«Quitar la cruz es dejar a la sociedad indefensa ante otras ofertas culturales»

La Conferencia Episcopal ha aprobado una declaración sobre la exposición pública de símbolos religiosos en Europa

COMENTARIO: Es curiosa la forma de entender el amor a los demás que tiene la jerarquía católica. Mi símbolo, el crucifijo, no es imposición para nadie porque mi símbolo es muy bueno. Y además si lo quitamos los "malos" van a poner los suyos.

No se han enterado que tanto la señora Lautsi, como todos los laicistas lo único que pedimos es que no haya ningún símbolo, ni católico, ni ateao, ni de ninguna religión o convicción. Esa es la mejor manera de convivir y respetarnos todos. La escuela, las administraciones en general y cualquier servicio público son de todos (independientemenre de que sean ateos, católicos, musulmanes,..) y por eso no deben tener ningún símbolo religioso o ideológico. Lo contrario es una identificación del Estado con ese símbolo y una discriminación hacia los que no tengan esa creencia o convicción.

Pero en el fondo del asunto lo que les lleva a esa defensa simbólica es el mantenimiento de sus privilegios y sus dogmas, su moral y su dios, que es el verdadero.


El secretario general de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, dio a conocer este jueves un documento realizado por los obispos españoles sobre la exposición de símbolos religiosos cristianos en Europa, con motivo de la deliberación el próximo 30 de junio de la Corte Europea de Derechos Humanos sobre un recurso presentado por el Estado italiano ante una sentencia que ordena la retirada del crucifijo de una escuela pública italiana; conocido como el "caso Lautsi".

En el documento, los obispos señalan que “ponerse en contra de los símbolos de los valores que modelan la historia y la cultura de un pueblo es dejarle indefenso antes otras ofertas culturales, no siempre benéficas, y cegar las fuentes básicas de la ética y del derecho que se han mostrado fecundas en el reconocimiento, la promoción y la tutela de la dignidad humana”.
 
Martínez Camino precisó, al término de la Asamblea Permanente de los obispos, que “el vacío que supondrá" la prohibición de la cruz "tenderá a ser llenado por otros símbolos” relacionados con “el ateísmo, el agnosticismo o símbolos de otras tradiciones religiosas que tienen otros valores”. El portavoz aprovechó este caso judicial que ha levantado una gran polémica en Italia para recordar que el crucifijo "es mucho más que un símbolo cristiano, es el símbolo de la raíz de nuestra cultura" por lo que su presencia en la escuela pública no supone "la imposición de una religión por parte del Estado".
 
«No pretende excluir»
En cualquier caso, el Episcopado español recuerda que la presencia de símbolos cristianos en la vida pública y, en concreto de la crucifijo, "refleja el sentimiento de los cristianos de todas las confesiones y no pretende excluir a nadie". "Al contrario es expresión de una tradición a la que todos reconocen un gran valor y un gran papel catalizador en el diálogo entre personas de buena voluntad y como sostén para los que sufren y los necesitados, sin distinción de fe, raza o nación", reconocen.
 
La Conferencia Episcopal defiende también que fue el cristianismo el que favoreció que Europa supiese afirmar la autonomía de los campos espiritual y político y abrirse al principio de libertad religiosa. "Esto se ve más claro en nuestros días, cuando otras religiones se difunden entre nosotros al amparo de esa realidad", añaden.
 
Finalmente, los prelados españoles reconocen que el derecho a la libertad religiosa existe y se afirma cada vez más en Europa, y que en algunos países se permiten explícitamente otros símbolos religiosos. En cualquier caso, reiteran que "sólo en una Europa en la que sean respetadas a la vez la libertad religiosa de cada uno y las tradiciones de cada pueblos y nación, podrán desarrollarse relaciones adecuadas entre las religiones y los pueblos, en justicia y en libertad".

Archivos de imagen relacionados

  • crucifijo aula cura
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...