PSOE e IU piden que se rinda homenaje a Mariana Pineda en lugar de a la Toma

Consideran, junto a Granada Abierta, que la fiesta del 2 de enero es «cateta» y daña la imagen de la ciudad en el exterior

La Plataforma Granada Abierta, con el apoyo de PSOE e IU, reivindicó ayer, una vez más, la abolición del día de la Toma de Granada como fiesta local, y la declaración, en su lugar, del día de la ejecución de Mariana Pineda, es decir, el 26 de mayo, como celebración.
Esta vez, la diferencia con sus peticiones anteriores es que ahora cuenta con el apoyo de los dos partidos políticos, que hoy llevarán la iniciativa al pleno que se celebrará en el Ayuntamiento. Según Granada Abierta, «Mariana es una fiesta abierta, era una persona liberal que representa a todo el mundo. Sin embargo, hay otras celebraciones que empobrecen la ciudad, dan una imagen cateta que no ha superado el nacional catolicismo». El coordinador de la plataforma, Paco Vigueras, destacó que «hace falta un cambio antes de que la Toma se convierta en una efeméride del calendario 'ultra', una fiesta que fomente el odio racial».
La concejal socialista María Escudero destacó que «Mariana fue la primera mujer feminista, que reivindicó conquistas para la ciudadanía, y representa la paz, la libertad y la igualdad. La Mariana de Federico y la Mariana que iconiza la liberación de la mujer merecen ser recordadas». Así, señaló que hoy en día Mariana podría también representar la violencia de género.
Su colega de Izquierda Unida, Maite Molina, declaró que su partido apuesta por una fiesta de un tinte totalmente distinto al de la Toma. Así, atacó a esta fiesta, que calificó de «racista, xenófoba y divisionista», y aseguró que luchan por una fiesta más abierta e intercultural. «Es contradictorio que el Ayuntamiento celebre la fundación del Reino de Granada, y a la par celebre la derrota del Reino», dijo Maite, que calificó esta situación de una «esquizofrenia histérica-histórica».
Además, hicieron alusión a los atentados que ocurrieron la semana pasada en Noruega, supuestamente de manos de un nacional catolicista y dando voz a la ultraderecha. Así, Maite opinó que «celebrar en estos momentos la Toma de Granada refleja la actitud divisionista, al representar la ruptura de la convivencia de tres culturas. Es símbolo de que el Ayuntamiento se aleja cada día más de Europa y se convierte en una ciudad oscura, lo que por su puesto daña su imagen en el exterior».
Una fiesta histórica
PSOE e IU recogen así la voz de grupos como la plataforma Granada Abierta, que luchan por que en Granada se escuche a la población laica.
No sería ninguna novedad en Granada: desde 1836, cuando se produjo el fallecimiento del monarca absolutista Fernando VII y el cambio de régimen, los granadinos decidieron celebrar cada año un homenaje a su heroína local, que fue asesinada con el garrote vil. Más tarde, Fernando de los Ríos, ministro de Justicia e Instrucción Pública, acudió a la ciudad en 1931 para inaugurar la plaza de Mariana Pineda y celebrar la que sería la primera fiesta tras el alzamiento de la República. Sin embargo, con la llegada del franquismo, este festejo se perdió, ya que se prohibía cualquier mención de carácter liberal. En 1980 el alcalde Antonio Jara recuperó las conmemoraciones, pero hoy en día se limitan a una ofrenda floral en la plaza que lleva su nombre.

Archivos de imagen relacionados

  • Fiesta MarianaPineda
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...