¡Que no! Que ni Rouco ni Barriocanal, su contable, nos representan

El Evangelio alecciona acerca del peligro que conlleva “echar margaritas a los cerdos”. La última y reciente “orientación” de la Conferencia Episcopal –donde manda despóticamente el cardenal Rouco Varela (75 años) para conducir el voto de los católicos españoles- viene a confirmar que la jerarquía católica depone fuera del tiesto.

Rouco Varela, con una imagen tan deleznable que perjudica a la propia Iglesia, debería aprovechar la edad para intentar llevar por el buen camino a su descarriada sobrina que lo puso a caldo despelotándose acto seguido en Interviú. Tranqui, cardenal, que cosas así suceden en las mejores familias. Tampoco nos vamos a escandalizar por cosa tan nimia; cosas peores suceden en su entorno y aquí estamos, vivitos y coleando. Me explico.

Ultras
Decir que los fieles católicos –entre los me encuentro hasta que me excomulguen o me manden a la hoguera, ya lo intentan desde sus púlpitos mediáticos- deben votar el 20N a las opciones políticas que defiendan “la vida y el trabajo” es algo tan obvio, tan estulto, tan de monaguillos que sólo les conduce a la marginalidad “ultra” que es en lo que se están quedando. A Rouco y a su contable, Fernando Giménez Barriocanal –contra el que este modesto escribidor nada tiene en lo personal, entre otras cosas porque no le conozco pero no tiene ni idea por dónde le da el aire sencillamente porque le intoxican sus próximos- lo que les gustaría es que formaran gobierno aquellas organizaciones (que no partidos) que representan a minoría muy minoritarias dentro de la sociedad española (Alternativa Española, Fuerza Nueva, etc…) o quizá mejor los Kikos, el Opus, Comunión y Liberación y los hijos del padre Maciel que creo se denominan Legionarios de Cristo. ¡Dejen de engañar que al fin y al cabo nosotros, los de base y los ciudadanos molientes y corrientes, les pagamos sus mamandurrias, sinecuras y prebendas!

Anatema sea
A estos contables que pueden cambiar de casa con los dineros que reciben de su obediencia perruna al jefe les parece más anatema una crítica honrada a su capo –aunque sea circunstancias-que haber trincado fraudulentamente utilizando la imagen y la visita del Romano Pontífice. Incluso se permiten el lujo vaticanesco –creen que Dios está con ellos-de sentar a esos presuntos corruptos en sus consejos de administración.

Los católicos de bases, entre los que, repito, me encuentro, somos ya muy mayorcitos y en general estamos lo suficientemente informados para saber a quién o a quiénes debemos votar. Mejor iría a ese jerarca de le jerarquía, léase Rouco Varela, dedicarse a cumplir las órdenes de su jefe, el Papa, que recientemente dijo en Friburgo que la Iglesia debe despojarse de todo oropel terrenal y practicar la pobreza, la autenticidad y de manera muy especial dar ejemplo. ¿Cree que usted y sus edecanes mediáticos dan ejemplo?

Con el PP en lontananza
Porque, oigan eminencias reverendísimas y contables varios por precio, si ustedes piensan que el PP de Rajoy les va a dar a ustedes satisfacción en relación con el aborto, los gay, la pasta para sus colegios, volver al nacionalismo catolicismo, etc…van ustedes a permanecer con el cirio en la mano durante una larga temporada. ¡Pero larga!

Es la derecha laica, oigan eminencias, o en su lenguaje de ultras, la “derecha pagana”. No veo en la actual dirigencia popular (Botella es rara avis y así le iría si pudiera confrontar su opción de poder madrileña en las urnas) intención alguna de ir bajo palio y mucho menos dejarse presionar por los ensotanados de su cariz. Ni por COPE, marginal en los programas de opinión salvo los deportivos, ni por 13TV, que todavía no ha salido del agujero en el share. Déjense de sermones vacuos y prediquen con el ejemplo. Respeten a los ciudadanos individual y colectivamente, aún a los críticos como es mi caso, cumplan lo que predican y no dejen que sus monaguillos (Barriocanal, Samanes, Pérez del Puerto) mientan.

