Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Quienes se oponen a las vacunas buscan exenciones religiosas. Pero, ¿qué cuenta como religioso?

Cuando el empleador de Crisann Holmes anunció el mes pasado que requeriría que todos los empleados estuvieran vacunados contra el COVID-19 antes del 1 de noviembre, sabía que debía encontrar una salida.

Ella firmó una petición para pedirle a la empresa que relaje su mandato. Se unió a una protesta informal y se saltó el trabajo con otros empleados disidentes en el sistema de atención de salud mental donde ha trabajado durante dos años. E intentó una solución que muchos en todo el país exploran ahora: una exención religiosa.

“Mi libertad y la libertad de mis hijos y la libertad de los hijos de mis hijos están en juego”, dijo Holmes, quien vive en Indiana. En agosto presentó una solicitud de exención que escribió ella misma, reforzada por su propio estudio bíblico y el lenguaje de fuentes en línea. Algunas vacunas se desarrollaron utilizando líneas de células fetales de fetos abortados, escribió, citando una conexión remota con una práctica que encuentra aborrecible. Citó un pasaje del Nuevo Testamento: “Purifiquémonos de todo lo que contamina el cuerpo y el espíritu”.

Las principales tradiciones religiosas, denominaciones e instituciones son esencialmente unánimes en su apoyo a las vacunas contra COVID-19. Pero a medida que más empleadores en todo el país comienzan a exigir vacunas COVID para los trabajadores, se enfrentan a la considerable población nacional de vacunas que, sin embargo, ven su resistencia en términos religiosos, o al menos ven una oportunidad. Los trabajadores que se oponen a las vacunas comparten consejos en línea para solicitar exenciones a los requisitos por motivos religiosos; otros envían cartas de autoridades religiosas lejanas que han anunciado su voluntad de ayudar.

El conflicto estaba cobrando fuerza incluso antes de que el presidente Joe Biden anunciara el jueves nuevos mandatos de vacunas en el lugar de trabajo. Las nuevas órdenes requerirán que la mayoría de los trabajadores federales y aquellos que trabajan para grandes empleadores privados se vacunen o se sometan a pruebas semanales. En general, se espera que los mandatos afecten a 100 millones de trabajadores estadounidenses.

Las empresas estadounidenses han pasado los últimos 18 meses lidiando con una serie de desafíos logísticos y políticos planteados por la pandemia, incluido el cierre de lugares de trabajo, la exigencia de máscaras y la reapertura, combinado con una escasez generalizada de mano de obra. La nueva batalla por las exenciones de vacunas es especialmente tensa, y enfrenta las preocupaciones por la libertad religiosa con la prioridad de mantener un ambiente seguro.

“¿Cuánto podemos pedir? ¿Hasta dónde podemos llegar? ¿Debemos adaptarnos a esto? Esas son las preguntas que los empleadores procuran resolver”, dijo Barbara Holland, asesora de la Society for Human Resource Management. Y, “¿cómo averiguo quién no dice la verdad?”.

El interés en las exenciones religiosas está aumentando claramente. Mat Staver, fundador y presidente de Liberty Counsel, una organización legal cristiana conservadora, dijo que su grupo había recibido más de 20,000 consultas sobre exenciones religiosas en las últimas semanas.

Liberty Counsel presentó una demanda el viernes contra funcionarios en New York por los intentos del estado de negar las exenciones religiosas de su mandato de vacunación para los trabajadores de la salud. “Las consecuencias de estos edictos forzosos son enormes”, dijo Staver, citando la posibilidad de escasez de mano de obra si los trabajadores de la salud renuncian o son despedidos en masa.

En la ciudad de New York, donde se requieren vacunas para los maestros de escuelas públicas, el alcalde Bill de Blasio dijo que la ciudad reconocería “motivos estrechos y específicos para la exención religiosa”.

