede elegir la casilla, pero en la de fines de interés social NO se puede elegir a que ONG desea depositar su financiación.

Ante esta situación, Europa Laica y las organizaciones que apoyamos esta Campaña, proponemos a todos los ciudadanos y ciudadanas, que NO marquen ninguna casilla en la declaración del IRPF.

Y a las fuerzas sociales y políticas implicadas en la defensa del laicismo, reclamen que el Estado

1-Elabore una Memoria Anual con todas las cantidades satisfechas, exencionadas o desgravadas a la Iglesia católica y a sus organizaciones, que afecte a los presupuestos de todas las administraciones territoriales del Estado.

2-Deje de financiar con fondos públicos todo tipo de actividad confesional, actuando bajo el principio de que las creencias, religiosas y las organizaciones a su servicio deben estar financiadas, exclusivamente y de forma voluntaria, por las personas que las integran.

3-Elimine ambas casillas de asignación tributaria en los impresos de las futuras declaraciones del IRPF, pasando a contemplar en los presupuestos generales del Estado las cantidades a destinar para los fines de interés social. Las ONGS deben de tener una línea de financiación directa del estado, vía las subvenciones ordinarias en base a los fines sociales que desarrollen y no quedar a la voluntad del contribuyente o a los vaivenes anuales del IRPF.

Asociaciones que impulsan esta Campaña:
Europa Laica y sus federaciones territoriales – Granada Laica y Andalucía Laica – Asociación Laica de Rivas Vaciamadrid – Asociación Cultural Escuela Laica de Valladolid – Movimiento Hacia un Estado Laico – Cáceres Laica – Aranjuez Laica (y otras).

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...