Quinientas personas reclaman libertad de expresión en la primera manifestación de ateos de España

Quinientos ateos se han manifestado sin incidentes este viernes por la noche por las calles de Lavapiés para reclamar a las administraciones libertad de expresión en la considerada como primera manifestación convocada por una asociación atea en España.

La marcha ha comenzado minutos antes de las 21 horas en la calle Salitre y ha recorrido varias calles del este distrito durante hora y media. Estaba encabezada por el presidente de la asociación de Ateos y Librepensadores de Madrid (Amal), Luis Vegas, varios de sus miembros y vecinos de la zona.

Sujetaban una pancarta en la que primeramente se podía leer por la libertad de expresión y por un Estado laico. Pero un grupo de anarquistas que se encontraban en el interior de la marcha se enojaron y pidieron a los convocantes que quitaran de la pancarta cualquier mención al Estado, por lo que fue retirada la proclama sobre el Estado laico.

También al principio de la manifestación hubo un pequeño incidente protagonizado por dos personas que defendían el derecho a la vida, que fueron increpadas por una participante de las protestas, que reivindicaba el derecho al aborto. Las discusiones no llegaron a mayores. De todas formas, varias furgones de la Unidad de Intervención Policial (UIP) flanqueaban a los manifestantes para evitar incidentes.

Sin embargo, el resto de la marcha se caracterizo por un tono lúcido. De hecho, en el centro de la misma, cuatro personas portaban, a modo de paso procesional, una tetera de plástico, que han utilizado como símbolo del movimiento ateo. Se refieren así a la tetera de Russell,una analogía creada por el filósofo Bertrand Russell para refutar la idea de que le corresponde al escéptico desacreditar las afirmaciones de la existencia de Dios.

Esta teoría ha ido derivando en otras muchas versiones, dependiendo del participante. Así, en varios momentos lanzaron gritos a favor de la 'tetera cósmica' que supuestamente regía el mundo; otras la asemejaban al diablo y otros la frotaban con la intención de que saliera un genio. Además, en diferentes momentos la tetera de plástico rojo era depositada en el suelo y piropeada por los presentes.

Durante la manifestación se oyeron lemas en contra de los sacerdotes y de la religión católica, así como contra las sectas y contra las leyes divinas. También hubo gritos contra la Delegación del Gobierno y por la libertad de expresión. La marcha la componían diversos grupos sociales y algunos de ellos iban vestidos de 'chulapos', en coincidencia con las fiestas de San Isidro. Los vendedores ambulantes de cerveza también aprovecharon la ocasión para proveer a los manifestantes de refrigerio.

"ESPAÑA SIGUE SIENDO UN ESTADO CONFESIONAL"

En declaraciones a los periodistas, Vegas ha argumentado que la manifestación de este viernes iba dirigida a protestar contra la prohibición de la 'procesión atea' del pasado Jueves Santo. Tras ello, ha indicado que se ha comprobado que España "no es un Estado aconfesional", como marca la Constitución.

El presidente de los ateos madrileños ha justificado que el colectivo no pretendía, con la anterior convocatoria, impedir ni confrontar con las procesiones desarrolladas por la Iglesia católica, quien, por otra parte, "realiza las procesiones y se adueña de la calle esos días sin solicitar ningún permiso gubernativo".

Tras la convocatoria finalmente no autorizada recayeron sobre Luis Vega tres querellas, "a pesar de cumplir estrictamente la ley solicitando autorización y desconvocando el acto al ser prohibido", ha indicado. La marcha terminó en la plaza de Lavapiés, donde un representante leyó un comunicado en el que calificaban de "falsos" los argumentos datos por la Delegación del Gobierno, al tiempo que acusaron a algunos medios de comunicación de tergiversar algunas de las características de dicho acto enmarcado en plena Semana Santa.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...