Qatar: el generoso financista de mezquitas de Francia

El activismo qatarí en Francia debería preocupar enormemente a los que se preocupan por la estabilidad de las democracias europeas. Durante años, Qatar ha sido el centro de muchas afirmaciones sobre su fundamentalismo islámico y su supuesto apoyo a la Hermandad Musulmana, Irán, ISIS, elementos de al-Qaeda, Hamás, los talibanes y otros extremistas islámicos.

El emir de Qatar, Tamim bin Hamad al Thani, presentó recientemente una sólida prueba de que Francia es un campo privilegiado de proyección para su país, que durante más de un año ha sido objeto de un severo boicot impuesto por sus vecinos del Golfo. Una reunión de julio en París entre el emir de Qatar y el presidente francés, Emmanuel Macron, fue la tercera realizada en solo unos meses. Ya se han firmado contratos por más de 12 mil millones de euros, lo que convierte a Qatar en el tercer cliente francés en el Golfo después de Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos. Qatar, sin embargo, arroja su sombra no solo sobre la economía francesa.

El dinero de Qatar financia muchas de las “mega mezquitas” en Francia. Estas son estructuras grandes con minaretes, no las mezquitas improvisadas que han surgido en garajes, escaparates y centros culturales. La Gran Mezquita de Poitiers, por ejemplo, se encuentra en las cercanías del sitio de la Batalla de Tours (también conocida como la Batalla de Poitiers), donde Carlos Martel, gobernante de los francos, detuvo el avance del ejército musulmán de Abdul al-Rahman en el año 732.

El imán de Poitiers hoy, Boubaker El-Hadj Amor, anunció que la mezquita, con una sala de oración para 700 fieles y un minarete de 22 metros, fue posible gracias al dinero de la organización “Qatar Charity”. En un video, el imán de Poitiers admite haberse beneficiado de los fondos de Qatar para continuar la construcción de la mezquita, interrumpida durante varios años debido a la falta de fondos de los creyentes locales. “Lo que hemos construido es gracias a Alá y con la ayuda de la organización ‘Qatar Charity‘”, dijo el imán.

De acuerdo con el periódico Libération:

Actualmente estamos siendo testigos de un relativo silenciamiento de los socios históricos del Islam en Francia, Marruecos y Argelia. Aunque siguen siendo donantes opulentos, mantienen estrechos vínculos con las primeras generaciones de inmigrantes y han encerrado puestos clave dentro del Consejo Francés de la Fe Musulmana (CFCM), estos dos países ven disminuir su influencia entre la [generación] más joven“.

“... Qatar opera un entrismo insidioso, pero consensual, dentro de la Unión de Organizaciones Islámicas de Francia (UOIF), representante de la Hermandad [musulmana] de Francia“.

A través de la UOIF, la idea de Qatar era tomar el control del Islam en Francia“, dice Georges Malbrounot, un reportero de Le Figaro y coautor del libro “Nos très chers émirs” (“Nuestros queridos Emires”) sobre las relaciones entre Francia y Qatar.

Una mezquita financiada en gran parte con dinero de Qatar es la mezquita de Assalam en Nantes.

Con su minarete de 17 metros de altura, su gran cúpula que se eleva 14 metros y su iluminación exterior por la noche, la mezquita de Assalam “ilumina la ciudad de Nantes“. La mezquita aparentemente responde a una necesidad real de los musulmanes de la ciudad. Los fieles solían orar en la Mezquita Arrahma y en la Mezquita El Forqane (anteriormente la capilla cristiana Saint-Christophe, antes de que se transformara en una sala de oración islámica), pero los líderes de la comunidad musulmana dicen que eran demasiado pequeñas para las necesidades de la comunidad.

El dinero qatarí también fluye hacia Mulhouse, una ciudad alsaciana, donde Qatar Charity ayudó a construir el Centro An Nour, que incluye una gran mezquita, “una de las más impresionantes de Europa“. Los medios de Qatar describieron el proyecto:

El centro está estratégicamente ubicado en la región fronteriza de Francia, Alemania y Suiza, donde los musulmanes constituyen más del 20 por ciento de la población total de la ciudad de 256,000 personas. Más de 150,000 personas de los tres países se beneficiarán del proyecto“.

En Marsella, el dinero de Qatar también está financiando la futura Gran Mezquita de Marsella, que albergará entre 10.000 y 14.000 feligreses, en una ciudad que ya alberga “unas 70 mezquitas y salas de oración oficiales“, según el Consejo Regional de la Fe musulmana. El gobierno de Qatar, además, ha entregado millones de euros a la Gran Mezquita de París.

Entre los estados del Golfo Pérsico, Qatar ahora parece ser preeminente en la creación de la historia islámica en Francia. Bernard Godard, que durante años se desempeñó como consultor en Islam para el Ministerio del Interior, dijo: “No se puede decir que el Islam en Francia sea financiado principalmente por Arabia Saudita. Contribuye un poco pero mucho menos que países como Qatar o Kuwait“. El erudito francés, Bérengère Bonte, escribió el año pasado un libro titulado, La República Francesa de Qatar (“La República Francesa de Qatar”).

Según informes, Qatar también ayudó a financiar el campus de Saint-Denis del Instituto Europeo de Ciencias Humanas (IESH). Esta “Universidad Musulmana” privada ofrece cursos de teología y lengua árabe para estudiantes musulmanes de posgrado. En quince años, su inscripción aumentó de 180 estudiantes a casi 1,500.

Qatar está, además, detrás de la primera escuela de fe musulmana financiada por el estado de Francia, el Lycée-Collège Averroès. La escuela estuvo en el centro de un alboroto hace unos años cuando uno de sus maestros renunció después de escribir que la escuela era “un hervidero de antisemitismo y que estaba ‘promoviendo el islamismo’ entre los alumnos“. La escuela se financia con fondos del gobierno, matrículas y donaciones de la comunidad musulmana. Pero cuando fue necesario comprar un nuevo edificio y renovarlo, por 2,5 millones de euros, el Banco de Desarrollo de Arabia Saudita acordó pagar 250,000 euros, y la ONG Qatar Charity 800,000. De acuerdo con el periódico Libération:

Pero cuando fue necesario comprar un nuevo edificio y renovarlo, por 2,5 millones de euros, el Banco de Desarrollo de Arabia Saudita acordó pagar 250,000 euros y la ONG Qatar Charity 800,000“.

Luego está lo que se conoce como “la Gran Mezquita de Saint-Denis“, ubicada en el suburbio parisino de Saint-Denis, que tiene una gran concentración de inmigrantes musulmanes. Ahmed Jamaleddine, tesorero de la asociación Amal, que está detrás de la construcción de la mezquita, dice: “Tenemos fondos del exterior … Todo es transparente: proviene de los fieles de Arabia Saudita y Qatar“.

Saint-Denis también es el hogar de una famosa catedral, la Basílica de Saint-Denis, que contiene la necrópolis real donde están enterrados muchos de los reyes de Francia, incluido Charles Martel, que detuvo el avance del ejército musulmán en 732.

El emir de Qatar parece tener una comprensión mucho mayor de la historia francesa que muchos franceses. Qatar es un país del que las democracias harían bien en desconfiar.

Giulio Meotti, editor cultural de Il Foglio, es un periodista y escritor italiano.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...