Púlpitos, protección de datos y «hago lo que me sale de la sotana»

La Iglesia Católica considera el acto de apostatar un pecado de extrema gravedad porque «es el rechazo total de la fe cristiana».

La palabra apostasía tiene su origen en dos términos griegos (apo), «fuera de» y (stasis), «colocarse»; el significado del acto de apostatar es negar la fe de Jesucristo recibida en el Bautismo.

Sin embargo si hay una religión en la que la apostasía cobra especial relevancia, es sin duda el catolicismo ya que la pertenencia a su iglesia se realiza a través del bautismo a los pocos meses de vida, evidentemente sin la libre elección del bautizado.

Parece que para los representantes eclesiásticos este acto voluntario de renuncia es una conjura contra la que tienen que defenderse sin tregua.

¿Por qué tanto revuelo porque alguien pierda la fe y quiera dejar constancia de ello? ¿Acaso la libertad de conciencia provoca en los cimientos de Roma un daño irreparable?

El hecho de apostatar no es un acto “en contra de” sino una declaración personal de abandono de una religión.

La acción de apostatar requiere que la persona interesada solicite que la Iglesia suprima sus datos personales de todos sus ficheros (la Ley Orgánica de Protección de Datos lo denomina “ejercicio del derecho de cancelación”) y hay que presentar una doble solicitud, a la parroquia y al Arzobispado al que pertenece porque en ambos registros hay datos y ambos funcionan como entidades independientes.

La Conferencia Episcopal pone innumerables trabas a los apóstatas y las justifica con las siguientes afirmaciones: “porque es una decisión dramática” y porque la iglesia “debe garantizar que se trata de una opción libre, pensada, y con conocimiento de causa” .

Vaya, curiosamente nada que ver con la incorporación a la iglesia del neófito al que no se le pide que opte al bautismo libremente, con conocimiento de causa y después de haberlo meditado convenientemente.

El pasado mes de junio “el jerarca de Toledo”, el Arzobispo Cañizares en su calidad de “vigía de la moral ajena y las buenas costumbres”, alertó de la aparición de una “apostasía silenciosa” o “paganización” de la sociedad y aprovechó una homilía para hablar largo y tendido sobre el tema.

Sin embargo todavía no abrió la boca, al menos en público, para referirse al sacerdote que “aireó” los datos de dos hermanas que habían presentado en su parroquia una solicitud de apostasía.
Este hombre durante un sermón citó el nombre de estas dos mujeres en pública acusacion de “su pecado” de renuncia de la fe.

Las dos hermanas presentaron una denuncia en el Juzgado de Instrucción de Piloña y según su abogado, José Baquer: “el sacerdote habría delinquido al difundir datos correspondientes a un fichero privado, hecho penado con hasta tres años de prisión”

No obstante, las dos mujeres hablaron con el sacerdote antes de presentar la denuncia y el párroco les indicó que “tenía libertad para hablar de quien quisiera y que había dado sus nombres y apellidos siguiendo órdenes del Arzobispado de Oviedo” o lo que es lo mismo “hago lo que me sale de la sotana”.

Esta práctica no es una novedad en el seno de la Iglesia Católica, durante décadas los púlpitos de sus templos fueron un altavoz donde se divulgaron los datos de todos aquellos fieles que se salían del redil, de todas las “ovejas descarriadas” que no seguían al “rebaño” además de ser una útil herramienta de adoctrinamiento.

En la actualidad se siguen utilizando los templos no sólo para impartir la doctrina cristiana sino también para lanzar “avisos a navegantes” que no siguen el rumbo que ellos marcan.

No olvidemos las palabras de Luis Agudo, portavoz del Arzobispado de Valencia, valorando la sentencia del Supremo que les exime de anotar las apostasías:

“La Iglesia no es un club del que uno puede darse de baja”

Ante tamaño despropósito sólo podemos decir:

¡Vade retro Satanás!

Pilar Rego es Educadora Social, bloggera y colabora con la asociación contra la violenciad de género «Áyudatemujer»

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...