En muchas comunidades, los grandes empleadores públicos ya lidian con un aumento en las solicitudes. En Tucson, Arizona, 291 trabajadores solicitaron exenciones religiosas después de que la ciudad anunció un mandato de vacunas para sus empleados. La ciudad asignó a cuatro administradores para clasificar las solicitudes. Han aprobado un poco más de la mitad hasta ahora y denegado 15, y aún quedan pendientes algunas solicitudes de información adicional, según Ana Urquijo, la administradora municipal adjunta interina.

Algunos empleadores privados adoptan una línea dura. El miércoles, United Airlines dijo a los trabajadores que aquellos que reciban exenciones religiosas recibirán una licencia sin goce de sueldo al menos hasta que se establezcan nuevos procedimientos de prueba y seguridad de covid.

Las solicitudes de exención están probando los límites de la Ley federal de derechos civiles de 1964, que requiere que los empleadores proporcionen adaptaciones razonables para los empleados que se oponen a los requisitos laborales basados en creencias religiosas que se “sostienen con sinceridad”.

Para beneficio de los objetores como Holmes, la disposición define la “religión” de manera amplia. La Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo ha especificado que las objeciones religiosas no deben ser reconocidas por una religión organizada y pueden ser creencias que son nuevas, poco comunes o “parecen ilógicas o irrazonables para los demás”.

Sin embargo, no pueden basarse únicamente en creencias sociales o políticas. Eso significa que los empleadores deben tratar de distinguir entre las objeciones principalmente políticas de personas que pueden resultar ser religiosas y las objeciones que son realmente religiosas en su esencia.

Para muchos escépticos, la resistencia tiende a basarse no en las enseñanzas formales de un líder religioso establecido, sino en una mezcla ad hoc de conspiraciones y desinformación en línea, medios conservadores y conversaciones con amigos y familiares de ideas afines.

Chrisann Holmes, quien solicitó una exención basada en creencias religiosas al mandato de vacunas de su empleador, en Union City, Indiana, el 2 de septiembre de 2021.
Chrisann Holmes, quien solicitó una exención basada en creencias religiosas al mandato de vacunas de su empleador, en Union City, Indiana, el 2 de septiembre de 2021. (Kaiti Sullivan/The New York Times)

“Las personas que ya han tomado una decisión ahora están buscando formas de seguir eximiéndose de la vacuna COVID”, dijo Joshua Williams, pediatra y profesor asistente de pediatría en la Universidad de Colorado.

La investigación previa a la pandemia de Williams sobre los requisitos de inmunización escolar sugiere que la mayoría de las objeciones descritas como religiosas a las vacunas son en realidad una cuestión de creencias personales y seculares. Después de que Vermont eliminó la exención de la vacuna por creencias personales no religiosas en 2016, la proporción de estudiantes de jardín de infantes con una exención religiosa se disparó del 0.5% al 3.7%, lo que sugiere que la mayoría de los padres que se beneficiaron de las exenciones religiosas lo hicieron sólo cuando otras no estaban disponibles.

Apple, Microsoft, Tyson Foods y Disney se encuentran entre los principales empleadores privados que anunciaron este verano que requerirían que al menos algunos de sus trabajadores estuvieran vacunados. Desde que la Administración de Alimentos y Medicamentos otorgó la aprobación total a la vacuna contra el coronavirus de Pfizer-BioNTech el 23 de agosto, otros la siguen rápidamente.

A medida que los mandatos entran en vigencia y la variante delta surge en muchas regiones del país, algunos ex escépticos se vacunan. La administración Biden dijo que aproximadamente 14 millones de personas en Estados Unidos recibieron su primera dois en agosto, alrededor de 4 millones más que en julio.

Pero, entre otros, aumenta la desesperación por evitar las vacunas. En Paducah, Kentucky, Drew Kirk y su esposa, quien pidió no ser identificada, elaboraban estrategias sobre cómo usar una exención religiosa en el hospital para el que trabaja, que recientemente anunció un mandato de vacunación para los empleados.

