Ratzinger Z

La JMJ repartirá una biografría de Benedicto XVI en viñetas de estética manga El cómic sobre la vida de Juan Pablo II fue de estilo superheroico

¿Quién dijo que la Iglesia católica vive de espaldas a la juventud? En las dos últimas décadas la industria del manga (historieta japonesa) ha arrebatado a la de los tebeos de superhéroes la hegemonía en el negocio del cómic. Y la Iglesia ha detectado el cambio de tendencia (claro que ha sido tan brutal que casi lo han detectado los sismógrafos). Mientras que de la biografía en viñetas de Juan Pablo II se ocupó con estilo superpoderoso en 1983 la editorial Marvel, la casa de Spiderman, Habemus Papam!, el tebeo con las hazañas de Benedicto XVI que se repartirá gratis en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), tiene estética de manga.

La apuesta por el estilo que alumbró a Mazinger Z es intachable desde un punto de vista comunicativo. La Iglesia demuestra así que está en la onda. Pero quizá el relato gráfico habría resultado más coherente con una estética superheroica. No en balde en una splash page (página con una única escena) el joven Ratzinger experimenta una revelación divina y en una secuencia de viñetas el Papa explica que su jornada laboral es de 17 horas, después de las que ve las noticias, especialmente las que conciernen a la Iglesia, y toca un rato el piano (para «oxigenarme», dice).

Habemus Papam!, con guión de Gabrielle Gnievek y dibujos de Sean Lam, ha sido realizado por la editorial estadounidense Manga Hero, especializada en biografías en cómic de personajes bíblicos y santos, expresamente para la JMJ 2011.

La obra recrea en primera persona la vida de Ratzinger, a cuyo rostro actual Lam aplica dosis masivas de gerovital. La historieta empieza el 19 de abril del 2005, día en el que Ratzinger fue elegido Papa, para inmediatamente iniciar un flashback en el que el biografiado exalta la figura del enérgico Juan Pablo II («Solo verte me dejaba exhausto, Wojtyla») y recuerda una conversación en la que este le convenció de que siguiera al frente de la Congregación para la Doctrina de la Fe cuando, con 75 años, quería dimitir para escribir libros «con tranquilidad». Pero Wojtyla y Dios tenían planes diferentes para él.

En otra rememoración el Papa evoca sus años de seminario. «Señor, ¿seré capaz?», pregunta un Ratzinger con dudas sobre si está llamado para el sacerdocio. «Confía en mí. En ningún momento de tu vida te faltará mi ayuda», le responde una luz.

Todos invitados

Ya elegido Sumo Pontífice, Ratzinger cuenta su extenuante día a día y hace hincapié en su decisión de ir allí donde le reclamen. «Iré donde me necesiten. ¡Soy el sucesor del apóstol Pedro!», dice. A continuación expresa su entusiasmo por las JMJ («un auténtico regalo para la Iglesia») y le vemos en la de Colonia en el 2005 y en la de Sídney en el 2008. En vuelo hacia la de Madrid, hace una invitación: «Os espero a todos: a los que tenéis fe, a los que vaciláis y a los que no creéis».

Archivos de imagen relacionados

  • comic Ratzinger
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...