Otro día profundizaré en el feo y turbio asunto de 13TV; sólo decirles a los monagos de Boadilla que mentir es pecado y sentar a su mesa a un presunto corrupto que se ha hecho rico fraudulentamente la imagen del Papa no tienen un pase. Y esto es así, se pongan como quieran. Reverendísimas eminencias, no sea que les vaya a pasar como con Abellán, al que tienen que soltar tres millones de euros, vaya usted a saber de dónde los trincan.

La Iglesia española se desangra
Escribí un día que negar el éxito de masas de la “JMJ Madrid 2011” era tan estulto como afirmar que estos y otros meapilas irán derechos al cielo. Lo primero que tiene que hacer Rouco y su contable es pagar los vales a través de los que se alimentaron los peregrinos. Con la pasta que derrochan en 13TV pudieron incluso invitarles a caviar. Dinero que procede directamente de la Conferencia Episcopal, esto es, del IRPF (ni una sola vez más la X) y de los cepillos. Rouco, además de sermonear en baldío, reparte trigo, demonio. Propongo a los acreedores una mani ante Añastro, 1 o en Boadilla del Monte, territorio netamente Gurtel algunos de cuyos principales personajes se conoce bien en esas casas (COPE y 13TV).

Iglesia somos todos
Además, ¿acaso puede haber alguna duda de quién es la opción partidaria de la Iglesia oficial? Simplemente hay que sintonizar COPE o ver algunos programas de su marginal y cara televisión. ¡Por favor!

Los medios de la Iglesia, al igual que los templos, los conventos, las fundaciones, no son patrimonio de Rouco Varela y de sus monaguillos que viven opíparamente de sus empresas. Son de los católicos, los fieles cristianos, vuelvo a insistir, entre los que me encuentro y condición de la que no abdicaré pese a que desean crucificarme desde el dime y direte, la sospecha, la proscripción y la maledicencia. Aquí les espero. ¡No saben cómo tiemblo! Entre otras cosas, porque no tienen media bofetada profesional y no saben distinguir siquiera los géneros periodísticos.

Barriocanal ,más verdad y menos cepillo
Los medios informativos de la Iglesia no son empresas al uso. No lo son. Y sus gestores circunstanciales (aunque algunos como Pérez del Puerto deben haber puesto una vela a la Virgen de las Viñas) no están para ir en posiciones lewinskyanas a las multinacionales españolas en busca de publicidad (¡te he pillado Barriocanal!, cuando quieras te doy datos, fechas, días, horas…), ni para dilapidar el dinero en estrellas radiofónicas que no lo son, que acumulan fracaso tras fracaso (ahí están el EGM para confirmarlo), sino para defender el mensaje evangélico, esto es, defensa a ultranza y sin miramiento de los pobres y desvalidos de esta sociedad que son muchos y muy visibles. El resto de ese ejercicio es falsedad, fariseísmo, sepulcros blanqueados.

La hoguera
Con algunos sucedidos que me afectan personalmente tengo para mí (no me callarán con infundios estúpidos y zafios) que estos personajes volverían a poner en la pira a Galileo o encender la hoguera que redujo a cenizas a Santa Juana de Arco. Chapotean en la mentira, la esparcen impunemente, se echan un poco de agua bendita y creen que están en la senda de la santidad incorruptible. Irán directamente a las calderas de Pedro Botero. No tienen salvación posible a la luz del testimonio de Cristo.

¿Dónde está el Evangelio?
Estoy seguro que si Jesús de Nazaret apareciera hoy por estos lares, con dedo amenazador se dirigiría “urbi et orbi” para decirnos: “Haced lo que ellos dicen pero no hagáis lo que ellos hacen”. Y volvería a toda velocidad a sumergirse la séptima ola.

Tengo que comprobar que muchos de sus obispos abominan de estos personajes; si son capaces de vencer el pavor que les provoca el simple apellido de Rouco Varela, si, el tío de la chica de Interviú.

Graciano Palomo es periodista y escritor, director de FUNDALIA y editor de IBERCAMPUS

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...