¿Qué hay detrás del creciente poder de las iglesias evangélicas en México?

La historia contemporánea de Brasil y de otros países nos muestra que las iglesias evangélicas son una creciente fuerza política en América Latina y que México no es la excepción

La historia contemporánea de Brasil y de otros países nos muestra que las iglesias evangélicas son una creciente fuerza política en América Latina y que México no es la excepción, luego de sus nuevas acciones en demanda de concesiones de radio y televisión, así como de una reforma que permita a los clérigos ser votados como candidatos a cargos de elección pública.

Mientras que la actividad de las iglesias evangélicas o protestantes en el país se remonta al siglo XIX—paradójicamente, fue el presidente reformista Benito Juárez quien autorizó su presencia—, no es un secreto que la victoria electoral del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) les dio el impulso para lanzar un asalto a los mismos pilares del Estado laico.

Considerado cercano al ahora desaparecido Partido Encuentro Social, que aportó 1.5 millones de sufragios a AMLO, Arturo Farela, presidente de la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas (Confraternice), afirmó que es necesario cambiar el artículo 130 de la Constitución que establece el principio de separación entre el Estado y la iglesia, a fin de otorgar derechos políticos al clero.

Necesitamos analizar el laicismo en México, que ya no significa un conceptoantirreligioso”, indicó Farela a EL UNIVERSAL la semana pasada.

La Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público también requiere ser modificada para efectuar actos religiosos fuera de los templos y que sean transmitidos por televisión y radio sin el permiso previo de funcionarios federales o locales, detalló.

Dirigentes de varias iglesias, incluyendo a la católica Conferencia del Episcopado Mexicano, negocian con el Senado una iniciativa de ley para otorgarles concesiones de medios electrónicos y telecomunicaciones, bajo el argumento de que la libertad religiosa “ha perdido visibilidad” en comparación con el avance de otros derechos.

Confraternice confirmó en julio que los primeros 10,000 ejemplares de laCartilla Moraldel gobierno de AMLO serían distribuidos y entregados en los hogares a través de sus templos.

El poderoso sindicato del magisterio también participa en la distribución de la llamada “constitución moral”, que busca apoyar la lucha contra la violencia y la corrupción.

De acuerdo con Farela, amigo personal de AMLO, Confraternice representa a 7,000 iglesias evangélicas y casi 35 millones de fieles en México.

Muchos de ellos se convirtieron a la fe evangélica en años recientes, frustrados por los escándalos de abuso sexual que asolan a la iglesia católica, así como la decadencia moral de sus jerarcas.

Otros encontraron en la prédica protestante una respuesta a las cambiantes tendencias sociales y una oposición efectiva a la legalización del matrimonio del mismo sexo, del aborto y de la marihuana, también rechazada por AMLO pese a sus credenciales “izquierdistas”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...