“Hay muchas razones por las que no queremos aceptarlo, y la fe es una”, dijo Kirk. Sus preocupaciones incluyen la percepción de que la vacuna se apresuró, problemas con lo que han leído sobre la conexión remota de la vacuna con el aborto y similitudes con la “marca de la bestia” bíblica, un símbolo asociado con el Anticristo. Tampoco están demasiado preocupados por el virus en sí.

En línea, una red flexible de líderes religiosos en gran parte independientes se han ofrecido como voluntarios para proporcionar cartas de exención a quienes las soliciten. Un evangelista independiente en Texas ofrece cartas en línea a cambio de una donación. En California, un pastor de megaiglesia está ofreciendo una carta a cualquiera que marque una casilla confirmando que la persona es un “evangélico practicante que se adhiere a los principios religiosos y morales descritos en la Santa Biblia”.

Las cartas no son necesarias, dicen los expertos, pero pueden ayudar a reforzar las afirmaciones de que las objeciones religiosas a la vacuna son sinceras.

Otros clérigos han ofrecido cartas de exención a los miembros de su propio rebaño, a menudo enfatizando la libertad de conciencia en lugar de los peligros específicos de la vacuna en sí.

En la zona rural de Hudson, Iowa, Sam Jones informó a su pequeña congregación en Faith Baptist Church que está dispuesto a proporcionarles una carta de cuatro párrafos que dice que “un cristiano no tiene la responsabilidad de obedecer a ningún gobierno fuera del ámbito que se ha designado por Dios.”

El reverendo Sam Jones, quien ha firmado alrededor de 30 cartas respaldando las solicitudes de los feligreses de exenciones de vacunas, en Faith Baptist Church en Hudson, Iowa, el 2 de septiembre de 2021.
El reverendo Sam Jones, quien ha firmado alrededor de 30 cartas respaldando las solicitudes de los feligreses de exenciones de vacunas, en Faith Baptist Church en Hudson, Iowa, el 2 de septiembre de 2021. (Kathryn Gamble/The New York Times)

Dijo que hasta el momento ha firmado unas 30 cartas y está al tanto de algunos casos en los que el empleador aceptó la exención religiosa de un miembro.

En Indiana, la cautela de Holmes sobre la vacuna se vio reforzada por su propia investigación. Ella sintonizó una conferencia sobre “salud y libertad” organizada por un presentador de podcasts contra las vacunas y descargó materiales de America’s Frontline Doctors, una organización que vende información falsa sobre las vacunas y promueve como tratamiento el medicamento para ganado ivermectina, que la FDA no ha aprobado para el tratamiento de COVID y ha advertido que puede causar daños graves en grandes dosis.

Amenazada con una reprimenda formal si se saltaba el trabajo en protesta, Holmes se despertó en medio de la noche con un versículo bíblico del libro de 2 Timoteo en su mente: “Porque Dios no nos ha dado un espíritu de temor, sino de poder y de amor y de una mente sana”. Ella se quedó en casa. (Un portavoz de Centerstone, el sistema de atención de salud mental donde trabaja, dijo que la protesta era pequeña y que “un número relativamente pequeño” de sus 4,000 empleados en cuatro estados ha solicitado exenciones religiosas o médicas hasta ahora).

Unas semanas después de que presentó su solicitud de exención, su empleador solicitó más información y le envió un formulario para que un líder religioso lo llenara para respaldar su relato de sus creencias. “Estaba lívida”, dijo. “La religión no requiere un líder”. Pero un pastor de su iglesia, la Iglesia EUM en Greenville, Ohio, aceptó completar el formulario.

Holmes está esperando una decisión final de su empleador. Ella está dispuesta a perder su trabajo si se trata de eso. “Si no lucho por mis derechos, ¿quién lo hará?”, se preguntó. “Sé que Dios me respalda”.

Total
9
Shares
Artículos relacionados
Total
9
Share